Blandi comenzó a pagar en la red los millones que invirtieron en él

 
EXTRACTO GRATUITO

Al tercer partido, Nicolás Blandi comenzó a concretar toda la expectativa que el público de San Lorenzo había depositado en él. Y a amortizar con goles los millones que San Lorenzo invirtió en la mitad de su pase. Apenas habían pasado ocho minutos del partido en el Nuevo Gasómetro cuando el delantero empalmó una pelota desde la izquierda impulsada por Piatti que Cahais no había alcanzado a despejar. De tijera, derecho a la red, para gritar bien fuerte su primer gol con la camiseta del Ciclón."Por suerte se abrió el arco. Lo necesitaba. En realidad, necesitábamos ganar", confesó el goleador tras el partido. "Necesitábamos volver a agarrar confianza. Veníamos trabajando duro para esto", agregó. En referencia a las derrotas en Bahía Blanca y Río de Janeiro, el futbolista indicó: "Tal vez en el trámite de los últimos dos partidos no fuimos superados, pero tampoco fuimos eficaces y perdimos. Hoy [por ayer] ganamos y es importante para volver a recuperar la confianza. Ahora hay que disfrutar de este triunfo y ya poner la cabeza en Argentinos Juniors [su próximo rival]".Desde que San Lorenzo se alzó con el torneo Inicial, Blandi fue objeto de deseo de Matías Lammens y Marcelo Tinelli, presidente y vice del Ciclón. Con Cauteruccio y Verón lesionados, sentían que el equipo precisaba una referencia ofensiva. Por eso buscaron al 9 de Boca, que nunca se sintió con la titularidad asegurada en el conjunto de Carlos Bianchi.Bastaron US$ 1,8 millones por la mitad del pase para que Blandi cambiara la Bombonera por el Nuevo Gasómetro. Año nuevo, vida nueva. Y obligaciones nuevas: si en su campaña en Boca Blandi redondeó un gol cada 164 minutos, en San Lorenzo le pedirían más. Llegaba para convertirse en el nuevo 9 del equipo.Ayer le sumó a su juego una solidaridad encomiable: rotó por todo el frente de ataque, dio una mano a los mediocampistas y fue la primera línea de presión (en solitario) para que los defensores de Racing no salieran de su campo con comodidad. El sacrificio de Blandi a punto estuvo de redituar en un segundo gol: a los siete minutos del segundo tiempo, Piatti armó una gran jugada por el medio de la cancha y dejó en ridículo a Campi. Intentó fusilar a Saja de derecha, pero el arquero le puso el cuerpo a la pelota. El rebote le quedó a Blandi, con el arco a su merced para convertir. Sin embargo, su definición besó el palo. Durante todo el partido, Blandi fue descarga y descanso para sus compañeros. Se movió por todo el frente de ataque, como quiere Edgardo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA