Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo , 23 de Noviembre de 2011, expediente 39.346/08

Fecha de Resolución:23 de Noviembre de 2011
 
EXTRACTO GRATUITO

CAUSA NRO.: 39.346/2008.

TS07D43934

PODER JUDICIAL DE LA NACION

SENTENCIA DEFINITIVA Nº 43934

CAUSA Nº: 39.346/08 -SALA VII– JUZGADO Nº: 30

En la ciudad de Buenos Aires, a los 23 días del mes de noviembre de 2011, para dictar sentencia en los autos: “BENITEZ, JORGE

JUAN ENRIQUE C/ CORREO OFICIAL DE LA REPUBLICA ARGENTINA S.A. S/

DESPIDO” se procede a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR N.M.R.B. DIJO:

  1. La parte actora apela la sentencia de primera instancia que rechazó su reclamo tendiente al cobro de las indemnizaciones que persigue por el despido indirecto en que se situara.

    Asimismo hay recurso de los peritos contador y médica psiquiatra quienes estiman exiguos los honorarios que se les ha regulado (v. fs. 411 y fs. 424).

  2. Cabe recordar que el Sr. B. se colocó en situación de despido indirecto el día 6 de marzo de 2008 invocando como causal de injuria un trato que califica como discriminatorio por parte de su empleadora al no reubicarlo –luego de sus licencias médicas- en tareas acordes a su categoría laboral como “jefe de servicio” en la sucursal Belgrano; incumplimiento que, a pesar de las intimaciones que hiciera, no se modificó lo que llevó al actor a calificarlo de grave y reiterado por parte de su empleadora decidiendo así el distracto del caso (ver telegrama de fojas 110).

    Ahora bien, en la primera instancia la Sra. Juez “a-quo”

    consideró no demostrado que al actor se le hubieran asignado tareas de menor jerarquía de las que venía realizando como también que ello hubiera incidido negativamente en su salud traduciéndose en una desjerarquización y vaciamiento de su puesto de trabajo debido a las dilaciones e incertidumbre en que se lo sumergió todo lo cual sintetizó conforme el relato de demanda en un claro hostigamiento laboral hacia su persona (“mobbing”). El fundamento del decisorio se basa en el informe psiquiátrico y en el entendimiento de la jueza de que el reclamo debiera ser objeto de una acción en el marco de la Ley 24.557,

    considerando así que la parte demandada había ajustado su CAUSA NRO.: 39.346/2008.

    conducta a derecho al conceder las licencias médicas pagas y, ya con alta otorgada, ubicarlo a B. en un lugar adecuado de acuerdo con su disponibilidad, en el marco de las discrepancias médicas existentes, por lo cual, concluye que “…la prueba rendida no acredita, ni siquiera indiciariamente las aseveraciones del inicio” (sic), v. fs. 407/409).

    Frente a ello la recurrente aduce que la jueza no se detuvo a desentrañar la verdadera realidad de los hechos ocurridos en la relación laboral de su mandante con el correo, por lo cual se habrían ignorado los motivos por los cuales el Sr. B. se consideró despedido. Considera que la lectura del intercambio telegráfico suscitado sumado al informe pericial psiquiátrico como a los dichos de S. (fs. 151/152) y G. (fs. 292/293)

    propuestos por la accionada, serían claro indicio de la persecución y hostigamiento que llevaron al actor a considerarse injuriado y despedido. Resalta que, al contrario de lo decidido en grado, su parte no reclama una incapacidad psíquica en el marco de la ley de Riesgos sino que persigue una indemnización por el despido del caso y por el daño moral infringido por el “mobbing” laboral que padeció (v. fs. 412/419).

  3. A mi juicio le asiste razón en su planteo.

    En efecto, tal como lo puntualiza la recurrente del intercambio telegráfico suscitado entre las partes es dable inferir la irregularidad que se fue operando en la vinculación laboral del actor habida cuenta que puede comprobarse que el Sr.

    B. concretamente achacó a su empleadora sumergirlo en un estado de incertidumbre respecto de su vínculo laboral. Así

    puede sintetizarse la situación en los siguientes aspectos: a)

    el actor B. se hallaba con licencia médica con motivo de una situación “en ocasión de su trabajo” (haber denunciado como jefe de oficina, maniobras ilícitas por parte de empleados de la sucursal a su cargo lo que le trajo aparejado un claro resultado de violencia laboral (hostigamiento, persecución,

    discriminación) sufriendo así una descompensación el 13/11/2007

    diagnosticándosele un trastorno depresivo mayor debido al estrés laboral sufrido habiéndolo comunicado al servicio de medicina laboral de la empresa, el que procedió a otorgarle la licencia CAUSA NRO.: 39.346/2008.

    correspondiente. B) que luego, de manera intempestiva se le da el alta médica el 21/01/2008 y que el Sr. B. firma en disconformidad en virtud de que, conforme certificado de su médico psiquiatra particular, todavía continuaba con la discapacidad laboral detectada. C) Que al finalizar su licencia el 29/01/08 y presentarse en el departamento de recursos humanos de la accionada se le comunica que no existía sucursal para que retomara tareas otorgándosele licencia con goce de sueldo hasta el día 4/02/08. d) Que ese día le comunican que se contacte con J.L. de zona norte con el fin de ser trasladado a dicha sucursal, situación que no se concretó por lo que nuevamente le dan licencia con goce de haberes hasta el 8/02/08

    inclusive. Que hacia el 11/02/08 se presenta en recursos humanos donde le comunican que la licencia se extiende hasta el martes 19/02/08 porque no tienen sector donde ubicarlo. E) Que en virtud del desdén hacia su persona y maltrato recibido en todas las ocasiones en que tuvo que apersonarse para que le comuniquen en qué sucursal se lo asignaba el actor decide intimar a la demandada para que aclare su situación laboral dado la comunicación hostil y sin ética acerca de su futuro laboral generándole incertidumbre y un estado de angustia con el consiguiente incremento de su padecimiento psíquico todo generado a raíz de la denuncia que había efectuado el actor. F)

    Que la demandada contestó tardíamente pretendiendo endilgarle al actor un abandono de tareas, circunstancia que el Sr. B. rechaza enérgicamente comunicando así la retención de tareas hasta tanto se lo reubique en su labor habitual como jefe de oficina (cfr. teleg. del 27/02/2008) dado que, cuando se apersonó en la sucursal sita en el Bo. B., se lo tuvo esperando en un rincón sin dársele tareas acordes y obligándolo a ayudar en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA