Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala J, 24 de Agosto de 2022, expediente CIV 011741/2011/CA001

Fecha de Resolución24 de Agosto de 2022
EmisorCamara Civil - Sala J

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J

En la Ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 24 días del mes de Agosto del año dos mil veintidós, reunidos en acuerdo las señoras juezas y el señor juez de la Sala “J” de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados:

C., M. E. c/ Transporte Automotor Plaza S.A.C.

I. y otros S/ Daños y Perjuicios

(EXPTE. Nº 11.741/2011), respecto de la sentencia dictada, el tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿ES JUSTA LA SENTENCIA APELADA?

Practicado el sorteo, arrojó como resultado que la votación debía realizarse en el siguiente orden: señora jueza de Cámara Dra. B.A.V., señor juez de Cámara Dr. M.L.C., y señora jueza de Cámara Dra.

G.M.S..

A la cuestión propuesta, la Dra. B.A.V. dijo:

1.1.- Contra la sentencia definitiva de primera instancia se alzan las partes y expresan sus respectivos agravios que sintetizaré a continuación para un tratamiento ordenado.

1.2.- La actora cuestiona por escasas las reparaciones fijadas por incapacidad psicofísica, daño espiritual (moral) y gastos (psicológico y kinésico,

de farmacia y asistencia médica), en cada caso en función del resultado de las pruebas producidas que pondera; además impugna la tasa de interés establecida y reclama que se fije el doble de la activa desde la fecha de vigencia del Código Civil y Comercial de la Nación.

1.3.- La demandada, por su parte, también cuestiona las indemnizaciones establecidas por incapacidad psicofísica y daño espiritual (moral) por considerarlas exageradas a tenor de las probanzas que cita; respecto a los intereses, subraya que al haberse estipulado sumas a valores actualizados, corresponde establecer la tasa del 6% para no enriquecer al accionante.

Fecha de firma: 24/08/2022

Firmado por: MARIANO CARLOS GIGLI, SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: G.M.S., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.L.C., JUEZ DE CAMARA

13779848#338742299#20220823121452777

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J

1.4.- Finalmente la citada en garantía ataca por elevadas las sumas fijadas por las mismas partidas (incapacidad psicofísica, daño espiritual –moral- y gastos de tratamiento kinesiológico y psicológico), luego reclama que se decrete la oponibilidad de la franquicia acordada, para cuestionar por último los réditos estipulados (solicita el 6% anual o la tasa pasiva).

1.5.- En el marco de las Acordadas 13/20, 14/20, 16/20 y 25/20 de la CSJN, se dictó el llamamiento de autos, providencia que se encuentra firme,

quedando de esta manera los presentes en estado de dictar sentencia.

2.1.- El CCyCom. aprobado por ley 26.994, contempla de manera expresa lo tocante a la “temporalidad” de la ley.

Resulta menester interpretar coherentemente lo dispuesto por su art. 7°

sobre la base de la irretroactividad de la ley respecto de las situaciones jurídicas ya constituidas, y el principio de efecto inmediato de la nueva ley sobre las situaciones que acontezcan, o relaciones jurídicas que se creen con posterioridad a su vigencia, así como a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes.

En el caso sub examine se trata de una relación o situación jurídica que ha quedado constituida conforme a la ley anterior en virtud de la fecha del evento dañoso (08/03/2010), y también las consecuencias que emanan de ella, por lo que al haber nacido al amparo de tal legislación, es en definitiva la que se aplica.

2.2.- La C.S.J.N. in re “Ontiveros, S.M. c/ Prevención ART”

(10/8/2017) al aplicar el Código de V. por razones de derecho transitorio (art.

7° del CCyCom.), decidió no obstante que la interpretación de las normas del CC

debe realizarse con una armonía plena y total con el régimen del CCyCom., lo que según D.P. resulta plausible al existir una clara continuidad entre las soluciones que permitía el código anterior (interpretadas dinámicamente a la luz de la doctrina y jurisprudencia más reciente) y las que ahora consagra, en algunos Fecha de firma: 24/08/2022

Firmado por: MARIANO CARLOS GIGLI, SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: G.M.S., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.L.C., JUEZ DE CAMARA

13779848#338742299#20220823121452777

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J

casos de manera más explícita y receptiva de ese proceso evolutivo, el nuevo CCyCom. (aut. cit., “El derecho a la reparación integral desde la perspectiva constitucional”, L.L. 23/8/2017).

3.1.- Por incapacidad psicofísica se estipuló la suma de $200.000, que propondré elevar.

3.2.- En efecto, para ello comienzo por señalar que el art. 1746 del CCyCom. enmarca conceptualmente a la incapacidad psicofísica al concebirla como la “disminución de la aptitud del damnificado para realizar actividades productivas o económicamente valorables”, por lo que esta partida se refiera exclusivamente a la merma total o parcial de aptitudes o habilidades psicofísicas sufridas por el individuo para el alcanzar el específico fin señalado, sea en las tareas que habitualmente desempeña o en otras, frustrando la posibilidad de obtener ganancias (U., F.A., Derecho de Daños en el Código Civil y Comercial, A.P., 2015, pág. 340).

Se trata de un claro mandato de “estirpe materialista” porque contempla exclusivamente el aspecto económico de la persona, es decir, lo que puede producir y generar rentas, para lo que corresponde evaluar dicho tipo de labores a los fines de establecer el quantum. Para la determinación de la incapacidad constatada es menester atender al resultado de la prueba producida, especialmente la pericial, sin que surjan del mismo pautas estrictas a seguir inevitablemente en tanto inciden diversos factores objeto de ponderación (Alferillo, P., Código Civil y Comercial Comentado. Tratado exegético, 3° edic. actualizada, La Ley,

2019, t. VIII, págs. 372 y 375; T.R., F., L.M., M.,

Tratado de la responsabilidad civil, La Ley, 2006, “Cuantificación del Daño",

pág. 231).

La existencia de daño resarcible que deriva de la incapacidad debe ser indagada en derredor de los dos elementos que lo configuran, el interés conculcado del damnificado y la repercusión del daño sobre su patrimonio, y de esta manera se Fecha de firma: 24/08/2022

Firmado por: MARIANO CARLOS GIGLI, SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: G.M.S., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.L.C., JUEZ DE CAMARA

13779848#338742299#20220823121452777

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J

atienden tanto las secuelas corregibles luego de cierto plazo (incapacidad transitoria) como las no subsanables en modo alguno (incapacidad permanente),

extremo que revela que entre las denominadas indemnizaciones por lucro cesante y por incapacidad no existen diferencias ontológicas ya que en ambos casos estamos ante un lucro cesante actual o futuro (P., R., Vallespinos,

C., C. de Derecho de Daños, 2014, pág. 310/311).

3.3.- Resulta pertinente recordar el derecho que tiene toda persona a una reparación integral de los daños sufridos, y que se trata de un principio basal del sistema de reparación civil que encuentra fundamento en la Constitución Nacional y está expresamente reconocido por el plexo convencional incorporado al artículo 75, inciso 22, de la Ley Fundamental (art. I de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre; 3° de la Declaración Universal de Derechos Humanos; 4°, 5° y 21 del Pacto de San José de Costa Rica, y 6° del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos).

Es la violación del deber de no dañar a otro lo que genera la obligación de reparar el menoscabo causado, noción que comprende todo perjuicio susceptible de apreciación pecuniaria que afecte en forma cierta a otro en su persona, en su patrimonio y/o en sus derechos o facultades (CSJN, Fallos: 340:1038 “O.

y sus citas).

Dicha reparación integral no se logra si el resarcimiento que se admite como modo de reparar los daños ocasionados se concreta en valores económicos insignificantes en relación con la entidad del daño que pretende resarcirse (conf.

Fallos: 314:729, consid. N° 4°; 316:1949, consid. N° 4°, y 340:1038; entre otros).

En esa línea de razonamiento, la Corte Suprema en el marco de una demanda laboral por daños deducida con sustento en las normas del Código Civil ha enfatizado que “resulta inconcebible que una indemnización civil que debe ser integral, ni siquiera alcance a las prestaciones mínimas que el sistema especial de reparación de los accidentes laborales asegura a todo trabajador con independencia de su nivel de ingreso...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR