Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, 13 de Noviembre de 2009 (caso Bunge Augusto Miguel Ángel S/ Quiebra)

Fecha de Resolución:13 de Noviembre de 2009
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación PODER JUDICIAL DE LA NACION082762/1998BUNGE AUGUSTO MIGUEL ÁNGEL s/ QUIEBRABuenos Aires, 13 de noviembre de 2009.Y VISTOS:1.) Se alzó el fallido Augusto Miguel Ángel Bunge, en fs. 731,contra la resolución de fs. 724/727 que rechazó su pretensión tendiente a que se considere cancelada la deuda que mantenía con Banco de Galicia y Buenos Aires S.A. (en lo sucesivo, Banco Galicia) con la venta en subasta extrajudicial, que efectuara este último, de las acciones de los codeudores Biercamp.Los agravios fueron expuestos a fs. 739/744, los que merecieron las réplicas de la entidad bancaria y la sindicatura, obrantes a fs. 751/753 y 755/756, respectivamente.La Sra. Fiscal General actuante ante esta Cámara se expidió a fs.765/766, proponiendo la confirmación de la decisión apelada.2.) El 25 de marzo de 1997, el fallido Bunge y los Sres. Heriberto Biercamp y Rodolfo Biercamp constituyeron derecho real de prenda comercial sobre 333 acciones emitidas por Aldea del Faldeo S.A. y cuya titularidad detentaban en ese entonces –111 acciones cada uno de ellos-, en garantía del mutuo otorgado por Banco Galicia en la misma fecha por un monto de U$S2.000.000 (ver cláusulas 1 y 2 del convenio privado que en copia luce a fs.372/375), respecto del cual aquéllos se obligaron como codeudores solidarios.Las partes pactaron la indivisibilidad de la prenda y que, en consecuencia, todas y cada una de las acciones prendadas garantizaban cada una de las obligaciones afianzadas (ver cláusula 3).El banco estaba facultado a ejecutar la prenda comercial sin que fuera necesaria intervención o acción judicial alguna, pudiendo proceder a vender la totalidad o parte de las acciones prendadas según su conveniencia,no estando autorizado a fijar un precio base de venta de las acciones que fuera inferior a la suma resultante de la totalidad del saldo de la deuda pendiente (ver cláusula 4).De los tres titulares de acciones, Bunge cayó en quiebra (ver decreto de fs. 63/68, del 03/02/2000), insinuando el acreedor su crédito en la suma total de $ 2.726.450, el que fue impugnado por el fallido a fs. 142/145,quien, posteriormente, dedujo incidente de revisión contra la admisibilidad del crédito decretada a fs. 289/292.En fecha 19/12/2000, el banco procedió a la subasta extrajudicial de las 222 acciones prendadas correspondientes a los codeudores Biercamp,sin realizar las 111 acciones de Bunge y adquiriendo aquellas acciones por compensación con la deuda mantenida por éstos, por el precio base de U$S 2.048.339,56, el que fue calculado teniendo en cuenta la deuda total a la fecha de realización de la subasta (ver fs. 459). El acreedor prendario manifestó que el producido de la subasta fue compensado y aplicado al pago a cuenta que mantenían el fallido y los demás deudores, reduciéndose el monto de la deuda verificada a causa de dicha cancelación parcial (ver fs. 367).El Sr. Juez de grado consideró que el mutuo –obligación principal- es perfectamente divisible y que no existía impedimento para que Banco Galicia renunciara a la solidaridad entre los deudores y percibiera de cada uno de ellos la parte proporcional que le correspondía. Sostuvo, luego,que la indivisibilidad de la prenda procura exclusivamente la protección del derecho del acreedor y que ninguna norma le prohibe levantarla parcialmente si, como en la especie, el objeto prendado es divisible por naturaleza, por lo que, desde esa óptica, concluyó en que el banco estaba facultado para renunciar a la indivisibilidad de la prenda.Señaló, asimismo, que la insolvencia del fallido y la demora en la percepción de la acreencia que implicó la tramitación del incidente de revisión impulsado por aquél contra el crédito del banco autorizaron a este último a renunciar a la solidaridad de la deuda y la indivisibilidad de la prenda, siendo ese el sentido que debía darse a la venta de las acciones de los codeudores Biercamp, no pudiendo reputarse íntegramente cancelado el crédito de Banco Galicia, toda vez que resultaba evidente que el acreedor no subastó las acciones de titularidad del quebrado a la espera de la resolución del incidente de revisión.También apuntó que, si bien importó una conducta desprolija del banco el omitir renunciar en forma expresa a la convenida cláusula de Poder Judicial de la Nación indivisibilidad de la prenda o el no solicitar judicialmente la declaración de divisibilidad, ello no tenía relevancia suficiente como para determinar la pérdida del derecho a percibir la tercera parte de su crédito, pues eso implicaría convalidar un enriquecimiento sin causa del fallido, al condonársele la deuda.Finalmente, difirió la realización de la liquidación definitiva para el momento en que se efectivice la subasta del resto de las acciones prendadas en el incidente de concurso especial.3.) El recurrente se quejó de la decisión adoptada en la anterior instancia con fundamento en que: i) del contrato de prenda resultaría claramente que el banco no estaba facultado a renunciar a la cláusula de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA