Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala K, 20 de Octubre de 2020, expediente CIV 047580/2016

Fecha de Resolución20 de Octubre de 2020
EmisorCamara Civil - Sala K

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K

47580/2016

C., C.A. Y OTRO c/ AGROLOCATTI SA Y OTROS s/DAÑOS Y

PERJUICIOS (ACC.TRAN. C/LES. O MUERTE)

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 20 días del mes de octubre del año 2020, hallándose reunidos los Señores Vocales de la S. K de la C.ara Nacional de Apelaciones en lo C.il, a fin de entender en los recursos de apelación interpuestos por las partes en los autos caratulados “C., C.A. y otro c/AGROLOCATTI S.A. y otro sobre daños y perjuicios”, habiendo acordado seguir en la deliberación y voto el orden de sorteo a estudio, el Dr. O.O.Á. dijo:

I- Vienen los autos a este Tribunal con motivo de los recursos de apelación interpuestos por la demandada conjuntamente con la empresa citada en garantía (fs.117) y por la parte actora (fs.119), contra la sentencia de primera instancia (fs.113/116). Oportunamente, se fundaron los mismos (fs.156/162 y fs.167/169) y recibieron réplica (fs. 164/165 y fs. 171/174), respectivamente. Luego, se llamó autos para sentencia (21.09.2020).

II-Los antecedentes del caso Los señores C.A.C. e H.C., reclamaron la indemnización por los daños y perjuicios que alegaron haber sufrido en un accidente de tránsito acontecido el día 29

de noviembre de 2015, a las 03:30 hs., en la ciudad de Lobos - Provincia de Buenos Aires (fs.15/20).

Explicaron que, en esa ocasión, el señor H.C. conducía el utilitario marca Fiat Strada, Dominio MGE-033, por la calle M. de la mencionada localidad y que, al arribar a la intersección con la arteria Balcarce, resultó imprevistamente embestido -en la parte trasera izquierda de su vehículo- por la camioneta marca Toyota Hilux,

Dominio NUZ-484, comandada por el señor J.L., a alta velocidad y sin respetar la prioridad de paso por la derecha con la que contaban en el cruce.

Afirmaron que, como consecuencia del golpe, su rodado se desvió de su trayectoria y colisionó contra el negocio “P.O., situado en la ochava de la mentada encrucijada vial. Por otro lado, aseveraron que luego del choque, el demandado se retiró del lugar, sin preocuparse por las consecuencias del siniestro en el que había intervenido.

Fecha de firma: 20/10/2020

Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: JULIO M.A.R.V., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: O.O.A., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: S.P.B., JUEZ DE CAMARA

Atribuyeron la responsabilidad por el hecho dañoso a A.S., a J.L. y solicitaron la citación en garantía de la firma “Berkley International Seguros Sociedad Anónima”.

En su instancia, se declaró la rebeldía de Agrolocatti S.A y de J.L. (fs. 31).

Posteriormente, se presentó la empresa aseguradora y -por medio de su representación letrada- replicó el emplazamiento cursado. Reconoció que, a la fecha del accidente, existía contrato vigente de seguro que amparaba al vehículo marca Toyota Hilux, Dominio NUZ-484 y negó los hechos expuestos en la demanda, dando su propia versión de los mismos (fs. 43/53).

De ese modo, explicó que, en el día y hora referidos, el señor J.L. conducía en forma atenta, reglamentaria y prudencial, la camioneta propiedad de la empresa Agrolocatti S.A, por la calle Balcarce de la localidad de Lobos y que, al llegar a cruce con la calle M., cuando se encontraba promediando el mismo, de modo imprevisto se interpuso en su marcha un utilitario marca Fiat Strada que transtiva a excesiva velocidad. Ante tales circunstancias, intentó frenar, pero no pudo evitar que ese vehículo lo embista y le arranque el paragolpes delantero. Explicitó, además, que el rodado del actor culminó su trayectoria impactando contra la puerta del comercio “P.O., ubicado en la mentada ochava.

Del mismo modo, indicó que el accidente se produjo en un horario nocturno, en un cruce sin semáforos, sin suficiente iluminación artificial y que, si no hubiese sido que su asegurado circulaba de modo lento y prudencial, los daños hubieran sido mayores.

Por todo lo expuesto, afirmó que la responsabilidad por el evento acaecido le corresponde -exclusivamente- a la parte actora, por su proceder negligente e imprudente y -en función de lo explicitado y recreado- solicitó el rechazo de la demanda incoada, con costas.

Ulteriormente, se presentó A.S., cesando así su rebeldía procesal (fs. 63).

III- La sentencia El señor Juez de grado hizo lugar a la demanda promovida por C.A.C. contra A.S. y J.L. -extensiva a Berkley International Seguros Sociedad Anónima-,

a quienes condenó a abonarle la suma de $ 75.000, con más intereses y costas. Por otro lado, rechazó la pretensión incoada por el señor H.C., con costas a su cargo.

Finalmente, difirió la regulación de honorarios para una vez que se encuentre firme la sentencia.

Fecha de firma: 20/10/2020

Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: JULIO M.A.R.V., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: O.O.A., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: S.P.B., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K

IV-Los agravios El señor H.C. se agravia del rechazo de las partidas indemnizatorias solicitadas por incapacidad física y psíquica sobrevinientes. Cuestiona que el “a-quo” haya fundado su decisión, únicamente, en la ausencia de atención médica primaria con inmediatez al accidente. Además, objeta que se le haya denegado la producción de prueba pericial a fin de acreditar dichos daños.

Asimismo, el señor C.A.C. rebate el rechazo del rubro lucro cesante por entender que no se le ha permitido acreditar este detrimento.

También se queja de la valoración del ítem “gastos por reparaciones del rodado”. Cuestiona que no se haya tomado en cuenta el presupuesto acompañado a la demanda a fin de su debida justipreciación.

Del mismo modo, controvierte la suma reconocida por privación de uso, por considerarla exigua en torno al tiempo en que el rodado estuvo indisponible.

Finalmente, refuta el punto de partida desde el cual se dispuso que devengue los intereses correspondientes, el rubro gastos de reparaciones del rodado.

La parte demandada y citada en garantía se agravian de la responsabilidad que les fuera atribuida. Critican que el Sr. juez de grado haya considerado que no se probó

la ruptura del nexo causal cuando -por otro lado- les desestimó -en la audiencia del art.

360 del CPCCN- los puntos por ellos propuestos al perito mecánico.

Asimismo, rebaten que no se haya meritado que el actor concluyó su trayectoria vehicular dentro de un local situado en la ochava del cruce, lo que demuestra -de por sí- la elevada velocidad que éste desarrollaba en la ocasión.

También rechazan el monto determinado para reparar el ítem gastos de reparación del rodado. Fundan su postura en la falta de inspección del vehículo por parte del perito mecánico.

Igualmente, se agravian por la suma fijada por el rubro privación de uso, por entender que no se ha demostrado el tiempo de indisponibilidad material del automotor.

V- Suficiencia del recurso Habré de analizar, en primer término, las alegaciones vertidas por la demandada y la empresa citada en garantía al contestar los agravios del actor, en cuanto a la solicitud de deserción por insuficiencia de ese embate.

Conforme lo dispone el artículo 265 del Código Procesal C.il y Comercial, la impugnación debe contener una crítica concreta y razonada de las partes del fallo que Fecha de firma: 20/10/2020

Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: JULIO M.A.R.V., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: O.O.A., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: S.P.B., JUEZ DE CAMARA

se consideren equivocadas. Así, con una amplitud de criterio facilitadora de la vía revisora, se aprecia que los ataques cuestionados son hábiles, respetando su desarrollo las consignas establecidas en esa norma del Código ritual, por lo que deviene admisible su tratamiento (art. 265, cit.).

VI- Ley aplicable Cabe puntualizar que el hecho se produjo el día 29 de noviembre del año 2015;

momento éste en el que ya se encontraba vigente el Código C.il y Comercial de la Nación (ley 26.994). Por lo tanto, resulta ser esta ley la aplicable al momento de producirse el evento por el cual se reclama (arts. 3, CC; 7, CCCN).

VII- La responsabilidad.

Antes de entrar en el análisis de la cuestión debatida en autos, cabe señalar que el hecho que ha motivado los presentes obrados, ha sido un accidente de tránsito en el cual han intervenido dos automóviles, razón por la cual rige en la especie la responsabilidad por el riesgo de la cosa, conforme lo establecido en el art. 1769 CCCN

que dispone: “Accidentes de tránsito. Los artículos referidos a la responsabilidad derivada de la intervención de las cosas se aplican a los daños causados por la circulación de vehículos”.

La norma remite, a su vez, a los artículos 1757 y 1758. El primero de ellos establece: “Hechos de las cosas y actividades riesgosas. Toda persona responde por el daño causado por el riesgo o vicios de las cosas, o de las actividades que sean riesgosas o peligrosas por su naturaleza, por los medios empleados o por las circunstancias de su realización. La responsabilidad es objetiva. No son eximentes la autorización administrativa para el uso de la cosa o la realización de la actividad, ni el cumplimiento de las técnicas de prevención”; y el segundo dispone: “Sujetos responsables. El dueño y el guardián son responsables concurrentes del daño causado por las cosas. Se considera guardián a quien ejerce por sí o por terceros, el uso, la dirección y el control de la cosa...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR