Qué bueno: por fin estamos muy mal

 
EXTRACTO GRATUITO

Me fui del país -para altas misiones, que ya les comentaré- con el dólar tocando los 42, y cuando volví estaba a 37 y pico: empezaba a ser Gardel, Le Pera y los cuatro guitarristas. Pero un día después de mi regreso, Caputo había volado del Central y el dólar volvía a superar los 41 pesos. Tengo dos teorías. O el problema soy yo, y en ese caso debería pensar seriamente en radicarme afuera, o está más confundido que los mellizos Barros Schelotto.En una charla a solas en Washington con , también llamada "Cristina la buena", me confió que cuanto más se involucraba en el caso Argentina, menos entendía a los argentinos. "¿Podés darme algunos tips que me sirvan para comprender lo que está pasando?", me suplicó. Recurrí a explicaciones sencillas, porque esta señora sabrá de economía, si es que sabe, pero no estoy seguro de que esté lo suficientemente capacitada, desde lo psicológico, para asimilar un acercamiento del tercer tipo con nuestro país. "No te dejes llevar por las apariencias -le dije-. Macri parece un ingeniero frío y calculador, y resulta que ha pifiado todos los cálculos. De frío tampoco tiene nada. ¿No viste el ímpetu y el ardor con que sacó a bailar tango a esa empresaria que le dio un premio en Nueva York, mientras el país estaba de paro? ¿Qué tiene de frío un padre que lleva a pasear a su hija en helicóptero? Mirá, Christine: a Macri la gente lo votó, y acaso lo siga votando, por dos cosas. Porque es un tipo con suerte, que persiste en el error hasta que la termina pegando, y porque no hay otro".La Lagarde hizo un mohín que interpreté como que empezaba a entender. "¿Y Dujovne, que me cae bien aunque hasta ahora va de traspié en traspié?", preguntó. "A Macri le pasa lo mismo que a vos -contesté-: Nico le cae bien y no sabe por qué. Estuvo buscando con quién reemplazarlo y no encontró a nadie. Somos un país extraño. Tenemos técnicos de fútbol que triunfan en todo el mundo, pero no encontramos uno para que dirija el seleccionado. Y tenemos economistas brillantes para explicar las crisis y ninguno que las resuelva".Nada es fácil. El aumento de la pobreza en el primer semestre del año fue una de las grandes noticias de la semana, pero resulta -me lo dijo Juan Carlos de Pablo, que sabe una bocha y ha sido durísimo desde el principio con la marcha de la economía- que en realidad se la debe comparar con la del primer semestre del año pasado, por el factor estacionalidad. Y entonces descubrimos que no subió, sino que bajó: de 28,6% a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA