Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 25 de Febrero de 2021, expediente CNT 084884/2016/CA001

Fecha de Resolución25 de Febrero de 2021
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II

SENTENCIA DEFINITIVA

EXPEDIENTE NRO.: 84884/2016

AUTOS: BUTZONITCH, R.A. c/ CASINO BUENOS AIRES S.A.

COMPAÑIA DE INVERSIONES EN ENTRETENIMIENTOS S.A. UTE

s/DESPIDO

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la Ciudad de Buenos Aires, el 23 de febrero de 2021, luego de deliberar en forma remota y virtual mediante los canales electrónicos disponibles, a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, en función de la emergencia sanitaria declarada en la República Argentina mediante Decreto Nro. 260/2020 y a lo dispuesto en las Acordadas dictadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, los integrantes de la S. II, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

M.Á.P. dijo:

La sentencia de primera instancia hizo lugar en lo principal a las pretensiones salariales, indemnizatorias y sancionatorias deducidas en el escrito inicial.

A fin de que sea revisada esa decisión por este Tribunal de A.zada, interpuso recurso de apelación la parte demandada en los términos y con los alcances que explicita en su expresión de agravios. A su vez, la recurrente apela los honorarios regulados en favor de la representación y patrocinio de la parte actora y de los peritos intervinientes por estimarlos elevados.

  1. fundamentar el recurso, la parte demandada se agravia por cuanto la Sra. Juez a quo, hizo lugar a las diferencias salariales por incorrecta categorización, a las horas extras y a la indemnización prevista en el art. 2 de la ley 25.323.

    Sólo con el fin de adecuar el tratamiento de las cuestiones planteadas a un método expositivo que posibilite un lógico desarrollo argumental, estimo conveniente analizar los agravios expresados del modo que se detalla a continuación.

    Se agravia la parte demandada por cuanto la Sra. Juez a quo acogió el reclamo por diferencias salariales por errónea categorización, y en consecuencia,

    cuestionó el análisis de la prueba testimonial.

    Los términos de los agravios imponen memorar que el actor,

    afirmó en la demanda, que se desempeñaba para la demandada como “C. de 2°”, del CCT 802/2006 E, pero que la accionada lo había registrado y le pagaba las remuneraciones Fecha de firma: 25/02/2021 de conformidad con la categoría de “C. de 3°” (5 vta./6).

    Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: R.C.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: D.E.S., JUEZ DE CAMARA

    La demandada en el responde, negó tal circunstancia, y afirmó

    que el actor se encontraba correctamente registrado, aunque reconoció la aplicabilidad del convenio invocado en el inicio (37/39).

    En atención a la forma en que ha quedado trabada la litis,

    incumbía al actor acreditar que se desempeñaba en la categoría invocada en la demanda –

    como C. de 2°- (art. 377 CPCCN); y, a mi entender, lo ha logrado.

    Cabe destacar que, el conflicto que se plantea en autos en torno a la categoría convencional del trabajador, no transita por cuestiones que hagan a la aplicabilidad o no a la relación con la demandada del CCT 802/2006 E invocado por el actor, -reconocida por ésta a fs.35 -; sino a la delimitación de las tareas efectivamente realizadas por el reclamante, puesto que, en tanto éste sostiene que cumplió funciones de “C. de 2°”, la accionada afirma que sólo realizó tareas de “C. de 3°”.

    Desde tal perspectiva, no corresponde abordar la problemática tomando en consideración el ámbito de aplicación material y personal del CCT, sino que,

    cabe analizar la viabilidad de la pretensión, en función de las tareas descriptas por los testigos deponentes en autos y su eventual encuadre en una u otra categorización.

    Sentado ello, cabe memorar que, tal como ha señalado la sentenciante de anterior instancia: “…el art. 7º C.C.T. 802/2006 E (punto 7.1.1., sector “Mesas de Juego”) describe a las categorías laborales de croupier: “C. de 3ra: El croupier de 3ra. deberá haber obtenido las calificaciones necesarias en el curso de capacitación que se establezca en el Plan de Carrera para operar dos (2) juegos de Categoría A y acreditar más de 6 meses como C. de 4ta. para ocupar esta categoría, y C. de 2da: El croupier de 2da. deberá haber obtenido las calificaciones necesarias en el curso de capacitación que se establezca en el Plan de Carrera para operar tres (3) juegos de Categoría A y acreditar más de 6 meses como C. de 3ra.” (el destacado me pertenece). De la norma convencional transcripta, se observa que la categoría dependía de la cantidad de juegos que operaba cada trabajador croupier. Sobre el particular, en la misma sección art. 7°, punto 7.1.1. sector “Mesas de Juego”, el convenio aplicable reconoce como juegos de categoría A: “los siguientes cinco grupos de juegos: 1- Ruleta Americana. 2- B.J. y P.. 3- Craps. 4- Punto y Banca. Queda convenido que los juegos Clase A mencionados en el punto 2 precedente equivalen a un solo juego, a los efectos de obtención de categoría…” (ver fs. 256 vta.).

    Ahora bien, el testigo B. (fs. 113/114) dijo que fue compañero del actor desde 2008 en la demandada. Explicó que B. era croupier de 2° pero que estaba registrado como croupier de 3°. Aclaró que sabía de ello porque trabajaban juntos con el actor y el dicente vio los recibos de sueldo del actor y que allí

    constaba una categoría que no correspondía. Señaló que el accionante atendía ruleta, B.J. y poquer que se toman como un solo juego, punto y banca, y aparte Texas Holdem que se pagaba como un juego clase B.

    Fecha de firma: 25/02/2021

    Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: R.C.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: D.E.S., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA II

    Por su parte, C. (fs, 129/130) dijo que conocía porque eran compañeros de trabajo del Casino Buenos Aires. Explicó que el actor pagaba ruleta punto y banca, blackjack y poquer y Texa. Agregó que sabía de ello porque la dicente lo veía porque eran compañeros de trabajo.

    Si bien la recurrente cuestiona la imparcialidad de los testigos que declararon a instancia de la parte actora pues admitieron tener juicio pendiente con la demandada, dicha circunstancia, por sí sola, no inhabilita sus testimonios, sino que lleva a valorarlos de manera estricta. En tal sentido, cabe señalar que, en el caso, el hecho de que los deponentes hayan admitido tener pleito con la accionada no resta eficacia probatoria a su declaración porque no han incurrido en contradicciones ni en exageraciones que puedan llevar a dudar de la veracidad de sus dichos, y sus afirmaciones resultan absolutamente verosímiles, resultan coincidentes, y la relación de sujeto cognoscente a objeto conocido,

    es directa.

    La concordancia y uniformidad de sus declaraciones con respecto a la categoría y labores que cumplía el actor me llevan a aceptar la evidencia que surge de sus dichos (conf. art. 90 LO). Por otra parte, las manifestaciones de los testigos resultan coherentes y objetivas y no denotan una intención o un interés personal en favorecer al accionante ni en perjudicar injustificadamente a la demandada. Nada prueba en autos que sus manifestaciones sean falsas; ni está demostrado que tuvieran algún grado de enemistad, animadversión, o rencor personal hacia la recurrente que los indujera a declarar del modo en que lo hicieron. Ello me persuade que no han declarado en esta causa con el deliberado ánimo de perjudicarla sino, simplemente, diciendo la verdad. Valorando en conjunto y de acuerdo con las reglas de la sana crítica los testimonios reseñados (conf.

    art. 386 CPCCN y 90 LO), entiendo que está suficientemente acreditado que el actor se desempeñaba en funciones correspondientes a la categoría de C. de 2°, por lo que se encontraba incorrectamente categorizado.

    Cabe aclarar que, si bien la demandada recurrente afirma en su recurso que el actor estaría siendo evaluado para ser ascendido a la categoría de C. de 2°, pero que dicha circunstancia no había ocurrido por cuanto no se habría producido una vacante que permitiera su ascenso (en concordancia con lo dispuesto por el CCT

    802/2006 E), cabe señalar que los argumentos en los cuales se pretende sustentar la queja no fueron expresamente invocados en la contestación de demanda. Observo que las cuestiones tardíamente planteadas en esta instancia no fueron sometidas a consideración de la magistrada interviniente en la instancia de grado; porque el recurrente, al contestar demanda, se limitó a afirmar que el actor cumplía las funciones correspondientes a C. de 3°, pero no argumentó que no fue recategorizado por falta de vacantes, tal como lo señala en el recurso interpuesto ante esta A.zada. En consecuencia, la valoración favorable al recurrente de dichas circunstancias, implicaría apartarse de los términos en los cuales quedó constituído el objeto del litigio, con grave afectación de la garantía de Fecha de firma: 25/02/2021

    Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: R.C.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: D.E.S., JUEZ DE CAMARA

    defensa en juicio y del principio de congruencia (cfme. Art. 18 CN y arts. 34, inc. 4, 163 y 277 CPCCN.).

  2. respecto, cabe memorar que la demanda y la respectiva réplica, conforman el tema de debate sobre el cual se debe sustanciar la prueba y dictar sentencia. Como señala C. (El Procedimiento en la Provincia de Buenos Aires. pág.

    94 y sgtes.), la demanda determina la apertura de la instancia, y deja fijados los límites de la acción y su naturaleza; y a éstos se debe supeditar la contestación de la demanda y la sentencia. De modo que el juez o tribunal no puede apartarse de los términos en los que quedó trabada la litis porque allí quedan fijados en forma definitiva los temas de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba