Boudou acusó a los Ciccone y negó nexos con la imprenta

 
EXTRACTO GRATUITO

En un hecho sin precedente, declaró ayer, por primera vez, como acusado del caso Ciccone. Dijo que de ningún modo se apropió de la imprenta, que la versión de los dueños originales de la empresa fue una y que el juzgado que lleva la causa omitió investigar a "empresarios de fuste" que, según él, estuvieron detrás del traspaso de la compañía.Cuando el juez le preguntó puntualmente a qué empresarios se refería, el vicepresidente nombró sólo a Raúl Moneta, hoy afectado por una grave enfermedad. Lo consideró clave en la ruta del dinero y comparó su actuación con la que tuvo en otros tiempos el empresario Alfredo Yabrán, quien, según Boudou, también fue financista de los Ciccone, como Moneta.Además, sostuvo que , como facturas "de cable" (por los servicios de su departamento), y no los millones que, dijo, movieron empresarios importantes.La indagatoria, que Boudou pedirá ampliar, fue apacible, según fuentes tribunalicias. Durante las ocho horas que duró la audiencia, el vicepresidente cuestionó algunas decisiones del juzgado y criticó la marcha de la causa, pero no denunció al juez. Dejó a salvo de sus críticas al jefe de la AFIP, , y no se salió de su discurso mediático.Boudou llegó a los tribunales de Comodoro Py minutos después de las 11, acompañado por sus abogados. No quiso entrar por el sótano. Subió sonriente las escalinatas centrales del edificio, saludando, mandando besos y haciendo la "V" de la victoria. "Gracias, gracias", decía a todos los que le gritaban y también a una mujer que, cara a cara, le dijo "¡ladrón!".. Boudou insistía en que lo dejaran filmarla para transmitirla en vivo. El juez, que ya le había dicho que no dos veces, volvió a negarse, y el vicepresidente le dijo que era "falaz" su argumento de que el expediente era secreto. Criticó entonces supuestas filtraciones de información que se publicaba en Clarín y LA NACION. Varias veces a lo largo de su exposición Boudou volvió sobre su denuncia de "linchamiento mediático".Cerrado este tema, antes de empezar a defenderse, el vicepresidente le pidió al juez que le aclarara con qué pruebas lo acusaba de haber sido dueño de Ciccone. Pero Lijo le advirtió que eso no era "un diálogo" sino una indagatoria, donde quien recibía las preguntas era el acusado. Después de que le leyeron las acusaciones, el vicepresidente hizo un relato de su versión del caso, donde negó haber tenido cualquier "interés" en el levantamiento de la quiebra de Ciccone. Si...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA