Sentencia de Camara Contencioso Administrativo Federal- Sala III, 17 de Septiembre de 2019, expediente CAF 039890/1995/CA003

Fecha de Resolución17 de Septiembre de 2019
EmisorCamara Contencioso Administrativo Federal- Sala III

Poder Judicial de la Nación CAMARA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO FEDERAL SALA III 39890/1995, BRIDAS S.A.P.

  1. Y C. c/ Y.P.F. S.A Y OTRO s/CONTRATO ADMINISTRATIVO En Buenos Aires, a los 17días del mes de septiembre de 2019, reunidos en acuerdo los señores jueces de la S.I.I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal, para resolver el recurso interpuesto contra la sentencia de primera instancia dictada en los autos “B. S.A.P.

  2. Y C. c/ Y.P.F. S.A y otro s/contrato administrativo”, expte. 39.890/1995, y planteado al efecto como tema para decidir si se ajusta a derecho el fallo apelado, el Dr. J.E.A. dijo:

  3. El Sr. J. del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo Federal 7, por sentencia de obrante a fs. 1209/1218 resolvió rechazar la demanda intentada por la firma de SPM Energy Investments LLC (ex B. Sociedad Anónima Petrolera, Industrial y Comercial), con costas.

    Según sintetizó el Magistrado, la firma B. Sociedad Anónima Petrolera, Industrial y Comercial (actualmente SPM Energy Investments LLC) inició la demanda con el objeto de que se condene a Yacimientos Petrolíferos Fiscales SA (YPF) al pago de una suma que estimó en $22.069.388, en concepto de devolución por habérsele aplicado el desagio previsto en el Decreto 1096/85, en el período comprendido entre agosto de 1985 y marzo de 1991; en la suma de $1.065.775, por no haberle permitido trasladar al precio los aumentos salariales acordados en un convenio colectivo, vinculadas a la producción entregada entre mayo de 1986 y diciembre de 1987; y en la suma de $5.703.830, en concepto de diferencia de tasas, por la producción entregada entre abril de 1989 y enero de 1990, por haberse aplicado el denominado “Plan Primavera”.

    Para decidir como lo hizo, en primer lugar se expidió con relación a la presunta incorrecta aplicación del desagio, alegado por la firma actora, por razones estrictamente metodológicas.

    En este sentido, estimó pertinente recordar que tanto la Excma. Cámara del Fuero, como la Corte Suprema de Justicia de la Nación, han sostenido —desde antaño— que la escala de conversión prevista en el artículo 4, del Decreto 1096/85, es aplicable a las obligaciones a plazo cuyo curso comenzó con anterioridad a la entrada en vigencia del citado decreto y venció

    después, siempre y cuando las expectativas inflacionarias estuvieran ciertamente implícitas al concretarse la relación creditoria; razón por la cual, no cabe la aplicación indiscriminada de dicha escala, en tanto la concreta existencia de una expectativa inflacionaria es un presupuesto fáctico que condiciona la aplicación del desagio, la cual debe constatarse en cada caso.

    Agregó que lo expuesto reviste transcendental importancia pues con independencia de las alegaciones formuladas tanto por la firma actora, como por la parte demandada, la efectiva constatación —o no— de la existencia de cláusulas que contengan tales expectativas, es lo que determinará la suerte de la pretensión aquí incoada. Ello, en atención a que de los términos del Decreto 1096/85 no se desprende que las expectativas inflacionarias deban Fecha de firma: 17/09/2019 Alta en sistema: 20/09/2019 Firmado por: J.E.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.G.F., JUEZ DE CAMARA Firmado por: C.M.G., JUEZ DE CAMARA #10447150#233975852#20190918074557617 presumirse sin otro análisis que el relativo a los momentos de nacimiento y de vencimiento de la obligación; sino que deben encontrarse explícita o implícitamente contenidas en ella (CSJN, Fallos 315:433; 315:2463, entre otros. En el mismo sentido, Excma. Cámara del Fuero, S.V., in re “Swift Armour SA c/BCRA s/Juicios de conocimiento”, del 7/12/98).

    Con la finalidad de determinar su existencia, y teniendo en cuenta lo que fuera resuelto por el Alto Tribunal, el Magistrado se adentró en el análisis del contrato que unió a las partes y de sus modalidades —que conforme lo expresado por la firma actora en su escrito inicial, no es otro que el Nº 23.336, de fecha 11/12/84—; debiendo tenerse presente que las pautas para aplicar el mecanismo del desagio a un caso concreto son: 1. tratarse de obligaciones a de dar sumas de dinero asumidas antes del 15/6/85, pero con vencimiento posterior a esa fecha; 2.

    encontrarse prevista en el contrato una cláusula de ajuste; y 3. acreditarse que dicha cláusula contiene expectativas inflacionarias.

    En ese sentido, señaló que en autos no se encuentra controvertido —tal como ocurrió en el precedente de Fallos CSJN 332:2599— el cumplimiento de los dos primeros requisitos señalados. Con relación al tercero, el J. indicó que de la lectura del contrato Nº

    23.336 (ofrecido por la parte actora como prueba, Anexo II) surge que a la par de establecerse el monto de la retribución que abonaría YPF a la contratista (artículo 12), se especificó que tal importe sería ajustado mediante la aplicación de la fórmula obrante en su Anexo “c” (artículo 12.3). En dicho anexo, se explicita la fórmula polinómica a utilizarse para el ajuste de los importes determinados en artículo 12, del contrato (precio ajustado), para lo cual se tomaban en cuenta diferentes elementos, tales como el precio básico; la suma de los sueldos básicos iniciales según Convenio Oficial o Disposición gubernamental; el índice de precios al consumidor nivel general; el índice de precios al por mayor no agropecuario nacional, y el índice de precios al por mayor importado.

    El Magistrado advirtió que los índices a tenerse en cuenta eran los establecidos para el mes de febrero de 1984 y los correspondientes al mes anterior al de entrega de la producción a facturar. Realizado el ajuste, el propio contrato facultaba al contratista a utilizar un índice combinado para actualizar el monto de la factura hasta su efectivo pago (artículo 13.3.1).

    A continuación, el J. señaló que en mérito de que —conforme el decreto 1096/85— las expectativas inflacionarias se evidenciaban a través de la inclusión de altas tasas de interés nominal en el contrato; cuando se fijaban fuertes sobreprecios respecto de operaciones celebradas al contado; y cuando se preveía la aplicación de variaciones de índices de precios correspondientes a periodos pasados de alta inflación, no resulta forzoso concluir —por aplicación de lo resuelto por el Tribunal Cimero en una causa análoga a la presente (CSJN, “Austrofueguina SA y otro c/EN M º de Economía s/Proceso de conocimiento”, de fecha 24/9/09, Fallos 322:2599)— que en los presentes actuados la cuestión en estudio se encuentra dentro de esta última previsión. Ello es así, pues el reajuste de precios —conforme con la fórmula polinómica— era concertado mediante el empleo de índices de precios correspondientes a períodos pasados.

    Fecha de firma: 17/09/2019 Alta en sistema: 20/09/2019 Firmado por: J.E.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.G.F., JUEZ DE CAMARA Firmado por: C.M.G., JUEZ DE CAMARA #10447150#233975852#20190918074557617 Poder Judicial de la Nación CAMARA CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO FEDERAL SALA III Agregó que en efecto —haciendo propio lo expresado por el Alto Tribunal—, el contrato previó una fórmula de ajuste de precios en virtud de la cual se aplicaban índices anteriores a la finalización de los trabajos, en el caso, correspondientes al mes de febrero de 1984 y al anterior al de la entrega de la producción. Añadió el Magistrado que resulta claro que de la fórmula polinómica surge que debían tomarse en consideración para ajustar el precio los índices de dos meses anteriores, lo que implicó introducir variaciones de índices correspondientes a períodos de alta inflación y tenerlos en cuenta para ajustar períodos de inflación reducida. A modo ejemplificativo, mencionó que para ajustar el precio de la producción entregada en septiembre de 1985, debían tomarse los índices de precios del mes anterior (agosto de 1985) y el correspondiente al mes de febrero de 1984, lo que implicó ajustar precios teniendo en cuenta la alta inflación de este último mes.

    En mérito de ello, concluyó que correspondía rechazar la pretensión de la firma actora en este punto, pues YPF obró correctamente al aplicar el desagio.

    Por otro lado, señaló que a similar conclusión correspondía arribar con relación al pretendido pago de la diferencia por aumentos salariales y tasas de interés, pues conforme la doctrina sentada por inveterada jurisprudencia, las palabras utilizadas por los contratantes son aquello que debe primar en la interpretación del contrato; de modo que si sus cláusulas son claras, expresas e inequívocas, debe entenderse que traducen la voluntad de las partes y los jueces no pueden, en principio, rechazar su aplicación.

    En lo que se refiere al reconocimiento de los aumentos salariales, señaló que en el anexo “c”, del contrato Nº 23.336, claramente se establece —en cuanto aquí interesa— que “no serán reconocidos incrementos salariales o adicionales salariales otorgados por convenio o disposición gubernamental, cuya traslación a contratos de obra con formula de ajuste de precios estuviera expresamente prohibida por tales normas”. En el caso, según el Magistrado, dicha prohibición estaba dada por lo dispuesto en los decretos 665/86 y 666/85, cuya constitucionalidad no se encuentra debatida en los presentes actuados, lo cual torna aplicable la jurisprudencia según la cual —en virtud de la presunción general de validez que acompaña a todos los actos estatales — a toda ley se la presume constitucional, a toda sentencia válida y a todo acto administrativo se lo presume legítimo.

    Por su parte, con relación a la pretendida diferencia de tasas, el Magistrado consideró que correspondía su rechazo con fundamento en que en el propio contrato suscripto por la firma actora se estipuló que la tasa de interés a aplicar sería la fijada por el Banco de la Nación Argentina para aceptaciones bancarias (operaciones activas) a treinta días, tomando el promedio de la tasas diarias vigentes de los cinco días hábiles siguientes a la fecha de presentación de las facturas, o la tasa...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR