En Brasil, la violencia y una muerte restan vigor a las protestas

 
EXTRACTO GRATUITO

RÍO DE JANEIRO.- Ocho meses después de llamar la atención de todo el mundo, http://www.lanacion.com.ar/1627253-violentas-protestas-en-brasilen Brasil se encuentran ahora en una encrucijada. Cuando se esperaba que las marchas en reclamo de mejores servicios públicos, en rechazo de la corrupción y en contra del http://www.lanacion.com.ar/1593353-cedio-el-gobierno-en-brasil-pero-siguen-las-protestas-en-las-callesadquirieran mayor intensidad ante la cercanía del campeonato, la muerte de un camarógrafo televisivo en una protesta la semana pasada conmocionó al país y sembró dudas sobre el futuro de la movilización.Santiago Andrade, de 49 años, que trabajaba para el canal Bandeirantes, murió el lunes pasado como consecuencia de la explosión al lado de su cabeza de una bengala lanzada por manifestantes que participaban de una protesta contra el aumento del precio de los pasajes en Río de Janeiro, el jueves anterior.Dos jóvenes, el tatuador Fabio Raposo (22) y el empleado de un hospital, Caio Silva de Souza (23), fueron detenidos, acusados de homicidio y de ser miembros de los grupos anarquistasBlack Blocs, que desde junio pasado, cuando comenzaron las marchas, protagonizaron fuertes choques con la policía. Además, provocaron disturbios y destrozos en las principales ciudades brasileñas, mientras la población en general tomaba distancia."La opinión pública está ampliamente a favor de las manifestaciones, siempre que sean sin violencia, sin depredación del patrimonio público o privado. Con la actuación de los Black Blocs, las manifestaciones se vaciaron porque ése no es el objetivo de la población. Con la muerte del camarógrafo puede haber un vacío aún mayor de las protestas", subrayó a LA NACION Marcia Cavallari Nunes, directora de la consultora Ibope Inteligencia.De hecho, la encuestadora Datafolha publicó ayer un estudio hecho en Río los días siguientes a la muerte de Andrade, que señala que si bien el 56% de los cariocas respalda todavía las protestas, se trata del menor índice de apoyo desde junio. Un 40% las rechaza. Además, una inmensa mayoría, el 95%, condena los actos de violencia y de vandalismo, y el 90% reprueba que los manifestantes cubran sus rostros. En tanto, un 89% considera que la policía es poco o nada eficiente para lidiar con este tipo de marchas."Es una pena que esa movilización ciudadana que surgió espontáneamente se haya descarrilado. La gente tenía reclamos muy concretos para la mejora de los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA