Boom retro: los hits de los noventa que vuelven a tomar fuerza

 
EXTRACTO GRATUITO

Masas pegajosas, riñoneras, consolas de videojuegos, zapatillas toscas y hasta el paddle. Consumos que caracterizaron la década del noventa vuelven hoy a ganar terreno en el mercado. Según los especialistas, hay una mirada nostálgica que tracciona el retorno de productos de otras épocas, pero con algunos cambios en relación con el momento en que alcanzaron su auge comercial.Fernando Moiguer, CEO de la consultora que lleva su apellido, señaló que en un escenario en el que no se encuentran referencias definidas existe una vuelta hacia símbolos culturales del pasado. "Funcionan como elementos que llenan de contenido los vacíos de la posmodernidad: son regresos a experiencias con carga simbólica propia y definida, elementos que no requieren construcción, atajos a la formación de pertenencia y un refugio emocional", sostuvo.Sin embargo, el experto en estrategia de negocios explicó que los elementos no vuelven al mercado en forma masiva, sino direccionados a un determinado segmento. "Estas referencias icónicas ya no son absolutamente multitarget como en sus orígenes. Si bien se mantienen como códigos compartidos, en su consumo se vuelven opciones de nicho, y esto tiene que ver con que hoy ya no existe una hegemonía cultural, sino una serie de estímulos fragmentados para mercados que no siempre interactúan ni comparten íconos entre ellos", expuso Moiguer.Para chicos y grandesLa ola noventosa llegó a varios rubros. Uno de ellos es el de los juguetes, donde volvieron, escondidas bajo nuevos nombres, las masas pegajosas. Slime, asquimoco, masa mágica: todas son furor entre los más chicos."La masa de moldear viene creciendo en los últimos años muy fuertemente porque es muy didáctica. Es muy pedida sobre todo por los psicopedagogos y los colegios, más que por las madres en sí, que se quejan porque tienen todos los sillones pegoteados", dijo Matías Furió, presidente de la Cámara Argentina del Juguete.Furió indicó que en Estados Unidos las consolas de videojuegos vintage también están de vuelta y es muy posible que esa tendencia llegue a la Argentina con los dos o tres meses de retraso habituales. "Además, esas consolas chiquitas, con 150 juegos incorporados, son muy baratas -es puro plástico, poca tecnología- y creo que, en un contexto económico complicado como el actual, pueden andar muy bien", agregó.Las consolas de juego arcade -grandes como una heladera, dispuestas por lo general en locales "de fichines"- también volvieron a recuperar protagonismo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA