Los Brics quieren ser el motor del desarrollo

 
EXTRACTO GRATUITO

FORTALEZA.- Se acabó el tiempo de los partidos de fútbol: ahora es el momento de hablar de dinero. Rodeados de un fuerte dispositivo de seguridad, los líderes de Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica aquí para celebrar la VI cumbre de los Brics. Con este encuentro, el grupo de potencias emergentes pretende dejar de ser sólo una sigla y pasar a la creación de dos concretas estructuras financieras: un banco de fomento y un fondo de reservas de emergencia.Ya pasaron casi 13 años desde que el economista Jim O'Neill, de Goldman Sachs, creó el acrónimo Bric, al que en 2010 se le sumó Sudáfrica, para conformar este dispar que suman el 42% de la población del planeta y el 21% del PBI mundial.Tras varios años de ser una gran promesa de motor del desarrollo global futuro, y pese a que en los últimos años su crecimiento se desaceleró, ahora los Brics buscan sentar las bases comunes para garantizar ese escenario.El Banco de Desarrollo de los Brics, que estaría en funcionamiento a partir de 2016, nacerá con un capital inicial de 50.000 millones de dólares, al que cada país aportará una quinta parte.Pensada como un "espejo" del Banco Mundial, esta institución -que según fuentes diplomáticas sería establecida en Shanghai y presidida al principio por un brasileño- financiará proyectos de infraestructura en los países miembros, primero, y luego daría préstamos también a otras naciones en desarrollo fuera del grupo.En Fortaleza, custodiados por 7689 agentes de seguridad, los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff; Rusia, Vladimir Putin; China, Xi Jinping, y Sudáfrica, Jacob Zuma; así como el flamante primer ministro de la India, Narendra Mori, firmarán también los últimos detalles para un Acuerdo de Reservas de Contingencia (CRA, por sus siglas en inglés), que a la manera del Fondo Monetario Internacional (FMI) ofrecerá a sus miembros fondos de estabilización para hacer frente a dificultades en sus balanzas de pago o a ataques especulativos contra sus monedas.Este fondo de reservas estaría dotado en un principio por 100.000 millones de dólares, de los cuales China aportará 41.000 millones; Rusia, Brasil y la India 18.000 millones cada uno, y Sudáfrica, los 5000 millones restantes, según lo convenido en la última cumbre de los Brics, realizada en la ciudad sudafricana de Durban, el año pasado.Con estas dos estructuras clave, el grupo se encamina a empezar la construcción de una arquitectura financiera global alternativa al Banco Mundial y al FMI, creados tras la Segunda...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA