Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - Camara Comercial - Sala B, 21 de Diciembre de 2022, expediente COM 003736/2021/CA001

Fecha de Resolución21 de Diciembre de 2022
EmisorCamara Comercial - Sala B

Poder Judicial de la Nación Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial Sala B

3736/2021 - BIARA S.R.L. Y OTRO C/ VOLKSWAGEN ARGENTINA S.A. Y OTRO

S/ SUMARISIMO

Juzgado N° 14 – Secretaría n° 28

Buenos Aires, de Diciembre de 2022

Y VISTOS:

  1. 1. G.E.R. por sí, y en su carácter de socio gerente de Biara S.A, demandó a Volkswagen Argentina S.A. y a M.A.S.

    por el cobro de $ 1.552.000 con más los intereses y costas del proceso.

    Reclamó para sí la suma de $ 442.000 como resarcimiento de gastos de traslado y $ 210.000 por daño moral, y para la sociedad “Biara” la suma de $

    900.000 en concepto de privación de uso (foliatura digital 27/46), todo ello como consecuencia de los daños y perjuicios que alegaron haber sufrido por la reparación fuera de término del vehículo modelo Amarok DC V6 3.0L 258 CV TDI 4x4 dominio AE457BO, de propiedad de la sociedad actora.

    Corrido el traslado de ley, Volkswagen Argentina S.A opuso excepción de falta de legitimación activa respecto del Sr. R. y, subsidiariamente,

    contestó demanda. Sostuvo que la ley de defensa del consumidor no era de aplicación al caso ya que la parte actora no era un consumidor final y que no había responsabilidad de su parte por la tardanza en la reparación del automotor.

    Fecha de firma: 21/12/2022

    Alta en sistema: 22/12/2022

    Firmado por: M.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.G.V., JUEZA DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial Sala B

    Posteriormente, se presentó M.A.S., adhirió a la excepción de falta de legitimación activa ya interpuesta y a la inaplicabilidad de la ley consumeril y,

    subsidiariamente, contestó demanda. Alegó que cumplió con todas las obligaciones relativas al deber de garantía e información y que la demora no era imputable a su parte.

    En orden a las restantes cuestiones de hecho que rodearon el trámite del presente, a fin de evitar prolongadas y estériles reiteraciones, cabe remitirse al pronunciamiento recurrido por hallarse allí exhaustivamente relatadas.

    La sentencia de primera instancia acogió parcialmente la demanda y condenó a las defendidas al pago de la suma de $ 250.000 ($ 40.000 por gastos de traslado y $ 210.000 por daño moral), con más intereses -ver foliatura digital 341 pto.

  2. b - rechazando lo demás pretendido, e impuso las costas a las demandadas.

    1. Contra dicho pronunciamiento se alzaron la parte actora a foja digital 346, la demandada Volkswagen S.A. a foja digital 344, y la codemandada M.A.S. a foja digital 342.

    2. El recurso interpuesto por la parte actora no puede ser receptado.

    Ello en tanto la Ley 26.536 que sustituyó el art. 242 del Código de rito estableciendo la inapelabilidad de sentencias definitivas, interlocutorias y providencias simples cuyo valor “cuestionado” no supere la suma de $ 20.000,

    dispuso que “...Si al momento de dictarse la sentencia se reconociera una suma inferior en un veinte por ciento (20 %) a la reclamada por las partes, la inapelabilidad Fecha de firma: 21/12/2022

    Alta en sistema: 22/12/2022

    Firmado por: M.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.G.V., JUEZA DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial Sala B

    se determinará de conformidad con el capital que en definitiva se reconozca en la sentencia…”.

    En el caso de autos se verifica el supuesto previsto en la normativa citada, por cuanto el monto reconocido en la sentencia ($ 250.000, -ver foliatura digital 341 pto.

  3. b -) representa menos del 20 % de lo reclamado en la demanda ($

    1.552.000, -ver foja digital 27/46-) y no supera el monto mínimo de apelabilidad previsto en el CPr., 242 -texto según ley 26.536, actualizado por Ac. CSJN. 41/19-

    que ascendía a la fecha de interposición de la demanda a $ 300.000 (conf. C..

    esta Sala, in re “Excel Industrias Graficas S.R.L. c/ Liderar Cia. General de Seguros S.A. s/ ordinario”, del 09/06/2017; in re “D.S. c/ La Meridional Compañía de Seguros SA s/ ordinario”, del 19/09/2018; in re “V.M.A. c/ Prosegur Activa Argentino S.A. s/ ordinario”, del 11/04/2022).

    1. Por lo expuesto, se declara inaudible el recurso de los accionantes de foliatura digital 346.

  4. A continuación, se tratarán los recursos interpuestos por las demandadas.

  5. presentó su memorial a foja digital 366/380, mientras que M. hizo lo propio a foja digital 348/356. Los mismos fueron contestados por la parte actora a foja digital 391/400 y 402/415, respectivamente.

    Ambas accionadas se quejaron –en síntesis- por la aplicación de la ley de defensa del consumidor y el uso mixto dado al bien; los montos concedidos y la imposición de costas. V. se agravió por considerar que no existió una Fecha de firma: 21/12/2022

    Alta en sistema: 22/12/2022

    Firmado por: M.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.G.V., JUEZA DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial Sala B

    demora imputable a su parte; mientras que M. criticó específicamente haber sido condenada a pesar de haber reparado el vehículo, la responsabilidad solidaria decidida y los intereses impuestos.

    La Sra. Fiscal General emitió su dictamen el 11/11/2022.

    1. Para comenzar, parece adecuado resaltar que –en atención al contenido de los recursos- en esta Instancia no hay controversia en punto a que: (i)

      el 18/10/2020 la sociedad Biara S.R.L adquirió de M.A. S.A un vehículo modelo Amarok DC V6 3.0L 258 CV TDI 4x4 dominio AE457BO; (ii) el mismo día,

      luego de haberlo retirado del concesionario debió volver al taller mecánico debido a una falla en la caja de cambios; (iii) la reposición del repuesto y reparación se demoró tres meses y (iv) la actora no abonó suma alguna por el arreglo.

      Interesa destacar también que, a pesar de haber sido denunciadas nuevas fallas en la camioneta, no se acreditaron tales desperfectos por lo que se entiende que el rodado fue reparado de forma satisfactoria.

    2. Pues bien, en este escenario fáctico se procederá al análisis de las quejas desarrolladas por las apelantes.

      1. Por razones de evidente orden lógico, resulta aconsejable tratar en primer lugar los agravios relativos a la aplicación de la ley de defensa del consumidor y la responsabilidad de las accionadas, para luego –de corresponder- analizar las quejas referentes a los rubros indemnizatorios y su cuantía.

        Ambas demandadas se quejaron por la aplicación de la ley consumeril y el carácter mixto asignado al bien adquirido. A su vez, sostuvieron que el Sr.

        Fecha de firma: 21/12/2022

        Alta en sistema: 22/12/2022

        Firmado por: M.B., JUEZ DE CAMARA

        Firmado por: M.G.V., JUEZA DE CAMARA

        Poder Judicial de la Nación Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial Sala B

        Ricaldone no poseía legitimación activa para iniciar la presente demanda en tanto la adquirente del rodado era la sociedad actora.

        En el marco de la Ley de Defensa del Consumidor la calidad de consumidor estaría dada por la ubicación de un sujeto -en relación a un bien o servicio- en el último eslabón de un circuito económico, cortándose en él la cadena de valor. Este “consumidor final” o “destinatario final” al que alude la ley sería quien interviene fuera del ámbito profesional o -en supuestos como el de marras- en actividades extrañas a la de su hacienda específica o relevante. La asimetría relacional respecto del sujeto proveedor en torno a un determinado bien o servicio,

        justifica el fin tuitivo de la norma.

        La accionante Biara S.R.L demandó en los términos de la Ley de Defensa del Consumidor invocando haber comprado, a través de la concesionaria codemandada, una camioneta Amarok DC V6 3.0L 258 CV TDI 4x4 a efectos de proveer a su administrador, el Sr. R., “… de un medio de locomoción para el desarrollo de su función, así como para su disfrute personal…” (ver pto. 4.2 del escrito de demanda).

        Como se señaló, ambas codemandadas resistieron la subsunción del caso en dicha legislación, con sustento en que el rodado habría sido adquirido con un fin comercial (ver pto. 5.1 de la contestación de demanda de Volkswagen y pto.

        VII del escrito de M.).

        Se advierte en el sub examine la configuración de una relación de consumo y, en consecuencia, la condición de consumidor de la adquirente. La lectura del escrito de demanda no deja duda que la sociedad Biara se considera Fecha de firma: 21/12/2022

        Alta en sistema: 22/12/2022

        Firmado por: M.B., JUEZ DE CAMARA

        Firmado por: M.G.V., JUEZA DE CAMARA

        Poder Judicial de la Nación Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial Sala B

        consumidora, inmersa en una relación de consumo. Sin perjuicio de ello, la amplitud de poderes que tienen los magistrados les permite realizar el encuadramiento jurídico que consideren pertinente en base a los hechos expuestos como litigiosos,

        con prescindencia del que hubieren dado los litigantes.

        La asimetría o disparidad negociadora de las partes, como el destino dado al rodado justifican la aplicación en el caso de la normativa de protección del consumidor. El uso laboral mencionado, en la medida en que habría involucrado únicamente el traslado de uno de los administradores de la accionante no configura un supuesto excluido de la protección al consumidor.

        Debe considerarse consumidor –en los términos de la norma aludida-

        quien con la adquisición de bienes pretende hacerse con el valor de uso de lo adquirido y no emplearlo en su trabajo o actividad para obtener otros bienes o servicios. En este sentido, el consumidor es su destinatario final, a diferencia del empresario o comerciante, que adquiere el bien por su valor de cambio. Luego puede concluirse que estamos ante un acto de consumo cuando (como sucede en el caso de marras) el consumidor lo que persigue es disfrutar del uso del bien, mientras que el empresario no consumidor lo que pretende, por el contrario, es recuperar el valor y, si es posible, multiplicar lo que invirtió en la adquisición del bien.

        Bajo tales premisas puede concluirse...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR