Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala A, 6 de Febrero de 2020, expediente CIV 050835/2017/CA001

Fecha de Resolución 6 de Febrero de 2020
EmisorCamara Civil - Sala A

Poder Judicial de la Nación 50835/2017

BOFFO, LUCIA c/ EL PUENTE S.A.T. s/DAÑOS Y

PERJUICIOS(ACC.TRAN. C/LES. O MUERTE)

En la Ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los días del mes de febrero del año dos mil veinte, reunidos en acuerdo los señores jueces de la S. “A” de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: “BOFFO, Lucía c/ EL PUENTE S.A.T. s/DAÑOS y PERJUICIOS”, respecto de la sentencia de fs. 256/264 el tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿ES AJUSTADA A DERECHO LA

SENTENCIA APELADA?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: señores jueces de cámara doctores:

H.M. – S.P.- RICARDO LI ROS

I.-

A LA CUESTIÓN PROPUESTA EL DR.

H.M., DIJO:

  1. - La sentencia de fs. 256/264 admitió la demanda promovida por Lucía B. contra “El Puente Sociedad Anónima de Transportes”, titular del rodado marca Mercedes Benz (dominio AA 186 BB), con motivo del accidente ocurrido el día 11 de agosto de 2016, a las 20 hs. Asimismo, hizo extensiva la condena contra “Garantía Mutual de Seguros del Transporte Público de Pasajeros”, de acuerdo a lo previsto por el art. 118 de la ley 17.418.-

    Según lo relatado en el escrito de demanda, en esa oportunidad, la demandante guiaba su bicicleta por la calle J.S., de esta Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Indicó que, previo a arribar al cruce con la Avenida Corrientes, el interno 73 de la línea de colectivos n° 128 (propiedad Fecha de firma: 06/02/2020

    Alta en sistema: 03/03/2020

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.M., JUEZ DE CAMARA

    de la emplazada), se cruzó de izquierda a derecha para aproximar la unidad a la parada ubicada en el lugar y embistió con su parte trasera derecha a la bicicleta guiada por la actora. Ambos rodados avanzaban en idéntico sentido de circulación.-

    El Sr. Juez de grado destacó que no se produjo prueba en la causa que permitiera tener por acreditada la causal de exoneración invocada como argumento defensivo; esto es, que el contacto entre los rodados tuvo lugar por el hecho de la propia víctima.-

    Por tal motivo, entendió procedente el reclamo impetrado, condenando a la empresa de transportes y a su aseguradora a abonarle a la actora, en el término de diez días, la suma de Cuatrocientos Dos Mil Ochenta Pesos ($

    402.080), con más sus intereses y las costas del juicio.-

    Contra ese pronunciamiento se alzan en queja ambas partes.-

    La expresión de agravios de la actora luce a fs. 277/280, aunque no fue respondida por la contraria, centrándose las críticas en los montos concedidos por “daño psicológico”, “incapacidad física”, “daño moral”, “gastos futuros”,

    gastos médicos y de traslado

    y “privación de uso”.-

    Por su parte, las quejas vertidas por la empresa demandada y su compañía de seguros se encuentran agregadas a fs. 281/286 vta., y obtuvieron réplica de la accionante a fs. 288/291. A. se sustentan en la responsabilidad por el hecho ilícito atribuida a estas apelantes, como también respecto a las partidas “incapacidad física”, “daño moral” y a la tasa de interés establecida.-

  2. - Por motivos de orden metodológico, en primer término se abordará

    el estudio de las críticas introducidas por la emplazada y la citada en garantía,

    en tanto se refieren a la responsabilidad que les fue atribuida en esta contienda.-

    Alegan las apelantes que la sentencia de grado denota un error en la interpretación de la prueba, al considerar no demostrada la causal de exoneración invocada al contestar demanda. Indican que en el expediente Fecha de firma: 06/02/2020

    Alta en sistema: 03/03/2020

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.M., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación penal se dispuso el sobreseimiento del conductor del colectivo, que se aportó

    la denuncia de siniestro oportunamente efectuada y que se presentó como testigo el chofer de aquella unidad. Aseguran que esos elementos acreditan la ruptura del nexo causal por el hecho exclusivo de la propia víctima. Añaden que la pericia mecánica se fundó en simples suposiciones, pues las fotografías glosadas en la causa punitiva carecen de claridad o definición para poder emitir un informe pericial de manera idónea. Aducen que tampoco se consideró la prueba fílmica.-

    En primer término, a fin de evaluar las críticas introducidas por los litigantes, procederé a señalar que, a partir del 1° de agosto de 2015 entró en vigor el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación. En tal sentido, siendo que la obligación ventilada en el sub lite acaeció durante la vigencia del nuevo ordenamiento jurídico, aquél resulta de plena aplicación al caso que nos convoca.-

    El art. 1757 del nuevo régimen prevé que toda persona responde por el daño causado por el riesgo o vicio de las cosas, o de las actividades que sean riesgosas o peligrosas por su naturaleza, por los medios empleados o por las circunstancias de su realización. Asimismo,

    dispone que esa responsabilidad es de carácter objetivo. El art. 1758 consagra como responsables al dueño y al guardián de la cosa riesgosa, de manera concurrente.-

    En líneas generales, el art. 1757, al igual que el anterior art. 1113, consagra la responsabilidad por el “riesgo y vicio de las cosas”. De manera que, en este aspecto, no hay diferencias importantes con relación al sistema anterior. El actor debe probar la legitimación activa y pasiva, la existencia del daño (que comprende la prueba del hecho) y la relación causal entre el hecho y el daño (conf. G., J.M.,

    comentario al art. 1757 en “Código Civil y Comercial de la Nación Comentado”, dirigido por L., R.L., T° VIII, p.576 y ss.).-

    Fecha de firma: 06/02/2020

    Alta en sistema: 03/03/2020

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.M., JUEZ DE CAMARA

    Es decir, el sistema es similar al que regía en el ordenamiento jurídico derogado, dado que la ley establece expresamente la responsabilidad objetiva del dueño y del guardián de las cosas riesgosas o viciosas.-

    Por esa razón, el damnificado solo debía acreditar el perjuicio sufrido y la intervención de la cosa que lo produjo o, lo que es lo mismo, la relación de causalidad puramente material entre el vehículo del cual se trata y el daño. Ello es así en la medida en que sobre el creador del riesgo gravita una presunción de adecuación causal, que únicamente puede ser desvirtuada si se acredita la intervención de una causa ajena; vale decir, el hecho de la víctima, de un tercero por quien no tenga el deber jurídico de responder o, en fin, el caso fortuito o la fuerza mayor (P., R.D., Responsabilidad civil por riesgo creado y de empresa, La Ley, Buenos Aires, 2006, t. II, p. 141; Z. de G., M.,

    Responsabilidad por riesgo, H., Buenos Aires, 1997, p. 43;

    K. de C., A., comentario al artículo 1113 en Belluscio,

    A.C.Z., E.A. (dirs.), Código Civil y leyes complementarias comentado, anotado y concordado, Astrea, Buenos Aires,

    1994, t. 5, p. 460; T.R., F.A., “Concurrencia de riesgo de la cosa y de culpa de la víctima”, LL 1993-B-306).-

    Ahora bien, en la hipótesis sometida a estudio, la parte demandada –con una versión de los hechos distinta- reconoció expresamente la ocurrencia del accidente, vale decir, el contacto del colectivo con la bicicleta (ver fs. 88 vta., apartado VI). De tal suerte, con la admisión de ese extremo, ha quedado relevada la actora de acreditar una conducta reprochable de la emplazada para articular el sistema de reparación civil consagrado mediante la responsabilidad objetiva del propietario, por lo que sólo debe analizarse si los condenados lograron demostrar la eximente que desvirtúa esa presunción legal. En efecto, su argumento defensivo fue centrado en la culpa de la propia víctima, al asegurar que la bicicleta embistió con su parte frontal Fecha de firma: 06/02/2020

    Alta en sistema: 03/03/2020

    Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.M., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación el ángulo trasero derecho de la unidad afectada al servicio de transporte. Por ende, éste es el extremo que debieron probar en la presente causa, a fin de acreditar el invocado hecho de la víctima y eximirse de responsabilidad por el acaecimiento del accidente.-

    Como puede apreciarse, el expediente penal (n°

    CCC 51389/2016, que en este acto tengo a la vista) culminó con el sobreseimiento del chofer del colectivo (cfr. fs. 78/78 vta. de dicha causa).

    Empero, la falta de configuración de un delito punitivo no conduce a impedir que se lleve a cabo la investigación civil de la eventual responsabilidad de los partícipes en el siniestro.-

    Cabe agregar, como bien se alega, que la citada en garantía aportó la denuncia de siniestro labrada en sede administrativa (20/09/2016), dando cumplimiento con la intimación que le fuera cursada en los términos del art. 388 del Código Procesal. En dicho documento se reconoció el contacto entre los rodados, asentándose que ello ocurrió en ocasión de disponerse la ciclista a traspasar al colectivo, perdiendo el equilibrio y produciéndose el contacto con la punta trasera derecha de esa unidad. Es decir, aquí se brinda una versión disímil al invocado contacto con el frente de la bicicleta, que fuera argumentado como defensa en la contestación de demanda. Además, como es sabido, no puede soslayarse que esa denuncia es una simple declaración unilateral sobre el modo en que los hechos ocurrieron, que no encuentra ningún sustento probatorio en la causa. Tampoco corrobora la secuencia fáctica detallada en la contestación de demanda, pues difiere con ella.-

    Desde otro ángulo, la pericia mecánica fue categórica al establecer que no surge del estudio de las actuaciones que la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR