Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala M, 11 de Agosto de 2021, expediente CIV 081511/2012/CA002

Fecha de Resolución11 de Agosto de 2021
EmisorCamara Civil - Sala M

Poder Judicial de la Nación CÁMARA CIVIL SALA M

ACUERDO

En Buenos Aires, en el mes de agosto del año dos mil veintiuno, reunidos los

señores jueces de la S. M de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil,

D.. G.D.G.Z. y M.I.B., a fin de

pronunciarse en el expediente n° 81511/2012, “B., G.H. y

otro c/ Transportes Automotores Plusmar o El Cóndor ETSA y otros s/

daños y perjuicios”, el Dr. G.Z. dijo:

Sumario del caso El 13 de junio de 2011 ocurrió el accidente de tránsito que motivó la demanda de

este juicio.

C.B. –aún menor de edad al momento de interponer la demanda–

viajaba junto con su abuela en los asientos frontales del piso superior de un

ómnibus de larga distancia, que era explotado por Transportes Automotores La

Estrella S.A. y por El Cóndor Empresa de Transportes S.A. y cuya titularidad

correspondía a Transportes Automotores Plusmar S.A.

Sobre la Ruta 7, en dirección a Chacabuco, el micro se vio involucrado en un

choque del que también participaron un camión cisterna Scania –propiedad de

Beraldi Citesa Transportes S.A– y un automóvil Peugeot 206, conducido por el

codemandado E.L.P.. El impacto recibido comprometió sobre todo

la parte delantera del ómnibus, hizo que los asientos sean despedidos y causó

lesiones a la actora.

En la sentencia dictada el 27/7/2020 se tuvo acreditado que el Peugeot embistió

primeramente al camión cisterna y que, producto de esa colisión, aconteció la

segunda, entre el camión y el microómnibus en el que viajaba C.B..

Así, se desestimaron las demandas contra las sociedades vinculadas al ómnibus

de transporte como contra la propietaria del camión cisterna y sus respectivas

aseguradoras.

Por el contrario, se admitió la demanda contra E.P. –hoy, sus

herederos– y Seguros B. Rivadavia Cooperativa Limitada –en los

Fecha de firma: 11/08/2021

Alta en sistema: 12/08/2021 1

Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: A.P.R., SECRETARIO INTERINO

Firmado por: G.G.Z., JUEZ DE CAMARA

términos del seguro y con el alcance del art. 118 de la ley 17.418– y se los

condenó a abonar a C.B. la suma de $ 360.000 con más intereses

de acuerdo a la tasa activa del Banco de la Nación Argentina.

Este pronunciamiento fue apelado por la accionante y por la aseguradora

condenada. B. expresó agravios el 25/9/2020 y la citada en garantía lo

hizo el 21/9/2020, presentaciones que fueron contestadas los días 1/10/2020 y

25/9/2020, respectivamente. La responsabilidad quedó consentida.

El 1/7/2021 se dispuso dictar sentencia.

  1. Agravios sobre el resarcimiento 1.1. Incapacidad sobreviniente Las lesiones a la integridad psicofísica, a la estética y a la vida en relación

    pueden generar, según la índole de los intereses afectados y de las proyecciones

    de sus consecuencias:

    1. daño patrimonial,

    2. no patrimonial,

    3. ambos1

      El daño psíquico debe ser valorado junto con la incapacidad física porque los

      porcentajes incapacitantes padecidos por el damnificado repercuten en forma

      unitaria. Esto aconseja que se fije una partida indemnizatoria que abarque ambos

      aspectos. En rigor, si bien conformarían dos índoles diversas de lesiones, se

      traducen en el mismo daño, que consiste, en definitiva, en la merma patrimonial

      que sufre la víctima por la disminución de sus aptitudes para el desempeño de

      cualquier trabajo o actividad productora de beneficios materiales.

      La incapacidad permanente es objeto de indemnización aunque el damnificado

      continúe ejerciendo una tarea remunerada, esto es, al margen de que desempeñe

      o no una actividad productiva, pues la integridad psicofísica tiene en sí misma

      un valor indemnizable2. Y aunque este último criterio pueda ser cuestionado por

      P.Vallespinos, Instituciones de Derecho Privado, H., Buenos Aires, tomo 4 p.

      1

      293, con adhesión de Bueres, Z. de G., L., L.M., C..

      2

      CSJN, Fallos 340:1038 del 10/8/17, “O., S.M.c.ón ART”, consid. 7;

      art. 5.1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa

      Rica).

      Fecha de firma: 11/08/2021

      Alta en sistema: 12/08/2021 2

      Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA

      Firmado por: A.P.R., SECRETARIO INTERINO

      Firmado por: G.G.Z., JUEZ DE CAMARA

      autorizada doctrina, se coincide en que la integridad posee, cuanto menos, ese

      valor económico a título mediato, como medio de alcanzar ventajas3.

      En el estudio de este aspecto del reclamo, la jueza de primera instancia admitió

      la incapacidad física y desestimó el daño psíquico, por lo que fijó una

      indemnización en concepto de daño físico de $ 170.000.

      La crítica de la parte actora se centra exclusivamente en el rechazo de la

      incapacidad psíquica, la que solicita que sea admitida y cuantificada. La

      aseguradora, por su parte, se agravia del monto fijado por considerarlo excesivo

      e injustificado y pide que sea reducido.

      De acuerdo al estudio pericial presentado en págs. 462/473 y a la posterior

      presentación de págs. 509/510, como consecuencia del hecho B. presenta

      una incapacidad física parcial y permanente del 5%. La experta examinó la

      movilidad activa, pasiva y contraresistencia en la región del tobillo y del pie

      derecho y destacó que los movimientos de rotación lateral se encuentran

      disminuidos, con dolor en el sector externo inframelaolar, sensación de que

      pierde fuerza en el tobillo e inseguridad al pisar.

      Si bien en el informe se indicó que las pruebas para desplazarse con apoyo sobre

      el borde externo del pie y en punta de pies no presentaron particularidades y que

      la inspección del apoyo monopodálico demostraron estabilidad para el miembro

      inferior derecho (pág. 466), ello no permite sostener que la actora continuara su

      vida normalmente, dada la concreta repercusión que las consecuencias proyectan

      sobre la vida de relación de la accionante. Desde antes del accidente, B.

      desarrollaba formación en danza clásica, disciplina que desde luego implica una

      exigencia física mayor a la media. Por ello, a los fines de la incapacidad no

      pueden dejarse de lado las referencias que la experta incorporó en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR