Blanqueo de capitales y cooperación internacional en los delitos económicos

Autor:John Vervaele
 
EXTRACTO GRATUITO
Vervaele, Blanqueo de capitales y cooperación internacional en los delitos
1
Blanqueo de capitales y cooperación internacional
en los delitos económicos*
Por John Vervaele
1. Introducción. Fenomenología
Este es un tema un poco complejo, pero lo voy a hacer transparente. ¿Por qué
complejo? No sólo porque hay todo un desarrollo de internacionalización y globaliza-
ción, sino también, porque es un tema transversal: toca el derecho penal, el procesal
penal, el administrativo (sustantivo y procesal), el financiero, y el derecho internacio-
nal público.
Algunos de ustedes están familiarizados con los conceptos de lavado de acti-
vos pero algunos quizás un poco menos. Además aquí, en Argentina, todavía no hay
mucha experiencia con la lucha penal contra este fenómeno; hay muy pocos casos.
Pues por ese motivo, para decirlo francamente, creo que es necesario, como parte
de la introducción también, dar un par de ejemplos que, quizás, abren un poco los
ojos.
Pues voy a empezar con la fenomenología y un enfoque casi criminológico.
Después voy a ir un poco a la historia: de dónde viene este concepto, cómo se ha
ido articulando jurídicamente y por qué de esta manera. Es decir, ubicar la historia
de la política criminal vinculada con esta nueva tipificación y voy a tratar algunos as-
pectos de derecho penal, algunos problemas de tipificaciones y algunos aspectos
procesales (en mi opinión también muy importantes). Me gustaría tratar algunos as-
pectos de derechos humanos vinculados a ese fenómeno, y algunos aspectos de
cooperación internacional en materia penal.
Estoy leyendo una novela de Laura Restrepo, escritora colombiana, bien cono-
cida, y uno de sus clásicos es un libro que se llama “Delirio”. Si no lo han leído lo
aconsejo. El “delirio” se refiere tanto al delirio personal de una familia como al delirio
de la sociedad colombiana con lo que pasó en Medellín (y no sólo en Medellín), con
el cartel de Pablo Escobar. Y se puede leer en el libro que hay ciertos personajes
cuya profesión consiste, únicamente, en lavar activos del comercio de droga.
¿Por qué menciono eso? Porque viene al caso el primer caso histórico de con-
dena por el lavado de activos (después voy a conceptualizar lo que es). El primer
caso de condena penal en la historia viene de Estados Unidos de América, y no por
casualidad. Es un caso de 1988. Un banco, en aquel tiempo muy famoso, el BCCI
(The Bank of Credit and Commerce Internacional), fue condenado por blanqueo de
capitales. Era un banco importantísimo en aquel momento, activo en setenta países,
con casi quinientas sucursales. Desgraciadamente, una parte de este banco, se
había especializado en lavado de activos del cartel de Pablo Escobar; sobre todo,
por medio de sus sucursales en Florida.
* Extraído del artículo publicado en “Centro de Investigación Interdisciplinaria en Derecho Penal
Económico”, www.ciidpe.com.ar. Bibliografía recomendada.
Vervaele, Blanqueo de capitales y cooperación internacional en los delitos
2
Y pues, ya vemos aquí un poco la estructura del esquema de lavado. Primero,
colocando el dinero, después, ocultándolo en una serie de operaciones, para des-
pués recuperarlo para el consumo o para la reinversión (después voy a explicar el
esquema con más detalle). ¿Esto qué quiere decir? Pues que el dinero se ganó ob-
viamente primero en Estados Unidos de América con la venta y, después, la invirtie-
ron por medio de empresas y construcciones financieras. Lavado de activos es inge-
niería financiera. La invirtieron en Francia, en el Reino Unido, en Luxemburgo, en las
Bahamas, en Panamá, y también en algunos bancos de America del Sur, ocultándo-
lo y buscando vías de protección. Algunos países dan más protección que otros. Hay
algunos países que tienen, por ejemplo, secreto bancario; otros son paraísos fisca-
les, etcétera.
En mi propio país, más o menos en los mismos años, un poquito más tarde, al
inicio de los años 90, se condena por lavado de activos, en Holanda, un banco na-
cional, importante no a nivel internacional, pero un banco muy importante. Este ban-
co nacional, llamado “Slavenburg”, tenía cinco sucursales en Holanda, sede principal
en Ámsterdam y una sucursal, pero a sabiendas de la dirección, se especializó en
lavado de activos de una serie de grupos de tráfico, no de cocaína, no de heroína,
pero de marihuana. Claro, de los coffee shops, en Holanda. El consumo es legal,
pero el tráfico no y el lavado de activos tampoco, ya estaba tipificado. A este banco
nacional (hubo una investigación judicial muy a fondo), le costó la licencia (la autori-
zación de banco; todo el banco no sólo las sucursales). Los dirigentes de las sucur-
sales, fueron condenados penalmente; los dirigentes del banco fueron condenados
personalmente, la persona jurídica fue condenada penalmente por el lavado de acti-
vos. El banco tuvo que cerrar definitivamente sus puertas.
Hay un ejemplo que también ustedes pueden o podrían haber conocido, porque
salió en la prensa hace muy poco. Es un caso español, quizás más simple, no tan
institucional como el sector bancario; es el caso del señor Roldán, no se si les sue-
na; fue puesto en libertad anticipada. Roldán fue condenado por lavado de activos y
corrupción; era el jefe de la Guardia Civil española. Era primer jefe civil (no militar) y
se benefició con contratos de construcción de cuarteles militares. Es decir, cobró
porcentajes bastante elevados por los contratos que allí es un delito de corrupción,
por cierto. Y con el dinero pues, hizo una serie de operaciones financieras, lavándo-
lo, después comprando casas en toda Europa; fue condenado por los delitos de co-
rrupción y por los delitos de lavado de activo en España.
Tengo, además, aquí dos casos que quiero articular porque muestran, en pri-
mer lugar, el carácter mundial y segundo, el carácter complejo-jurídico. El primer ca-
so es muy reciente, ha salido en la prensa también. Es un caso de conspiración a
lavar capitales, a lavar activos, en contra de un señor que se llama Alfonso Portillo.
¿Les suena?, ex presidente de Guatemala. Portillo fue extraditado (si recuerdo bien)
de México a Guatemala por lo que había hecho; es decir, en el país había nombrado
en muchos ministerios amigos (funcionarios y ministros), testaferros, “hombres de
paja”, y pues también, en bastante poco tiempo, vaciaron las cuentas del Estado,
cajas del Ministerio de Defensa, el Ministerio de Fomento, de Desarrollo, etc., y tam-
bién fondos públicos de desarrollo, alimentados por países extranjeros (p.ej., Tai-
wán) fueron vaciados.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA