Brotes verdes congelados: los vegetales buscan salir del freezer

Son saludables, rinden mucho y tienen un precio razonable. Sin embargo, los vegetales congelados no tienen en la Argentina el nivel de consumo que muestran en países vecinos. Para romper esa tendencia es que las marcas han lanzado nuevas variedades, como woks con pollo, con arroz yamaní y con garbanzos, y han instrumentado promociones agresivas, al tiempo que destierran algunos mitos negativos sobre el producto.

En la Argentina, el volumen de negocio es de 15.000 toneladas anuales, lo que llevado a facturación representa unos $ 1000 millones por año, según datos de la industria. Los productos más solicitados en la góndola son espinaca, choclo y arveja.

En cuanto al consumo per cápita, el producto tiene mucho camino por recorrer. Mientras que en la Argentina se consumen 350 gramos por persona al año, en Chile se comen 4 kilos anuales; en los Estados Unidos, 6 kilos; en Uruguay, 2,5 kilos; en Brasil, 1 kilo, y en Europa, un promedio de 7 kilos.

La oferta local está compuesta por Nutrifrost (40% del mercado) con sus marcas Maglia y Erin; Molinos (30%), con Granja del Sol, y BRF (30%), con Sadia y Green Life. Nutrifrost también hace marcas propias para Día%, Carrefour, Jumbo, Walmart (Great Value), La Anónima y Macro (Aro). Los tres atienden a dos canales: el food service, que es el que se lleva el mayor volumen, y el consumidor.

Ignacio Accame, gerente general de Nutrifrost, comenta que la penetración en hogares no llega al 15% (en Chile, por ejemplo, alcanza el 90%). "Tiene muy pocos consumidores, pero muy leales y de mucho volumen. El desafío de las marcas, entonces, es crecer en penetración en los hogares", afirma el ejecutivo.

Los precios de los congelados se mantienen constantes todo el año (ya que están disponibles los 365 días del año, mientras que los frescos tienen oscilaciones según la temporada). En valores normales, el precio está hasta 20% más barato que el fresco. Un precio promedio de una espinaca, un choclo o arveja (bolsa de 300 gramos) es de $ 25 a $ 30 (un promedio de hasta $ 100 el kilo, IVA incluido). El precio del kilo de acelga es de $ 90; el de la chaucha, de $ 110, y el de brócoli, $ 120. Después hay mezclas, como el wok, que está entre 180 y 200 pesos el kilo.

Gastón Pérez Durán, gerente de Marketing de BRF, indica que en la actualidad el principal obstáculo para la penetración es el precio de los congelados, porque hay una brecha importante con el fresco. "Pero hay tres diferencias con el fresco que el consumidor no...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR