Buonanotte: el regreso menos pensado y un grito vacío en el Monumental

RESUMEN

Marcó el primer gol cervecero y fue la figura de Quilmes en el 2-2 frente a River, justo en la vuelta al escenario en el que dio sus primeros pasos como jugador

 
EXTRACTO GRATUITO

Sus caminos se bifurcaron hace casi cuatro años. Y desde entonces, aunque muchas veces se habló de una vuelta, River y Diego Buonanotte no volvieron a unirse. De hecho, ayer estuvieron frente a frente. El Monumental fue el escenario en el que Buonanotte volvió a destacarse, a ser la figura de la tarde. Pero no con la camiseta de River sobre su pecho, y sí con la de Quilmes, en una tarde a la que no le faltó una importante cuota de morbo, porque el hombre nacido en Teodelina se encargó de anotar uno de los goles cerveceros.

River se había puesto en ventaja unos minutos antes, cuando Buonanotte combinó con Bieler, se hizo espacio dentro del área y con un remate cruzado dejó parado a Barovero. Golazo. No lo festejó, aun cuando en los días previos al partido había dicho que tenía ganas de celebrarlo. Por el contrario, elevó los brazos y los juntó en un inequívoco gesto de disculpas. Pero, además del gol, redondeó una muy buena tarea. Porque tuvo un papel protagónico dentro del partido, se mostró muy participativo y siempre pidió la pelota; buscó asociarse con Droopy Gómez en la creación y también acompañó a Bieler en el ataque, tal como sucedió en el primer gol. En el fragor de una tarde intensa, sufrió un par de murras, incluida una infracción bastante fuerte de Kranevitter.

Los hinchas lo aplaudieron cuando su nombre se escuchó por los altoparlantes en el momento que se anunció la formación de Quilmes, pero no hubo más que eso. Pasaron años, meses, muchas semanas y días lejos del Monumental, ese lugar en el que supo ser campeón y goleador. Después de mucho tiempo, Buonanotte regresó a Núñez. Pero ingresó en el vestuario visitante. "Venir a jugar aquí, pero entrar por el otro lado, es algo extraño, sí. Aunque me debo a Quilmes, que es el club que me dio la oportunidad y me abrió las puertas", señaló después del 2-2.

"No grité el gol por respeto a la gente de River. No fue fácil porque hacía rato que no se me daba el gol, y yo siempre me acostumbré a estar cerca del gol. Por eso, volver a anotar fue, por un lado, una sensación linda, pero también un poco extraño porque se dio contra River, que es el club en el que me crié", amplió Buonanotte, que en la Argentina no anotaba desde octubre de 2010, en un empate 1-1 contra Racing.

"River juega muy bien, y la verdad que empatar nos deja un sabor muy lindo. Sacamos un punto ante un rival que es el mejor; empatar acá después estar abajo en el resultado...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS