Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala J, 9 de Octubre de 2017, expediente CIV 011933/2014/CA001

Fecha de Resolución 9 de Octubre de 2017
EmisorCamara Civil - Sala J

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J Expte. N° 11.933/2014 “Bernachea, R. c/Miño, D.N. otro s/

daños y perjuicios”. Juzgado N° 13.-

Buenos Aires, a los 9 días del mes de octubre de 2017, reunidas las Señoras Jueces de la Sala “J” de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, a fin de pronunciarse en los autos caratulados:

Bernachea, R. c/Miño, D.N. otro s/ daños y perjuicios

.

La Dra. Z.W. dijo:

Contra la sentencia de fs. 325/334vta.se alzan la parte actora, quien expresa agravios a fs. 369/373, cuyo traslado ha sido contestado a fs. 378/388. A su turno, se alzó la citada en garantía, expresando agravios a fs. 365/367. Corrido el traslado de ley el mismo ha sido contestado a fs. 375/376. Con el consentimiento del auto de fs.394 quedaron los presentes en estado de resolver.

  1. Cuestión Preliminar El Código que nos rige ha traído una expresa disposición respecto a la temporalidad de la ley. A fin de interpretar coherentemente las normas contenidas en el art. 7, sobre la base de la irretroactividad de la ley respecto de las situaciones jurídicas ya constituidas o extinguidas, y el principio de efecto inmediato de la nueva ley sobre las situaciones que acontezcan, o relaciones jurídicas que se creen con posterioridad a su vigencia, y a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes, ha de tenerse en consideración en este caso, que la situación de que se trata, ha quedado constituida, con sus consecuencias devengadas, conforme a la ley anterior.

    Las consecuencias son los efectos, -de hecho o de derecho- que reconocen como causa, una situación ya existente, en este caso, el hecho ilícito imputado. Por lo que al haber nacido al amparo de la legislación anterior, ella es la que regula el presente.

  2. Teniendo que entrar a conocer en el “sub examine” en lo atinente a los rubros indemnizatorios, es dable destacar que la doctrina de la reparación integral del daño ha sido desplegada por la Corte Suprema en numerosos y sucesivos fallos, como un derecho de raigambre constitucional que se aplica a todas las ramas del ordenamiento jurídico. Con fallos como en el caso “A.”, (CSJN, 08/04/2008, "A., P.M. c. Omega Fecha de firma: 09/10/2017 Alta en sistema: 12/10/2017 Firmado por: B.A.V., Z.W., JUEZ #19492315#189716914#20170929114315625 Aseguradora de Riesgos del Trabajo SA y PametalPeluso y Compañía S.R.L") y “Aquino” (CSJN, "A., Isacio c. Cargo Servicios Industriales S.A"

    (21/09/2004), entre muchos otros, el Máximo Tribunal jerarquizó este Derecho a la reparación integral del daño injustamente sufrido.

    El Código Civil y Comercial de la Nación, ha recepcionado los fundamentos de tales fallos en su art. 1738, él que enumera en forma cabal los perjuicios a reparar de los damnificados de lesiones: la pérdida o disminución del patrimonio de la víctima, el lucro cesante en el beneficio económico esperado de acuerdo a la probabilidad objetiva de so obtención y la pérdida de chances.

    Incluye especialmente las consecuencias de la violación de los derechos personalísimos de la víctima, de su integridad personal, su salud psicofísica, sus afecciones espirituales legítimas y las que resultan de la interferencia en su proyecto de vida. Asimismo, refiere a la reparación plena en el art. 1740.

  3. Incapacidad sobreviniente y tratamiento psicológico

  4. a) Se agravia la actora por la suma reconocida en esta partida considerándola reducida por lo que requiere su elevación.

  5. b) A su turno la citada solicita la reducción del monto ya que lo estima elevado.

  6. c) La sentencia de grado otorgó la suma de $100.000 para ésta partida.

    En primer lugar, debe establecerse que es criterio reiterado de esta Sala que la estimación del daño por incapacidad sobreviniente no sólo abarca las limitaciones en el ámbito laboral específico, sino en cuanto pueda afectar la capacidad laborativa genérica y el desarrollo normal de la vida de relación. (Ver exptes. nº76.437/1999. “Sosa, J.A. c/L., C.A. y otros s/daños y perjuicios” del 02/03/2010; expte. nº 34.996/07.”C. de Carecchio, R. c/T.L. y otros s/Daños y Perjuicios” del 23/03/2010; expte. nº 69.932/2002.”L., R.G. c/Acosta, M.Á. y otros s/daños y perjuicios del 30/03/2010; “, entre muchos otros).

    En efecto, la noción de “lo patrimonial” en el derecho de daños es más amplia que la de patrimonio en estricto sentido técnico, pues debe abarcar, más allá de los bienes exteriores pertenecientes a la persona, las potencialidades humanas que instrumentalmente posean naturaleza económica, que, aunque desprovistas de valor económico en sí, lo adquieren indirectamente al ser aplicadas al logro de finalidades productivas. Así la integridad de la persona Fecha de firma: 09/10/2017 Alta en sistema: 12/10/2017 Firmado por: B.A.V., Z.W., JUEZ #19492315#189716914#20170929114315625 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J presenta un valor económico instrumental como capital destinado a ser fuente de beneficios económicos y de toda índole, cuya afectación cercena posibilidades de desenvolvimiento futuro, con lo cual se tiene que el daño en esta esfera resulta ser susceptible de apreciación pecuniaria, como lo exige el art. 1068 del Código Civil, y, por ende, indemnizable. Como afirma M.I., “en el examen complejo de su multiforme actividad, al margen de la laboral, toda persona desarrolla en su casa o fuera de ella, tareas vinculadas con sus facultades culturales, artísticas, deportivas, comunitarias, sociales, religiosas, sexuales, etc., y los deterioros o menoscabos en tales quehaceres pueden acarrear consecuencias de carácter patrimonial” (“Responsabilidad por daños”, t.II-B, p. 194).

    Finalmente, debe recordarse en este punto, lo expuesto reiteradamente por la jurisprudencia en cuanto a que la indemnización por incapacidad no puede fijarse meramente en función de rígidos porcentajes extraídos sobre la base de cálculos actuariales, sino que deben ponderarse en concreto las limitaciones que el damnificado padece en su desempeño laboral y social, teniendo en cuenta circunstancias particulares como su edad, sexo, condiciones socio-económicas, actividad laboral anterior, incidencia real de las lesiones en su actividad actual, etc. Por ello es que el porcentual determinado pericialmente cobra un valor meramente indiciario y no matemáticamente determinante del monto a reconocer.

    En lo que concierne a la incapacidad física, el perito determinó que la actora presenta un 7 % de incapacidad parcial y permanente producto de las lesiones sufridas por el hecho que se ventila. Padeció traumatismo de tobillo izquierdo que ha cicatrizado con hipotrofia muscular y rigidez articular.

    Asimismo informa el experto que se han solicitado otros estudios radiográficos a los fines de determinar acabadamente las secuelas que aquejan a la damnificada, más los mismos no se han efectuado.

    En la faz psicológica, al resarcir este tipo de daño no se trata de comprender ni de identificarse empáticamente o moralmente con el damnificado, sino de objetivar un diagnóstico clínico que tenga entidad psicopatológica.

    Por otra parte, es dable recordar que para establecer el daño psíquico se ha de proceder de la misma manera que para determinar el deterioro físico. En el caso de que se probare la existencia de dicho daño, será necesario distinguir entre el que se ha producido como consecuencia directa del acaecimiento del siniestro y aquél que se ha derivado de la situación personal anterior del damnificado.

    Fecha de firma: 09/10/2017 Alta en sistema: 12/10/2017 Firmado por: B.A.V., Z.W., JUEZ #19492315#189716914#20170929114315625 La distinción es útil porque el causante del hecho ilícito sólo debe cargar con las consecuencias derivadas de aquél y paliar esas secuelas exclusivamente, porque las restantes que aparezcan teniendo como etiología una estructura de personalidad proclive a la descompensación y la derivada ampliación del perjuicio no deben ser receptadas.-

    Asimismo, en un individuo sano, las perturbaciones podrán conmover o alterar momentáneamente el equilibrio por un lapso, más lo normal es que pueda evitar el acarreamiento de connotaciones de índole patológica a través de sus propias defensas.

    A fs. 241/257 consta la pericia psicológica de oficio, donde la experta calcula que la peritada posee un 7% de incapacidad parcial y permanente. Del informe emerge que la actora tiene una personalidad de base con indicios de posible organicidad, con un juicio muy superficial y presenta características regresivas y personalidad primitiva. Agrega la experta que la accionante ya tenía antes del evento dañoso dificultades para enfrentar adecuadamente las demandas del mundo externo. Continúa la perito con su desarrollo y sostiene que la peritada posee defensas muy básicas, fragilidad, indicadores de inmadurez, muy bajo autodominio y denota agresividad e irritabilidad, entre otras características de la personalidad de base que se señalan en el dictamen pericial y que no se reproducen en su totalidad por una cuestión economía procesal.

    Como ya se ha dejado plasmado en el cuerpo de la presente, el responsable sólo deberá cargar con los daños ocasionados a consecuencia del hecho ilícito que se le imputa, ya que los restantes perjuicios producto de características previas o preexistentes tanto físicas como psicológicas o psíquicas del dañado, no pueden ser receptadas a los fines de la presente indemnización.

    Asimismo, debe señalarse que a los fines de determinar la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR