Bergoglio criticó 'la destrucción del trabajo digno'

 
EXTRACTO GRATUITO

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, advirtió ayer en su carta para la Cuaresma sobre el peligro de acostumbrarse "a oír y ver, a través de los medios de comunicación, la crónica negra de la sociedad". Su mensaje reitera la preocupación de la Iglesia por la situación social del país, que había motivado a fines de año pasado una dura carta de la Conferencia Episcopal Argentina.

Tras denunciar "el sufrimiento de inocentes y pacíficos", Bergoglio apuntó como síntomas emergentes de esta tendencia "la destrucción del trabajo digno, las emigraciones dolorosas y la falta de futuro", que, indicó, "se unen también a esta sinfonía".

Y llamó a "dar un viraje" para dejar de convivir con los efectos "demoníacos del imperio del dinero", como son "la droga, la corrupción y la trata de personas, incluso de niños", y con la "violencia que mata y destruye familias".

En su mensaje, el arzobispo de Buenos Aires recordó: "Nuevamente somos invitados a emprender un camino pascual hacia la vida, camino que incluye la cruz y la renuncia, que será incómodo pero no estéril".

El cardenal también sostuvo: "Los egoísmos más personales justificados, la falta de valores éticos dentro de una sociedad que hace metástasis en las familias, en la convivencia de los barrios, pueblos y ciudades nos hablan de nuestra limitación, de nuestra debilidad y de nuestra incapacidad para poder transformar esta lista innumerable de realidades destructoras".

Reconoció, además, que frente a esta situación "la trampa de la impotencia" lleva a pensar "si vale la pena intentar un cambio cuando el mundo sigue su danza carnavalesca disfrazando todo por un rato", pero recordó que "cuando se cae la máscara, aparece la verdad".

En referencia a este período litúrgico, evaluó...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA