Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - SALA X, 10 de Marzo de 2015, expediente CNT 027923/2010/CA001

Fecha de Resolución10 de Marzo de 2015
EmisorSALA X

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA X SENT. DEF. EXPTE. Nº: 27923/2010/CA1 (34.361)

JUZGADO Nº: 48 SALA X AUTOS: “B.V.I. C/ SKY BUEL S.A. Y OTROS S/ DESPIDO”.

Buenos Aires, 10 de marzo de 2015.

El Dr. E.R.B. dijo:

En el marco de un despido dispuesto en los términos del art. 247 de la L.C.T.

el sentenciante de grado concluyó que la prueba producida en la causa no demuestra que, efectivamente, la demandada haya enfrentado una situación de crisis que le sea ajena o escape a los riesgos propios de toda empresa que debe competir en el mercado capitalista y, consecuencia, admitió el progreso de diversos rubros de naturaleza salarial e indemnizatoria, excluida la sanción conminatoria del art. 132 bis de la L.C.T. por cuanto entendió que no se demostró el cumplimiento de lo dispuesto por el art. 1 de la ley 146/01.

Por su parte y en virtud de lo normado por el art. 31 de la L.C.T. condenó solidariamente a FX Pop S.A., porque considero que con la restante coaccionada formaban un conjunto empresario. Por último, rechazó la extensión de condena respecto de las personas físicas codemandadas porque no se esgrimió ninguna razón fáctica y/o jurídica a su respecto.

Contra tal decisión se alzan la parte actora a tenor del memorial de fs.

531/35vta y los codemandados FX P.O.P. S.A., I.A. y R.G.R.S. a instancias de las presentaciones de fs. 540/46vta, 548/50vta y 551/53vta, respectivamente, todos debidamente replicados por sus contrapartes (ver fs. 557/60, 566/69 y 570/77).

También apela el perito contador los honorarios que le fueron regulados (fs.

547).

Comenzaré, por una cuestión puramente metodológica y de orden expositivo, con el tratamiento del recurso deducido por la codemandada FX POP S.A. y en lo que hace al primero de sus agravios vinculado con la justificación del despido dispuesto por S.B. en los términos del art. 247 de la L.C.T. entiendo no le asiste razón en su planteo, porque no se discuten aquí los hechos sucedidos con posterioridad al despido de los trabajadores (incluida la actora) y/o el cierre de la empresa, ni tampoco lo actuado a fin de cancelar las deudas contraída, sino que la discusión, o si se quiere, lo esencial de la controversia es anterior a estos hechos y refiere, concretamente, a la demostración no sólo de situaciones externas y sobrevinientes configurativas de la falta o disminución de trabajo, sino además la acreditación de que el empleador tomó medidas para evitar la situación de manera tal que ésta no pueda serle imputada ni siquiera por culpa por omisión.

Y esto es lo que no se acreditó en la causa, ni se suple con lo actuado en sede administrativa (ver Expte. N.. 21541-21988/09 obrante a fs. 367/402) porque lo allí

actuado y de lo cual hace mérito la recurrente (aclaro que no obran constancias del Expte:

Nro. 1.298.847/08) es contemporáneo al distracto ya que tales actuaciones fueron iniciadas Fecha de firma: 10/03/2015 Firmado por: E.R.B., JUEZ DE CAMARA Firmado por: D.E.S., JUEZ DE CAMARA por la entidad gremial con motivo de la falta de pago a los trabajadores de parte del salario de la segunda quincena de mayo y 1º de junio, así como el pago $200 correspondiente al último acuerdo salarial (ver fs. 369), es decir, que su contenido no evidencia el sustento fáctico alegado por S.B. en su responde a fs. 51/54, y menos aún resulta indicativo de las medidas adoptadas por la empresa para superar la alegada crisis comercial.

En tal sentido, no es ocioso recordar, en términos concordantes a los expuestos en grado, que la norma en la que la empleadora pretendió amparar su proceder (art. 247 L.C.T. to), es de aplicación restrictiva, porque es una excepción al principio general derivado del art. 245 L.C.T. (to) y porque, en definitiva, los jueces deben considerar la situación de las empresas como dadoras de trabajo, pero también la situación de los trabajadores despedidos que quedan librados a su suerte en medio de la misma crisis que afecta a la empleadora. Con estas pautas, es pacífica la jurisprudencia que interpreta el art.

247 citado exigiendo al empleador la demostración de que tomó medidas aconsejadas por el buen criterio empresario dirigidas a paliar la situación de crisis y evitar que esa circunstancia afecte a sus dependientes, que son por concepto, ajenos al riesgo.

En otras palabras, el empleador que pretende escudar su conducta en la falta de trabajo o en la fuerza mayor, debe demostrar que tomó medidas para evitar la situación de manera tal que ésta no pueda serle imputada ni siquiera por culpa por omisión. Y esto es lo que la reclamada, no acreditó, pues como se indicó anteriormente no existe prueba demostrativa de tal extremo.

Para concluir, agrego que más allá de que no se acreditó la observancia a lo dispuesto por el art. 98 y sig. de la ley 24.013, en realidad, la viabilidad, éxito o progreso de una empresa en el mercado, no es una situación que pueda calificarse como imprevisible, sino que, como en cualquier actividad lucrativa, no es más que un riesgo empresario, que de ningún modo encuadra dentro del supuesto de falta de trabajo.

Por...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR