Sentencia de Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán, 28 de Mayo de 2012 (caso Bussi a. D. Y Otros S/Homicidio de Carlos a. Fricker)

Fecha de Resolución:28 de Mayo de 2012
 
EXTRACTO GRATUITO

Causa: 400074/2008, “B.A.D. y otros s/Homicidio de C.A.F.”

JUZGADO FEDERAL DE TUCUMAN Nº I

Poder Judicial de la Nación San Miguel de Tucumán, 28 de Mayo de 2012.

AUTOS Y VISTO: el recurso de apelación deducido contra la sentencia de fecha 3 de Agosto 2011; y CONSIDERANDO:

1- Apelación. Expresión de Agravios:

Que viene esta causa a estudio de este Tribunal, con motivo del recurso de apelación interpuesto por la defensa del encartado E.A.A., en contra de la sentencia de fecha 3

de Agosto de 2011, por medio de la cual se dispone el procesamiento del nombrado, por considerarlo presunto autor mediato en la comisión de los delitos de homicidio agravado ( art. 80 inc. 6 y 7 del Código Penal -Ley 21.338-) y como autor material del delito de asociación ilícita agravada (arts. 210 y 210 bis; 45 del Código Penal), todos en concurso real (art. 55 del Código Penal) en perjuicio de C.A.F., ilícitos que configuran el contexto del delito internacional de genocidio.

El Dr. M. por la defensa de E.A.A.,

interpuso recurso de apelación a fs. 240/241, y lo sostuvo en esta instancia mediante la presentación del memorial de agravios a fs.

258/260.

Aduce el recurrente que lo agravia el decisorio impugnado,

por cuanto atribuye responsabilidad penal a E.A.A. de los hechos imputados, pese a la ausencia de algún elemento de prueba que permita relacionar a su defendido con la desaparición de C.A.F., lo que se evidencia al calificar el accionar de A. como una autoría mediata, sin demostrar mínimamente quien fue el autor material del hecho delictivo y que relación tenía con su defendido.

Señala que la resolución atacada se funda en reiteradas generalizaciones, obtenidas a raíz de la utilización de un análisis 1

dogmático, con la única finalidad de establecer para el cargo que desempeñó el encartado, una responsabilidad de tipo objetiva.

Arguye que erróneamente se atribuye a su pupilo un carácter de Jefe de Area, y mediante esa equivocada circunstancia se pretende convertirlo en responsable automático de los delitos por los que se lo pretende inculpar.

Finalmente esgrime que la imputación de asociación ilícita no tiene sustento fáctico alguno, y que su defendido no puede validamente estar imputado en cuatro causas distintas por ser miembro de la misma asociación.

  1. Contexto histórico:

    Seguidamente se enmarcará el contexto histórico en el que tuvieron lugar los hechos que constituyen el objeto de la presente investigación.

    En el sentido expuesto, interesa destacar respecto del sistema represivo articulado en el plano nacional que tal como ha sido acreditado en la Causa N° 13, año 1984 del Registro de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal, el 24 de marzo de 1976 las Fuerzas Armadas derrocaron al gobierno constitucional que encabezaba I.M. de P. y asumieron la suma del poder público.

    Los objetivos que el gobierno militar se propuso se conocieron expresamente el 29 de marzo de 1976, mediante un acta en la que se fijaban los propósitos del nuevo gobierno de facto. En su art.

    1 dicha acta establecía: "Restituir los valores esenciales que sirven de fundamento a la conducción integral del Estado, enfatizando el sentido de moralidad, idoneidad y eficiencia, imprescindible para reconstruir el contenido y la imagen de la Nación, erradicar la subversión y promover el desarrollo económico de la vida nacional basado en el equilibrio y participación responsable de los distintos sectores a fin de asegurar la posterior instauración de una democracia, republicana,

    Causa: 400074/2008, “B.A.D. y otros s/Homicidio de C.A.F.”

    JUZGADO FEDERAL DE TUCUMAN Nº I

    Poder Judicial de la Nación representativa y federal, adecuada a la realidad y exigencias de solución y progreso del Pueblo Argentino".

    En el marco de los objetivos propuestos, a poco de iniciado el gobierno dictatorial se produjeron reformas legislativas en concordancia con las proclamas descriptas. Una descripción acabada del sistema normativo vigente a partir del 24 de marzo de 1976 se puede consultar en el "Informe sobre la situación de los Derechos Humanos en Argentina" producido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos,

    Aprobado por la Comisión en su 667ª. Sesión del 49º período de sesiones celebrada el 11 de abril de 1980, p. 23, nota 16.

    El cumplimiento de los objetivos del gobierno de facto,

    fue instrumentado bajo un plan clandestino de represión acreditado ya por la "Causa N° 13". Allí la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal en pleno, sostuvo que "...puede afirmarse que los Comandantes establecieron secretamente un modo criminal de lucha contra el terrorismo. Se otorgó a los cuadros inferiores de las fuerzas armadas una gran discrecionalidad para privar de libertad a quienes aparecieran, según la información de inteligencia,

    como vinculados a la subversión; se dispuso que se los interrogara bajo tormentos y que se los sometiera a regímenes inhumanos de vida,

    mientras se los mantenía clandestinamente en cautiverio; se concedió,

    por fin, una gran libertad para apreciar el destino final de cada víctima,

    el ingreso al sistema legal (Poder Ejecutivo Nacional o Justicia), la libertad o, simplemente, la eliminación física...".

    El gobierno militar para cumplir sus fines dividió al país en cinco zonas -que a su vez se dividían en subzonas- cada una de las cuales correspondía a una Jefatura de un Cuerpo de Ejército. El Comando de Zona I dependía del Primer Cuerpo de Ejército, su sede principal estaba en la Capital Federal, y comprendía, las provincias de Buenos Aires, La Pampa y la Capital Federal. El Comando de Z.I.

    dependía del Segundo Cuerpo de Ejército que se extendía por R.,

    Santa Fe, pero comprendía las provincias de Formosa, Chaco, Santa Fe, Misiones, Corrientes y Entre Ríos. El Comando de Zona III

    dependía del Comando del Tercer Cuerpo de Ejército y abarcaba las provincias de Córdoba, M., Catamarca, S.L., S.J.,

    Salta, La Rioja, J., Tucumán y S. delE., la sede principal se encontraba en la ciudad de Córdoba. El Comando de Zona IV dependía del Comando de Institutos Militares y su radio de acción abarcó la guarnición militar de Campo de Mayo, junto con algunos partidos de la provincia de Buenos Aires. El Comando de Zona V

    dependía del Quinto Cuerpo de Ejército y abarcaba las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz y algunos partidos de la provincia de Buenos Aires.

    En cuanto al sistema represivo articulado en el plano provincial, el accionar represivo obedeció a un plan ejecutado en forma sistemática y llevado a cabo en base a una maquinaria operativa que funcionó con un elevado nivel de eficacia. La similitud de hechos contenidos en las distintas denuncias recibidas por la CONADEP a nivel nacional y por la Comisión Bicameral de la Legislatura de Tucumán a nivel local dan cuenta de ello. El sistema represivo montado apuntaba a la difusión del terror en forma masiva para así

    paralizar cualquier intento opositor. El propio plan del Ejército describía a los sectores sociales denominados enemigos bajo la siguiente definición: "Se considera oponente a todas las organizaciones o elementos integrados en ellas existentes en el país o que pudieran surgir del proceso, que de cualquier forma se opongan a la toma del poder y/o obstaculicen el normal desenvolvimiento del gobierno militar a establecer".

    En el mismo sentido el general V. describió a la subversión: "la subversión es toda acción clandestina o abierta,

    insidiosa o violenta, que busca la alteración o la destrucción de los 4

    Causa: 400074/2008, “B.A.D. y otros s/Homicidio de C.A.F.”

    JUZGADO FEDERAL DE TUCUMAN Nº I

    Poder Judicial de la Nación criterios morales y la forma de vida de un pueblo, con la finalidad de tomar el poder e imponer desde él una nueva forma basada en una escala de valores diferente. Es una forma de reacción de esencia político-ideológica dirigida a vulnerar el orden político-administrativo existente, que se apoya en la explotación de insatisfacciones, reales o figuradas, de orden político, social o económico…La naturaleza de esta agresión deriva de la filosofía política que la origina y alimenta: el marxismo. Esta agresión es total en el sentido absoluto de la palabra:

    su finalidad es la conquista de la población mundial partiendo del dominio de la psiquis del hombre." (Declaraciones del J. de Estado Mayor, General R.V. publicadas en el diario La Nación del 20 de Abril de 1977. Citado de I., I., "Los desaparecidos:

    recuperación de una identidad expropiada" en Cuaderno del Instituto de Investigaciones G.G., N 9, 1992)

    La metodología empleada por el sistema represivo se tradujo en una escalada represiva sin precedentes: el secuestro, la detención ilegal y la posterior desaparición de la víctima (por lo general en forma permanente, solo en algunos casos fueron liberadas);

    su traslado a centros de reclusión ignotos y clandestinos; la participación de unidades represivas conformadas por elementos que ocultan su identidad; la exclusión de toda instancia de intervención de la justicia; el abandono de la víctima en manos de sus captores quienes no contaron con traba legal ni material alguna, para accionar sobre ella. La aplicación de tormentos de forma discrecional y sin más límites que la propia necesidad de los interrogadores de extraer información, o en muchos casos solo el ejercicio de una perversión ilimitada sobre sus víctimas; la usurpación de bienes personales, el soborno a las victimas y sus familiares en beneficio económico de sus victimarios, la sustracción u ocultamiento de menores, el cambio de identidad, y la apropiación por los mismos captores de sus padres. La negativa de cualquier organismo del estado a reconocer la detención,

    ya que sistemáticamente fueron rechazados todos los recursos de habeas corpus y demás peticiones hechas al Poder Judicial y a las autoridades del Poder Ejecutivo Nacional. La incertidumbre, el terror de la familia del secuestrado y sus...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA