Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - Sala de Acuerdos, 11 de Febrero de 2010, expediente 90665

Fecha de Resolución11 de Febrero de 2010
EmisorSala de Acuerdos

Poder Judicial de la Nación Poder Judicial de la Nación En Buenos Aires, a los once (11) días del mes de febrero de dos mil diez, se reúnen los Señores Jueces de Cámara en la Sala de Acuerdos, con asistencia de la Señora Prosecretaria Letrada de Cámara, para entender en los autos caratulados “B.E.A. c. EL COMERCIO CIA. DE

SEGUROS A PRIMA FIJA S.A. s. ORDINARIO” (Expte. N° 090.665,

Registro de Cámara N° 27525/2005), originarios del Juzgado del Fuero Nro.13, Secretaría Nro.25, en los cuales, como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo establecido por el artículo 268 C.P.C.C., resultó

que debían votar en el siguiente orden: Doctor A.A.K.F.(2), D.I.M.(1) y D.M.E.U.(3).

Estudiados los autos, se planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

A la cuestión propuesta el Señor Juez de Cámara, D.A.A.K.F. dijo:

(I.) Los antecedentes del caso.

(1.) E.A.B. promovió acción ordinaria contra “El Comercio Compañía de Seguros a Prima Fija S.A.”, reclamando el cobro de la suma de $87.000 (pesos ochenta y siete mil), en concepto de indemnización derivada del contrato de seguro “automotor” oportunamente celebrado con esta última parte, con más sus respectivos intereses y costas.

Explicó en ese sentido haber contratado con la demandada un seguro sobre su automóvil marca BMW, modelo 320 D 2001, dominio DPQ176, de su propiedad, en virtud del cual fue emitida la póliza N° 1.608.250/1 que cubría los riesgos de responsabilidad civil hacia terceros, pérdida total por accidente, pérdida total y parcial por incendio y robo o hurto.

Relató que el día 02 de septiembre del 2004 -encontrándose en plena vigencia la referida póliza- el vehículo asegurado le fue robado cuando se encontraba circulando por la calle Cerrito en su intersección con la calle C. de Justo de la Localidad de Lomas del Mirador, Partido de La Matanza, Provincia de Buenos Aires, aproximadamente a las 14.00 hs.,

procediendo a efectuar la correspondiente denuncia policial ante la Seccional Octava (8ª) de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y similar actuación ante la aseguradora aquí demandada.

Indicó -finalmente- que, pese a haber efectuado las referidas denuncias del siniestro en cuestión orientadas a obtener la baja del vehículo en el Registro de la Propiedad Automotor y materializado la realización de todos los trámites exigidos por la compañía de seguros demandada, esta última jamás le habría abonado la indemnización derivada del infortunio denunciado,

circunstancia que determinó que fuera necesaria la promoción de la presente demanda por incumplimiento contractual, como única forma de alcanzar la satisfacción de la obligación oportunamente asumida por la aseguradora.

(2.) Por su parte, al comparecer a juicio, “El Comercio Compañía de Seguros a Prima Fija S.A.” contestó la demanda a fs. 58/60, oponiéndose a la procedencia de la pretensión y solicitando su rechazo, con costas a cargo de la contraria. Si bien reconoció que al momento del siniestro E.A.B. tenía contratado un seguro automotor amparado bajo la póliza N°

1.608.250, el cual, entre otros riesgos, cubría el de robo o hurto total o parcial y que se encontraba vigente a la época del siniestro denunciado por el asegurado, aseveró que, no obstante ello, su parte declinó liquidar el siniestro de que se trata debido al contenido del informe emanado del estudio de liquidadores de seguros contratado por su parte a efectos de investigar el caso,

del cual surgía prima facie la configuración de una causal de exclusión de la cobertura.

Indicó en ese sentido que, a raíz de indagaciones llevadas a cabo por el Estudio Barattero -encargado de elaborar el informe referido-, su parte había enviado dos (2) cartas documento al asegurado a través del estudio precedentemente mencionado por medio de las cuales se le requería a este último determinada información complementaria relacionada con el estado en que había adquirido el vehículo asegurado, dejando expresamente consignado en dichas misivas que los plazos temporales dispuestos por el art. 56 de la ley 17.418 quedaban interrumpidos como consecuencia de esos requerimientos.

Adujo que, en definitiva, esa información nunca fue proporcionada por la actora, razón por la cual su parte se encontraba imposibilitada de pronunciarse hasta tanto fueran satisfechos dichos requerimientos, debido a que lo que se hallaba en juego era la posible configuración de una causal de “exclusión de cobertura” que la liberaría del pago del beneficio.

Solicitó, en suma, el íntegro rechazo de la demanda promovida, con expresa imposición de costas a cargo de la accionada.

(3.) Abierta la causa a prueba y producidas las ofrecidas del modo que dan cuenta las certificaciones actuariales de fs. 195 y 214, se pusieron los autos para alegar, habiendo hecho uso de tal derecho únicamente la parte actora a fs.223/225, dictándose finalmente sentencia definitiva a fs. 229/232.

(II.) La sentencia apelada.

En el pronunciamiento apelado, la Sra. Juez de grado hizo lugar íntegramente a la demanda deducida por el accionante, condenando a la accionada a abonar a aquél la suma de $87.000, con más sus respectivos intereses y costas.

Para así decidir, juzgó que la aseguradora demandada no había cumplido con su carga de demostrar que el actor hubiese sido fehacientemente notificado del requerimiento de información complementaria efectuado por la primera a fin de que operara la interrupción del plazo establecido por el art.

56:LS para expedirse acerca del siniestro.

Ponderó, en ese sentido, que la compañía aseguradora no había acreditado la efectiva recepción de las cartas documento sobre las cuales descansaba su argumento defensivo en torno a que había solicitado al asegurado datos adicionales a fin de poder liquidar el siniestro, razón por la Poder Judicial de la Nación cual entendió que había mediado aceptación tácita de aquél por parte de la aseguradora, circunstancia que impedía a esta última parte alegar defensas que implicaran desconocer el derecho del asegurado a ser indemnizado.

En definitiva, y sobre tales bases, condenó a la compañía de seguros a abonar al accionante la suma de $87.000, con más los respectivos intereses, a ser calculados a partir de los 15 días de producida la aceptación tácita por parte de la compañía de seguros hasta el efectivo pago, según la tasa que cobra el Banco de la Nación Argentina en sus operaciones ordinarias de descuento a treinta (30) días, sin capitalizar, además de las costas del juicio.

(III.) Los agravios.

Contra dicho pronunciamiento se alzó únicamente la demandada, “El Comercio Compañía de Seguros a Prima Fija S.A.”, mediante la apelación deducida a fs. 233, quien fundó su recurso con la expresión de agravios glosada a fs...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR