Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii, 30 de Abril de 2019, expediente CNT 056051/2014

Fecha de Resolución30 de Abril de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA VII 56.051/2014 SENTENCIA DEFINITIVA Nº 53880 CAUSA Nº 56.051/2014 - SALA VII – JUZGADO Nº 6 En la Ciudad de Buenos Aires, a los 30 días del mes de abril de 2019, para dictar sentencia en los autos: “B.M.A. c/ ART INTERACCION S.A. s/

ACCIDENTE – LEY ESPECIAL” se procede a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR N.M.R.B. DIJO:

  1. El pronunciamiento de grado que rechazó la demanda incoada por no padecer el actor incapacidad laborativa alguna vinculada a los hechos denunciados en autos, viene apelado por el accionante mediante el recurso glosado a fs. 137/141, que no mereció

    réplica del contrario.

    Asimismo, la representación letrada del actor critica los estipendios fijados en su favor por considerarlos insuficientes (fs. 137).

  2. Se agravia el accionante en primer lugar en relación al rechazo del porcentaje de incapacidad por el daño estético generado por la cicatriz que posee el actor en su cuello, a raíz del infortunio sufrido.

    Sostiene que el uso del Baremo del decreto 659/96 no sería una regla rígida, “sino una referencia” o un “piso mínimo” para el perito.

    En mi opinión le asiste razón en su queja.

    En efecto, de las conclusiones medico legales de fs. 101vta. se desprende, que el actor presenta “…secuela cicatrizal con repercusión estética” que le produce disminución de su capacidad del 6% t.o. “... valorada la misma por los baremos de uso habitual, en este caso el de Altube-RInaldi…”.

    En el punto, cabe tener presente que el art. 477 del CPCCN establece que la fuerza probatoria del dictamen pericial será estimada por el Juez teniendo en cuenta la competencia del perito, los principios científicos o técnicos en que se funda, la concordancia de su aplicación con las reglas de la sana crítica y los demás elementos de convicción que la causa ofrezca.

    En este marco, observo que el informe pericial médico practicado en autos, en lo que hace al aspecto físico, constituye un estudio serio y razonado del estado que se encuentra el trabajador fundamentado en sólidos argumentos científicos y; de su análisis y conclusiones surgen los elementos objetivos que permiten determinar la incapacidad final detectada en el trabajador; por lo que cabe que cabe otorgar eficacia probatoria a la peritación (arts. 386 y 477 del C.. Procesal).

    M., que los jueces deben recurrir a la opinión de un experto en determinadas materias quien, por sus conocimientos científicos contribuya al esclarecimiento de la cuestión litigiosa, pues los magistrados carecen de conocimientos en estas materias, o aun teniéndolos, no forman parte del área correspondiente a la que se deben abocar, por lo que necesitan de los auxiliares de la justicia.

    Fecha de firma: 30/04/2019 Alta en sistema: 02/05/2019 Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: H.H.K., SECRETARIO Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA #24179883#231305168#20190502105723514 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA VII 56.051/2014 Al respecto ha dicho la C.S.J.N. en A. 1167. XLII Recurso de Hecho “A.F., L. c/ Hospital Italiano – Sociedad Italiana de Beneficencia”: “Si el perito es, como se vio, un intermediario en el conocimiento judicial (A.: “Tratado…” 1ra. Ed. Vol. II p. 347), y si en lo técnico, esa mediación resulta esencial, es indudable que la intervención especializada coadyuva en forma relevante a la formación regular de las decisiones judiciales.

    Por ende, aunque el dictamen del experto no es vinculante, no parece coherente con la naturaleza del discurso judicial apartarse de él sin motivo y, menos aún, abstenerse de ese aporte (ver “Introduction” S.B., A.J. of de Supreme Court of the United State, esp. P 2, 3, 4, 5 y 8, en “Reference Manual on Scientific Evidence” 2da. ed. Ed.

    Federal Judicial Center, USA).”

    Como se adelantara, si el experto es una persona especialmente calificada por su saber específico y se desempeña como auxiliar judicial distinto de las partes, la prudencia aconseja aceptar los resultados a los que aquél haya llegado, en tanto no adolezcan de errores manifiestos, o no resulten contrariados por otra probanza de igual o parejo tenor. (ver en similar sentido, mi voto in re “M., H.D. C/ Asociart ART SA S/ Accidente-

    Ley Especial”, S.D. nro: 46.834 del 30/06/2014).

    De lo expuesto se colige que si el juez pretende apartase del dictamen pericial, dicha circunstancia debe obedecer a la existencia de argumentos científicos, suficientes y conducentes que lo fundamenten, lo que, en mi opinión, en el caso no se advierte.

    Por otra parte, importante resaltar, que tal como he sostenido en numerosos precedentes sometidos a mi consideración, los baremos constituyen tablas que relacionan enfermedades con una disminución de la capacidad laborativa genérica, estimando frente a una dolencia determinada la incapacidad posible, y este carácter estimativo que poseen explica por qué las diferentes tablas puedan informar para una misma dolencia, incapacidades diferentes (Esta Sala en autos: “T., F.A. C/ Aseguradora de Riesgos del Trabajo Liderar S.A. S/ Accidente- Ley Especial” S.D. 47094 del 17 de octubre de 2014).

    Así las cosas, entiendo que los baremos son sólo indicativos y en definitiva el órgano facultado legítimamente para determinar la existencia o no del grado incapacitante y su adecuación y medida es el jurisdiccional a través de la interpretación de los arts. 386 y 477 del C.igo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba