Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala B, 19 de Mayo de 2023, expediente CIV 006204/2013/CA001

Fecha de Resolución19 de Mayo de 2023
EmisorCamara Civil - Sala B

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA B

BOGADO, C.C.C./ EXPRESO LOMAS S.A. (LÍNEA 165)

Y OTROS S/ DAÑOS Y PERJUICIOS (ACC. TRAN. C/ LES. O

MUERTE) (E.. n° 6204/2013)

Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los días del mes de mayo de dos mil veintitrés, en reunión para Acuerdo la Sra. Jueza y los Señores Jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, S.B., para conocer en el recurso interpuesto en los autos caratulados: “BOGADO, C.C.C./ EXPRESO

LOMAS S.A. (LÍNEA 165) Y OTROS S/ DAÑOS Y PERJUICIOS (ACC. TRAN. C/

LES. O MUERTE) (E.. n° 6204/2013)”, respecto de la sentencia dictada el 19/03/21,

el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Es ajustada a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: Dra. L.F.M.-.D.R.P. - Dr.

CLAUDIO RAMOS FEIJÓO -

A la cuestión planteada la Dra. M. dijo:

  1. Antecedentes El 19/02/2013 C.C.B. accionó contra Expreso Lomas S.A. y Metropol Sociedad de Seguros Mutuos, pretendiendo el resarcimiento de los daños y perjuicios que dijo haber sufrido el 28/06/2010, en un accidente de tránsito.

    Según el relato de los hechos formulado en el escrito inicial, el individualizado día y aproximadamente a las 10:00 horas, la Sra. Bogado “viajaba a bordo del interno 24 de la línea 165, haciéndolo por la Av. H.Y. en dirección hacia la estación de Lanús”, cuando “en las inmediaciones de la Clínica Modelo” el individualizado colectivo resultó “embestido en su parte trasera por otro ómnibus de la línea 51”; suceso que provocó “serias lesiones” en la actora, en virtud de las cuales “la trasladan al Hospital N.L. de la localidad de Lanús, donde le diagnostican politraumatismos varios debiendo permanecer por guardia varias horas debido a los fuertes dolores que la misma sufría”.

    Fecha de firma: 19/05/2023

    Firmado por: L.F.M., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: R.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.R.F., JUEZ DE CAMARA

    En ocasión de contestar la demanda, la apoderada de Expreso Lomas S.A.

    y de su aseguradora Metropol Sociedad de Seguros Mutuos negó pormenorizadamente los hechos relatados en el escrito inicial. Particularmente, negó la calidad de pasajera invocada por la Sra. B.; pero sin embargo, reconoció que el 28/06/10 el interno 24

    de la línea 165 fue protagonista de un siniestro, al recibir “un impacto de atrás por otro colectivo de la línea 177”. Y con relación al referido evento, sostuvo que fue “generado por la culpa exclusiva del conductor del colectivo de la línea 177”. Sobre esa base,

    afirmó que “de acreditarse en autos la calidad de pasajera de la Sra. Bogado y haber sufrido las lesiones por las que acciona, existe culpa de un tercero” por el cual sus representados no deben responder. En tal entendimiento, citó como “terceros de intervención obligada” a Empresa San Vicente S.A.T., a su aseguradora y al chofer del colectivo de la línea 177.

    A su turno, la representante de Empresa San Vicente S.A.T. y de su asegurada citada en garantía, Protección Mutual de Seguros del Transporte Público de Pasajeros, negó tanto los hechos relatados por la actora en su primera presentación, así

    como el suceso invocado por los emplazados Expreso Lomas S.A. y Metropol Sociedad de Seguros Mutuos; y con base en tal postura, solicitó el “absoluto rechazo de la demanda, con costas”.

    Cabe añadir que el 02/03/2016 se tuvo por desistida la citación respecto del aludido chofer de la línea 177.

    La Sra. Jueza de grado, tras encuadrar el caso en el marco del art. 184 del Código de Comercio vigente a la época del hecho alegado, y de la Ley de Defensa del Consumidor -n° 24.240-, relevó el material existencial de autos y decidió rechazar la demanda, con costas a la actora vencida, por entender que no pueden tenerse por acreditados “los extremos fundantes de la pretensión, esto es, el nexo contractual entre la parte demandada y la actora, y por consiguiente, la existencia misma del hecho productor de los daños invocados”. Las costas por la intervención de la tercera citada y de su aseguradora citada en garantía, Empresa San Vicente S.A.T. y Protección Mutual de Seguros del Transporte Público de Pasajeros, las impuso a cargo de la parte demandada y de su citada en garantía, Expreso Lomas S.A. y su aseguradora Metropol Sociedad de Seguros Mutuos, respectivamente (ver sentencia dictada el 19/03/21).

  2. Los agravios Contra el citado pronunciamiento expresó agravios: la parte actora,

    mediante presentación del 27/10/22, replicada el 14/11/2022 por: el representante de la parte demandada y su citada en garantía, aquí, y por la apoderada de la citada como tercero y su citada en garantía, aquí.

    Fecha de firma: 19/05/2023

    Firmado por: L.F.M., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: R.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.R.F., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA B

    La Sra. B. pretende revertir el rechazo de la acción incoada,

    argumentando, en sustancia, que la causa penal acompañada por aquella, las constancias médicas reunidas en autos, y los informes periciales con los que se cuenta -médico y psicológico- habilitan a tener por demostrada la “ocurrencia del suceso” relatado en la demanda y su “calidad de pasajera transportada”. Ello, luego de destacar que la propia parte demandada admite en su responde “la colisión de dos ómnibus de pasajeros” y subrayar, por otra parte, que como ella “es discapacitada y no poseía ni sube ni boleto,

    sino el pase de discapacidad, en donde una vez que subía a un medio de transporte (…)

    no era obligatorio el uso de la tarjeta SUBE (…)”. Y adicionalmente, señala que la experticia psicológica con la que se cuenta fue llevada a cabo “8 años después de ocurrido el suceso”, lo cual, según la apelante, explica que no haya podido recordar la fecha del siniestro en oportunidad de ser entrevistada por la licenciada en psicología interviniente, circunstancia que el a quo valoró como elemento coadyuvante de su resolución.

    USO OFICIAL

  3. Aclaraciones preliminares Antes de entrar en el examen de los agravios, creo oportuno recordar que,

    luego de estudiar todas y cada una de las argumentaciones de las partes y las pruebas producidas, en mi voto destacaré sólo aquellas que sean conducentes, apropiadas y posean relevancia para resolver el caso (cfr. C.S.J.N., Fallos: 258:304; 262:222; 265:301;

    272:225; 274:113; 280:3201; 144:611, entre otros; art. 386, última parte, del C.P.C.C.N).

  4. Responsabilidad Como es sabido, para que haya responsabilidad -cualquiera sea su fundamento-, se debe probar la presencia de un nexo causal entre el daño acaecido y el hecho que se imputa al accionado. Bien se ha dicho al respecto que la fase primaria de la actividad probatoria está en cabeza del demandante, a quien le incumbe demostrar -al menos- la relación de causalidad puramente material (ver art. 377 del CPCCN, cfr. B.B., L.M., "Tratado de las obligaciones", t. II, Ed. Astrea, p. 312; B.A., J., "Teoría general de la responsabilidad civil", Ed. A.P., p. 361;

    T.R., F.A. y L.M., M.J., "Tratado de la responsabilidad civil",

    t. I, Ed. La Ley, p. 582).

    Fecha de firma: 19/05/2023

    Firmado por: L.F.M., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: R.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: C.R.F., JUEZ DE CAMARA

    Vale la pena recordar que la actividad probatoria constituye, como toda carga procesal, un imperativo del propio interés (ver art. 377 del CPCCN, cfr. Palacio,

    Lino, “Manual de Derecho Procesal Civil”, A.P., 2004, pág. 399).

    Así, el artículo 377 CPCCN es claro cuando dispone que cada una de las partes debe probar el presupuesto de hecho de la norma o normas que invocare como fundamento de su pretensión, defensa o excepción. Esta directiva significa que se pone en cabeza de quien alega un hecho la carga de su prueba. Es que la obligación de afirmar y probar se distribuye entre las partes, dejando a la iniciativa de cada una de ellas la posibilidad de hacer valer los hechos que pretendan sean considerados como verdaderos en el proceso (cfr. C., G., "Principios de Derecho Procesal Civil”, t. II,

    pág. 253).

    Por lo tanto, la Sra. B. tenía la carga de acreditar mínimamente -en su carácter de parte actora- que el suceso en el que funda su acción existió y que además ocurrió de la manera en que lo relató en su demanda.

    En ese marco de análisis, adelanto desde ya que, en función de lo que desarrollaré a continuación, coincido con la resolución de la magistrada de primera instancia, pues considero que no existen elementos suficientes en estos actuados como para tener por demostrado, en forma certera, que el 28/06/10 la actora sufriera los daños narrados en su presentación inicial, durante el transporte y cuando se encontraba en el interior de un vehículo de la empresa de transportes demandada.

    En primer lugar, debo aclarar que no ignoro que Expreso Lomas S.A. y su aseguradora Metropol Sociedad de Seguros Mutuos reconocieron, en su responde, que el 28/06/10 el interno 24 de la línea 165 (en adelante, el “colectivo”), que estaba al mando del chofer S.A.Á., fue protagonista de un siniestro, al recibir “un impacto de atrás por otro colectivo de la línea 177”; pero no sin dejar de señalar que los nombrados emplazados fueron contestes, a la vez, en negar en aquella oportunidad que la actora se hubiera encontrado circulando a bordo del colectivo. De modo que, aunque haya ocurrido un siniestro, cabe destacar que el aludido reconocimiento no indica, por sí

    mismo, que al momento de producirse el referido suceso, la Sra. B. viajaba en el colectivo, en calidad de pasajera (ver fs. 70/72, cfr. art. 386 del CPCCN).

    Sentado lo anterior, cabe apuntar que la actora, en su primera presentación,

    sostuvo que “prueba del contrato de transporte” que la “unió (…) con la empresa demandada es el boleto” que dijo adjuntar a la demanda, pero que sin embargo no aportó.

    Y en tal contexto, resulta llamativo que en esta instancia, la reclamante alegue que, como es...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR