Bo y Giacobone, dos argentinos triunfadores

Una de las imágenes inolvidables de la ceremonia de anteanoche tuvo como protagonista a Alejandro González Iñárritu, agradeciendo el premio al mejor guión por Birdman con la misteriosa voz que recorre su film y un sombrero como único disfraz. A su alredor estaban sus coautores, el norteamericano Alexander Dinelaris y los argentinos Nicolás Giacobone y Armando Bo, el dueño del sombrero en cuestión.

"Ahora es cábala. Voy a ser el del sombrero en todos los premios. Estábamos preocupados por el smoking porque cada vez que lo usaba perdíamos pero ahora cambió todo. Y habrá que repetirlo. Las medias y hasta el calzoncillo también", se ríe Bo desde Los Angeles en charla telefónica con LA NACION y a pocas horas de haber compartido evento y escenario con las estrellas de Hollywood. Aunque según cuenta el director de El último Elvis que ya había trabajado junto a su primo Giacobone en el guión de Biutiful también de Iñarritu, más allá del glamour propalado por los medios y las redes sociales, ahí todo se ve como una fiesta como cualquier otra. Con la misma comida de casamiento más o menos elegante aunque en el lugar de los novios estén George y Amal Clooney.

"Esas cosas no me movilizan mucho aunque por supuesto que es el sueño de cualquier persona que trabaje en cine estar ahí y a mí me ocurre con Nicolás, mi primo, es increíble", comenta el hijo de Víctor Bo y nieto de Armando y todavía se acuerda cuando hace más de dos años Iñárritu se comunicó con ellos para hacerles un pedido para su siguiente película.

"Nos llamó y nos solicitó dos cosas para que trabajáramos en el guión de su nuevo film; que fuera una comedia y poder hacerla en un solo plano. Muy tranquilo todo"...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba