Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - SALA I, 22 de Marzo de 2016, expediente CIV 082080/2005/CA001

Fecha de Resolución22 de Marzo de 2016
EmisorSALA I

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I “C.M.C. c/T. A.R.S. s/daños y perjuicios”

ACUERDO Nº 12/16 En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 22 días del mes de marzo del año dos mil dieciseis, reunidos en acuerdo los señores jueces de la Sala “I” de la Cámara Civil, para conocer de los recursos interpuestos en los autos: “C.M.C. c/T. A.R.S. s/daños y perjuicios” respecto de la sentencia corriente a fs. 400/407 de estos autos, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía hacerse en el orden siguiente: Dras. UBIEDO, G. y CASTRO.

Sobre la cuestión propuesta la Dra. U. dijo:

  1. La sentencia de fs. 400/407 hizo lugar parcialmente a la demanda entablada por M.C.C. y en su mérito condenó a T. A. R. SA a abonarle la suma de $ 62.000 más lo intereses y las cosas por los daños y perjuicios derivados del accidente ocurrido el 27 de mayo de 2005. La condena se hizo extensiva a la aseguradora citada en garantía “Garantía Mutual de Seguros del Transporte Público de Pasajeros.

    Dicho decisorio resultó apelado por las partes. La actora expresó agravios a fs.450/453, los que fueron respondidos a fs.

    470/474. La demandada y su aseguradora hicieron lo propio a fs.

    455/462 y 466/468, piezas que merecieron las réplicas de fs. 476/480 y 482/484.

  2. Se encuentra fuera de debate lo concerniente a la responsabilidad atribuida a los demandados por el accidente que sufrió M.C.C. a bordo del colectivo del interno 339 de la línea 150 Fecha de firma: 22/03/2016 Firmado por: C.N.U.-P.E.C.-P.M.G., #13226937#149359663#20160317082021446 (explotada por la demandada) cuando en circunstancias en que se encontraba descendiendo en la parada ubicada en la Avda. B. y S., de esta ciudad, y producto de una brusca maniobra de arranque por parte de su chofer, cayó pesadamente sobre la cinta asfáltica experimentando lesiones en su cuerpo.

    La demandante critica -por exiguos- los montos reconocidos por los rubros “incapacidad sobreviniente” y “gastos médicos, farmacéuticos y traslados” y daño moral” y lo concerniente a la tasa de interés fijada. Por su parte la citada en garantía se queja de la valoración que ha hecho el sentenciante al fijar los rubros “incapacidad sobreviniente” y “gastos médicos, y lo relativo a la inoponibilidad a la víctima de la franquicia pactada entre aseguradora y su asegurado. Por último la demandada reprocha las sumas otorgadas a los a los distintos rubros reconocidos.

  3. Ante todo cabe destacar que por imperio del art. 7 del nuevo Código, la normativa aplicable debe ser aquella vigente al tiempo de la ocurrencia del hecho, lo que excluye claramente la aplicación del nuevo Código.

  4. Paso a considerar los agravios relativos a los daños reconocidos y su alcance.

    1. Comenzaré a referirme a la incapacidad psicofísica sobreviniente.

      L., corresponde señalar que a criterio de esta S. los reclamos efectuados en concepto de “daño físico” y “daño psíquico” remiten, en definitiva, a diversos aspectos del daño a la persona, consistente en la disminución de sus aptitudes en tanto se traduce indirectamente en un perjuicio de índole patrimonial (art.

      1068, Cód. Civil), por los que serán tratados en conjunto bajo la denominación “incapacidad sobreviniente”, aunque la incidencia de cada uno de esos deba ponderarse convenientemente (exptes. 75.705, 91.954, etc).

      Fecha de firma: 22/03/2016 Firmado por: C.N.U.-P.E.C.-P.M.G., #13226937#149359663#20160317082021446 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I De la constancia de atención médica del Hospital Zonal de Ezeiza obrante a fs. 11 se desprende que la actora ingresó

      presentando luxación de hombro derecho. Se le recetó analgésicos, reposo y uso de cabestrillo por 20 días.

      Del informe remitido por Mafre Argentina SA se desprende que C. fue atendida en la Clínica Modelo La Ferrere el día 27 de mayo de 2005 por politraumatismos, luxación de hombro derecho reducida y por esguince de tobillo izquierdo. Se le recomendó

      reposo por 15 días y tratamiento kinesiológico (v. fs. 141/154).

      El perito designado en autos señaló en su dictamen de fs. 215/218 que la accionante padece en la actualidad una “tendinitis crónica de la corredera bicipital del humero derecho, secuelar del traumatismo de autos al producirse la luxación escapulohumeral”. Concluye expresando que la lesión descripta, le genera una incapacidad física parcial y permanente del 8 %. En el aspecto psicológico, expresa el experto que “no se visualiza daño psíquico debido al episodio de autos”.

      No soslayo la impugnación efectuada al informe por parte de la actora y la citada en garantia a fs. 224 y 234/35 respectivamente. Sin embargo, debo desestimar las objeciones formuladas al dictamen pericial, ya que en la especie no alcanzan a desvirtuar el rigor técnico-científico que fundamenta las cuestionadas conclusiones (arg. art. 386 y 477. Código procesal; Palacio, “Derecho procesal Civil”, t. IV, p. 720), las que en suma, han sido suficientemente respondidas a fs. 269/272.

      Ahora bien, como lo hemos sostenido en numerosas oportunidades a fin de determinar el resarcimiento debido a título de incapacidad sobreviniente, las secuelas deben ponderarse en tanto representen indirectamente un perjuicio patrimonial para la víctima o impliquen una minusvalía que comprometa sus aptitudes laborales y la vida de relación en general y, de ese modo, frustren Fecha de firma: 22/03/2016 Firmado por: C.N.U.-P.E.C.-P.M.G., #13226937#149359663#20160317082021446 posibilidades económicas o incrementen sus gastos futuros, lo cual, por lo demás, debe valorarse atendiendo a las circunstancias personales, socioeconómicas y culturales de aquélla.

      En tal sentido cuadra destacar que M.C.C.

      contaba con 29 años al momento del accidente, trabajaba en “atención al cliente” en Visa sin que se haya acreditado el salario y su grupo familiar está compuesto con su pareja y al tiempo de realizarse el psicodiagnóstico se encontraba cursando el séptimo mes de embarazo (v. fs. 8 y 202/206).

      Esta S. ha desechado el temperamento de computar un valor al punto de incapacidad, pues tal procedimiento se desentiende de las circunstancias de la víctima, las que habrán de determinarse de acuerdo a la concreta existencia de secuelas y su incidencia tanto en el ámbito de su capacidad productiva como el que corresponde al desenvolvimiento familiar, social, etc. (ver, por ejemplo, expte. 41.090/2009 del 7 de mayo de 2015; 112.748/2006 del 24 de abril de 2012; 60.440/2008 del 11 de julio de 2003, entre muchos otros). También ha resuelto que para la determinación se habrá de partir de los ingresos que la víctima obtenía que (frente a la ausencia de una prueba concreta acerca de su monto) llevarán a tomar como pauta de referencia los valores que compone el salario mínimo vital y móvil (expte 55.244/2011 del 2 de julio de 2015, 101.411/2010 del 2 de junio del 2015, entre otros).

      Las directrices sentadas sobre los arts 1745 y 1746 del Código Civil y Comercial de la Nación (ley 26.996) se orientan precisamente en tal sentido, dando así cuenta del acierto del criterio referido.

      En ese orden de ideas, estimo adecuado valorar: 1)

      que el accidente acaeció cuando la actora tenía 29 años de edad, 2)

      los ingresos mensuales, que ante la falta de prueba de su cuantía, es prudente equipararlo al salario mínimo vital y móvil de $ 5.588, Fecha de firma: 22/03/2016 Firmado por: C.N.U.-P.E.C.-P.M.G., #13226937#149359663#20160317082021446 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I vigente a la época de la sentencia de primera instancia pues es en este momento en que se fijan los valores de ese pronunciamiento, 3) una tasa de descuento del 5 % anual que en la actual coyuntura económica se entiende adecuada y que representaría el capital adelantado puesto a una inversión que irá decreciendo a medida que se disponga de él para cubrir las necesidades y gastos propios de la vida, 4) el período a computar que estaría dado hasta la edad jubilatoria de la víctima (65 años), 5) Finalmente la incapacidad establecida por el facultativo.

      Ponderando tales circunstancias, considero que la suma reconocida en la sentencia ($ 40.000) por incapacidad física, resulta reducida, por lo que –de acuerdo a las premisas mencionadas y de conformidad con lo dispuesto por el art. 165 del CPCCN-

      propongo elevarla a la suma de $ 80.000.

    2. En lo que respecta a los gastos de traslados, farmacia y asistencia, no encuentro que las partes brinden argumentos de peso que obliguen a una revisión de lo resuelto. No se trata de mensurar en forma matemática a cuanto podrían haber ascendido estos gastos sino de que éstos guarden relación proporcional con la entidad y gravedad de las lesiones sufridas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR