Bottas marcó la diferencia con un movimiento de 201 milésimas

 
EXTRACTO GRATUITO

Una sonrisa contenida enseñó Mercedes en el Gran Premio de Austria. Entre el festejo pleno con la victoria de Valtteri Bottas y la desazón porque Lewis Hamilton, su mejor espada, se alejó de Sebastian Vettel, el puntero del Campeonato de Pilotos. Una carrera que al igual que la desarrollada en Azerbaiján, dos semanas atrás, tuvo un espacio para la polémica, con la investigación del movimiento de largada del finlandés, vencedor desde el semáforo a la bandera de cuadros. La maniobra no tuvo la repercusión ni la tensión de la protagonizada por Vettel y Hamilton, aunque demuestra que en la Fórmula 1 se batalla en la pista y fuera del trazado con la misma intensidad.

Vencedor por primera vez en Sochi, Rusia, en la cuarta carrera del calendario, Bottas desanduvo en el trazado de Spielberg un Gran Premio sin errores de principio a fin: desde el perfecto movimiento de largada, cuando aceleró el monoplaza apenas 201 milésimas después de que se apagaran los semáforos, a la contención en el desenlace de Vettel, que con Ferrari exigió al límite al finlandés, aunque no logró empujarlo a la equivocación. Con la nueva victoria acumuló 136 puntos, a 35 del líder Vettel; Hamilton, que terminó en el 4to puesto, lo persigue con 151, mientras que Daniel Ricciardo (Red Bull) ocupó al tercer escalón del podio y completa el póquer, con 107. La reacción de Bottas alimentará una puja interna, algo que no aparecía en los planes de Mercedes, que en 2016 tuvo una verdadera guerra de pilotos con Nico Rosberg y Hamilton.

"¡El champán sabe muy bien! La primera victoria es especial, pero este es recién mi segundo triunfo", comentó exultante Bottas, que también hizo un análisis del rendimiento. "Fue mi mejor fin de semana, con pole position y victoria. Espero que podamos seguir así. La salida fue perfecta, la mejor que he hecho en mi vida; tuve un blistering masivo en la rueda trasera izquierda en el segundo stint, que hizo que el auto fuera difícil de llevar. Perdía más y más rendimiento, pero estuve concentrado. No era la primera vez que tenía que mantener detrás a Sebastian [lo contuvo en el triunfo en el GP de Rusia]. Aún estoy en la lucha por el campeonato", advirtió el ganador.

Las felicitaciones por el triunfo no se hicieron esperar en Mercedes. El director ejecutivo Toto Wolff y el director técnico James Allison se refirieron a la tarea del nórdico. "Estuvimos nerviosos cuando escuchamos que estaba bajo investigación, pero logró un resultado perfecto", lo alentó...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA