El blanqueo de 2009 benefició a las empresas de Lázaro Báez

 
EXTRACTO GRATUITO

El anterior blanqueo de capitales impulsado por el gobierno de Cristina Kirchner, en 2009, http://www.lanacion.com.ar/1581930-lazaro-baez-se-presento-ante-la-justicia-y-declaro-ser-una-persona-de-biencomo uno de sus principales beneficiados, ya que se vio favorecido con la caducidad de una investigación de la AFIP que tenía a http://www.lanacion.com.ar/1581018-una-firma-del-grupo-cambiaba-cheques-en-la-rosaditaen la mira por evasión fiscal de unos 400 millones de pesos con el uso de facturas apócrifas.La alerta fue dada por Alberto Abad, ex director de la AFIP durante las gestiones de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, ante tres comisiones del Senado y confirmada por el senador Ernesto Sanz (UCR-Mendoza), quien precisó que la presión política ejercida por la Casa Rosada terminó con la renuncia y el desplazamiento de una docena de funcionarios del ente recaudador."Esto no hace más que avalar lo que decimos acerca de este nuevo blanqueo: que va a favorecer a los amigos del poder y va a abrir la puerta al lavado de activos provenientes de actividades ilícitas", aseguró Sanz en diálogo con La NACION. "Por eso el kirchnerismo no puede traer a Sbattella (José, director de la Unidad de Información Financiera sobre lavado de dinero) al Senado, porque no puede decir los nombres de los beneficiados con el blanqueo anterior", agregó. La revelación fue realizada por Abad anteayer en su exposición ante tres comisiones del Senado, en la que intentó alertar sobre el impacto negativo que el proyecto de "exteriorización de capitales", que impulsa el kirchnerismo y que discute la Cámara alta, tendrá sobre la cultura tributaria del país."En la moratoria anterior cayeron causas en la que estaban involucradas importantes empresas constructoras, de servicios públicos, supermercados y bancos", dijo Abad. "Por eso no podemos ver este proyecto sin analizar el pasado, sobre todo cuando el pasado está presente", alertó el ex jefe de los recaudadores. Abad evitó entrar en mayores precisiones, adujo que se lo impedía el secreto fiscal que su ex función aún le impone, pero Sanz tomó el guante y completó lo que el ex funcionario no pudo decir."Lo que acabamos de escuchar va a retumbar en las paredes de este Congreso", arrancó el legislador radical, tras lo cual le puso nombre y apellido a una de las personas beneficiadas por el anterior blanqueo."Lo que Abad no puede decir es que Austral Construcciones, de Lázaro Báez, estaba siendo investigada por evasión de 400 millones de pesos y que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA