Buenas razones para olvidarse de los derechos humanos

 
EXTRACTO GRATUITO

http://www.lanacion.com.ar/1616772-duro-rechazo-de-cristina-kirchner-al-plan-de-barack-obama-para-atacar-al-regimen-de-siriase le reproche su tendencia al aislamiento. Esa caracterización subraya que desde el año 2003 el país ha ido desligándose o, más aún, enemistándose con aliados o socios tradicionales. Pero la imagen de la desconexión no hace justicia a un fenómeno inocultable: http://www.lanacion.com.ar/1616950-el-senado-dio-medio-sancion-a-la-reapertura-del-canje-de-la-deudaSobre todo en los últimos dos años. La participación de Cristina Kirchner en la cumbre del G-20, que se celebra hoy y mañana, permite observar con toda claridad esa nueva inserción en el mundo.Apenas llegó a San Petersburgo, la Presidenta se acercó a los amigos de Bashar Al-Assad en la controversia por el uso de armas químicas en la guerra civil siria. Ante la posibilidad de una acción militar contra el ejército de Siria, ella pidió "que no haya más guerras" porque "las muertes no se las soluciona con más muertes". Y, en una inesperada apelación al criterio de autoridad, agregó: "Hasta el Papa lo dijo".La señora de Kirchner fue mucho más contemplativa con el régimen de Al-Assad que Vladimir Putin, el aliado más firme de Siria. El presidente ruso admitió ayer que, si se verifica el uso oficial de sustancias químicas, las Naciones Unidas (ONU) podrían contemplar una acción armada.La posición argentina podría llamar la atención porque proviene de un gobierno que se envuelve en la bandera de los derechos humanos. La Presidenta y su cancillería parecen indignarse más por una operación punitiva como la que propone el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que por la masacre que se le imputa a Al-Assad, capaz de provocar 1400 muertes en un día.Tal vez el Gobierno se excuse defendiendo el recurso de las misiones humanitarias para tragedias como la de Siria. Pero sonaría poco creíble. Cristina Kirchner perdió la oportunidad de ejercitar esa teoría durante el mes pasado, cuando la Argentina presidió el Consejo de Seguridad de la ONU. Y eso que estaba entusiasmada con el cargo: hasta viajó a Nueva York para la inauguración.Esta filantropía de bajísima intensidad aparece en todos los pronunciamientos kirchneristas sobre la guerra civil siria. Ya en marzo de 2012, en una reunión de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, el representante argentino cometió la gaffe de expresar su preocupación por el "notorio incremento del uso de la fuerza contra la población civil". Es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA