Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 24 de Abril de 2013, expediente C 114013

PresidenteKogan-de Lázzari-Soria-Genoud
Fecha de Resolución24 de Abril de 2013
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 24 de abril de 2013, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctoresK., de L., S., G.,se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa C. 114.013, "B., R.H. contra Mutual Rivadavia de Seguros del Transporte Público de Pasajeros y otros. Daños y perjuicios".

A N T E C E D E N T E S

La Sala II de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de Quilmes revocó el fallo de primera instancia que había hecho lugar a la demanda de daños y perjuicios promovida por el señor R.H.B. contra Micro Ómnibus Quilmes S.A.C.I.F., el señor J.C.C. y la compañía aseguradora Mutual Rivadavia de Seguros de Transporte Público de Pasajeros, a causa de las lesiones físicas sufridas mientras era transportado por el interno 109 de la línea 159 de colectivos (fs. 14/23, 330/341 y 392/399).

Se interpuso, por el actor, recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley (fs. 401/413).

Dictada la providencia de autos y encontrándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte resolvió plantear y votar la siguiente

C U E S T I Ó N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley?

V O T A C I Ó N

A la cuestión planteada, la señora J. doctora K. dijo:

I. La Cámara de Apelación revocó el fallo que había admitido la acción de daños y perjuicios entablada por R.H.B. contra Micro Ómnibus Quilmes S.A.C.I.F., J.C.C. y la citada en garantía, como consecuencia de las lesiones padecidas cuando era transportado por el interno 109 de la línea 159 de la empresa demandada (fs. 14/23, 330/341 y 392/399).

Para así decidir, en lo que interesa destacar, el tribunal de grado entendió que el juez de primera instancia modificó en su fallo la causa de la pretensión en la que el actor había sustentado la demanda. A. respecto señaló que el actor -en el relato de los hechos del escrito de inicio- afirmó que se había caído al piso por una brusca frenada del chofer mientras que el juzgador en la sentencia hizo lugar a la acción indemnizatoria basándose en hechos distintos, supuestamente expresados por el demandado (v. fs. 395 vta./396 vta.).

En razón de ello, y considerando que los hechos no pueden ser suplidos o sustituidos por el sentenciante, tuvo por vulnerado el principio de congruencia al hacer mérito de circunstancias no sometidas a su consideración. Destacó además que lalitisdebe resolverse según lo alegado y probado, pero ante todo, según lo alegado, ya que esto -expuso la alzada- constituye la versión sobre la cual pueden desplegarse los elementos probatorios (fs. 397).

A partir de ello, concluyó que al no haberse probado los presupuestos de hecho que dieron fundamento a la acción y que la interpretación brindada por el juez de grado es errónea, desestimó la demanda articulada por el accionante (fs. 398 vta.).

  1. Contra este pronunciamiento se alza el apoderado de la parte actora mediante el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley deducido a fs. 401/413, en el que denuncia la infracción de los arts. 384 del Código Procesal Civil y Comercial; 499, 1113, 1197 y 1198 del Código Civil; 184 del Código de Comercio y de la doctrina legal emanada de la causa C. 103.924 (sent. del 30-IX-2009) de esta Corte.

    Asimismo, alega el supuesto de absurdo en la valoración de la prueba (fs. 401/vta. y 406 vta. y ss.).

    En primer lugar, señala que la Cámara ha incurrido en error en la apreciación de la denuncia del siniestro agregada a fs. 297/298. En dicho instrumento, el chofer del colectivo expuso que el actor subió al interno 109 como pasajero y que él mismo sufrió una lesión en el brazo izquierdo cuando era transportado: allí dijo que escuchó un ruido y luego observó que se había caído (fs. 407).

    En segundo lugar, refirió la obligación de la empresa de trasladar sano y salvo al transportado a su lugar de destino, por lo que siendo una responsabilidad de tipo objetiva, es carga de la demandada acreditar la existencia de algún eximente (el hecho de la víctima o de un tercero por quien no debe responder), extremos que no han sido probados en autos.

    A., además, que si el daño tuvo lugar por una frenada del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR