Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala A, 17 de Diciembre de 2019, expediente CIV 080617/2013/CA002

Fecha de Resolución17 de Diciembre de 2019
EmisorCamara Civil - Sala A

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA A

80617/2013

BORREGO LEANDRO EMANUEL c/ SUAREZ LUIS Y OTROS

s/DAÑOS Y PERJUICIOS(ACC.TRAN. C/LES. O MUERTE)

En la Ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los días del mes de diciembre del año dos mil diecinueve, reunidos en acuerdo los señores jueces de la S. “A” de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil,

para conocer en los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: “B., L.E. y otro c/ S., L. y otros s/ daños y perjuicios (acc. tran. c/ les. o muerte)”, respecto de la sentencia de fs. 354/358 el tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿SE AJUSTA A DERECHO LA

SENTENCIA APELADA?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: señores jueces de cámara doctores: S.P. - RICARDO LI ROSI -

H.M.

A LA CUESTIÓN PROPUESTA,

EL DR. S.P. DIJO:

  1. La sentencia de fs. 354/358 hizo parcialmente lugar a la demanda y, en consecuencia, condenó a L.S. a abonar la suma de $ 280.212 a L.E.B..

    Hizo extensiva la condena a Provincia Seguros S.A., en los términos del art. 118 de la ley 17.418.

    A fs. 360 el actor apeló la sentencia;

    funda su recurso a fs. 390/393. Este último no fue contestado por los emplazados.

    1. de firma: 17/12/2019

    Alta en sistema: 10/02/2020

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.M., JUEZ DE CAMARA

    A fs. 362 interpuso recurso de apelación el demandado L.S., quien expresa sus agravios a fs.

    384/388. La citada en garantía apeló a fs. 363, y funda su recurso a fs.

    384/388. Ambas presentaciones son replicadas por el actor a fs.

    395/399.

  2. Memoro que los jueces no están obligados a hacerse cargo de todos y cada uno de los argumentos expuestos por las partes ni a analizar las pruebas producidas en su totalidad, sino que pueden centrar su atención únicamente en aquellos que sean conducentes para la correcta decisión de la cuestión planteada (art. 386, Código Procesal).

    Aclaro que, al cumplir los agravios de los emplazados la crítica concreta y razonada que prescribe el art. 265

    del Código Procesal, en aras de la amplitud de la garantía de defensa en juicio, y conforme al criterio restrictivo que rige en esta materia (Gozaini, O.A., Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Comentado y Anotado, La Ley, Buenos Aires, 2006, t. II, p.

    101/102; K., J.L., Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Comentado y Anotado, Lexis Nexis, Abeledo-Perrot,

    Buenos Aires, 2003, t. I, p. 426), no propiciaré la sanción de deserción que postula el actor, con excepción de lo que diré respecto de los agravios relativos a la responsabilidad y los rubros “tratamiento psicológico” y “daño moral” (vid. infra ap. III y IV)

    Por otra parte creo menester poner de resalto que, si bien a partir del 1 de agosto de 2015 ha entrado en vigor el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, los hechos ventilados en el sub lite (y por ende, la constitución de la obligación de reparar) han acaecido durante la vigencia del Código Civil derogado. Por consiguiente –y con excepción de lo que enseguida diré respecto de la cuantificación del daño– la cuestión debe juzgarse –en principio– a la luz de la legislación derogada, que mantiene ultractividad en este supuesto (art.

    1. de firma: 17/12/2019

    Alta en sistema: 10/02/2020

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.M., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA A

    7, Código Civil y Comercial de la Nación; vid. R., P., Le droit transitoire. C. des lois dans le temps, D., Paris, 2008, p.

    188/190; K. de C., A., La aplicación del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes,

    Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, 2015, p. 158).

    Debe hacerse excepción a esta regla en lo que respecta a las normas relativas a la cuantificación del daño,

    dado que ellas no se refieren a la constitución de la relación jurídica (obligación de reparar) sino solo a las consecuencias de ella, y no varían la naturaleza ni la extensión de la indemnización que tiene derecho a percibir la víctima, pues se limitan a sentar una pauta para su liquidación. En este sentido dice K. de C.: “Hay cierto acuerdo en que debe distinguirse entre la existencia y la cuantificación del daño. La segunda operación debe realizarse según la ley vigente en el momento en que la sentencia determina la medida o extensión” (K. de C., A., La aplicación del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes. Segunda parte, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, 2016, p. 234).

    Por este motivo las reglas contenidas en los arts. 1741 –último párrafo–, 1746 y concs. del Código Civil y Comercial son directamente aplicables al sub lite.

    Señalo que, incluso en los aspectos que continúan siendo regidos por la legislación derogada, las disposiciones del Código Civil y Comercial constituyen una valiosísima pauta interpretativa, en tanto condensan las actuales tendencias doctrinales y jurisprudenciales y expresan además la intención del legislador de nuestros días (esta sala, 25/6/2015, “.,

    J.M.c.B., C.R. y otros s/ Daños y perjuicios”;

    ídem, 30/3/2016, “F., C.E.c.D.P., V.G. y otro s/

    Daños y perjuicios”, expte. n.° 11.725/2013; ídem, 11/10/2016, “.,

    J.O.c.A., A.B. y otro s/ Nulidad de acto F. de firma: 17/12/2019

    Alta en sistema: 10/02/2020

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.M., JUEZ DE CAMARA

    jurídico” y “A., A.B. y otro c/ R., J.O. s/

    Restitución de bienes”, exptes. n.° 47.289/2001 y 38.328/2003; CAC

    y C, Azul, sala II, 15/11/2016, “F., R.A.c.F.M., y otra s/ Desalojo”, LL 2017-B, 109, RCCyC 2017 (abril),

    180; G., J.M., “La responsabilidad civil y el derecho transitorio”, LL 16/11/2015, 3).

    Finalmente, es conveniente explicar brevemente por qué, pese a algunos avatares legislativos, continúa plenamente vigente la doctrina plenaria elaborada a lo largo del tiempo por esta cámara. En efecto, si bien el art. 303 del Código Procesal fue derogado por el art. 12 de la ley 26.853, en virtud del art.

    15 de aquella norma tal disposición recién entraría en vigor a partir de la efectiva integración y puesta en funcionamiento de los tribunales que allí se crearon (vid. la acordada n° 23/2013 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación). Ahora bien, esos tribunales nunca vieron la luz, y de hecho, el art. 4 de la ley 27.500 abrogó –a su vez– la ley 26.853 –con excepción de su art. 13– y reinstauró el recurso de inaplicabilidad de ley y la obligatoriedad de los fallos plenarios.

  3. Corresponde analizar, en primer término, las quejas de los emplazados relativas a la responsabilidad que les imputó la sentencia.

    En la decisión apelada, el juez responsabilizó a L.S. por el accidente automovilístico que tuvo lugar el día 22 de mayo de 2013 en la autopista Acceso Oeste, con fundamento en el artículo 1113 del Código Civil derogado. En esta alzada, los condenados cuestionan tal decisión sobre la base de tres argumentos: primero, que el perito ingeniero no habría logrado determinar la forma en que ocurrió el accidente; segundo, que la carga de la prueba del daño recae sobre el accionante; y tercero, que la sentencia sería arbitraria “entendiendo que en la misma se está

    atribuyendo la responsabilidad por accidente de tránsito a una parte F. de firma: 17/12/2019

    Alta en sistema: 10/02/2020

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.M., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA A

    que al momento de la producción la prueba solicitada por el actor no se puedo determinar presunción responsabilidad alguna sobre el Sr.

    S.” (sic, fs. 380 in fine y 385 in fine).

    Ahora bien, tales quejas no constituyen una crítica concreta y razonada de lo decidido en la sentencia de grado.

    En efecto, para afirmar la existencia de responsabilidad, en la sentencia se consideró, por un lado, la declaración testimonial que D.P. efectuó en la causa penal “S., L. s/ lesiones culposas”, expte. n.° 09-01-003915-13 y, por otro, el hecho de que los emplazados no hayan acreditado la existencia de una causa que conduzca a eximirlas de responder.

    Fueron dichos elementos, juzgados a la luz del artículo 1113 del referido Código Civil, los que llevaron al sentenciante a responsabilizar al demandado y a la citada en garantía.

    Sin embargo, más que criticar tal juzgamiento, los quejosos ensayan argumentos que, pese a estar vinculados al hecho sub examine, no significan un cuestionamiento razonado y concreto de lo decidido, por lo que propongo declarar desierto, en este aspecto, los recursos de los emplazados (art. 265,

    Código Procesal).

    A todo evento, incluso en la hipótesis de que se considere que dichos agravios solventan la carga impuesta por el artículo 265 del Código Procesal, señalo que al haberse acreditado el contacto material entre ambos vehículos (vid. el reconocimiento de los emplazados de fs. 50 y 63) opera una presunción de adecuación causal que solo puede ser desvirtuada si se acredita la intervención de una causa ajena; vale decir, el hecho de la víctima, de un tercero por quien no tenga el deber jurídico de responder o, en fin, el caso fortuito o la fuerza mayor (P., R.D., Responsabilidad civil por riesgo creado y de empresa, La Ley,

    1. de firma: 17/12/2019

      Alta en sistema: 10/02/2020

      Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

      Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

      Firmado por: H.M., JUEZ DE CAMARA

      Buenos Aires, 2006, t. II, p. 141; Z. de González, M.,

      Responsabilidad por riesgo, H., Buenos Aires, 1997, p. 43;

    2. de C., A., comentario al artículo 1113 en Belluscio, A.C.Z., E.A. (dirs.), Código Civil y leyes complementarias comentado, anotado y concordado, Astrea,

      Buenos Aires, 1994, t. 5, p. 460...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR