Sentencia de Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial (Sala III) - Santa Fe, 21 de Junio de 2017

Presidente198/17
Fecha de Resolución21 de Junio de 2017
EmisorCámara de Apelación en lo Civil y Comercial (Sala III) - Santa Fe

21-01064529-5

BENING SA C/ B.M.G. Y OTROS S/ ACCION PAULIANA

Camara Apelacion Civil y Comercial (Sala III)

Santa Fe,21 de junio de 2017.

Y VISTOS: Estos caratulados "BENING SA C/ B.M.G. Y OTROS S/ ACCION PAULIANA" (CUIJ 21-01064529-5), venidos para resolver sobre el recurso de apelación interpuesto por la parte actora a fs. 378, concedido a fs. 383 en relación y con efecto suspensivo, contra lo decidido a fs. 375-377 vta.; y,

CONSIDERANDO:

  1. Que el J. a quo por decisorio del 12/09/16 declaró la perención de instancia por falta de pago de los sellados de ley, distribuyendo las costas del juicio por su orden e imponiendo las correspondientes a la incidencia de caducidad al actor perdidoso. Para así decidirlo, y resumiendo sus argumentos, sostuvo que en el acuse de perención no estaba en juego la caducidad prevista en el art. 232 CPCC derivada de la falta de impulso del proceso durante un año, sino la prevista en el art. 242 CPCC por motivos ajenos a la paralización del pleito, referida a las infracciones fiscales, la que requiere tres presupuestos: la paralización del proceso (lo que configura se ha producido porque así fue dispuesto y advertido a fs. 325 y 361), que el deudor sea el actor (explica las razones por las cuales considera que el mismo se cumple, invocando un precedente propio y un pleno de la Cámara Civil y Comercial de Rosario), y la falta de pago del tributo en el término de 90 días (en tanto en autos se aprobó la liquidación del sellado y se intimó al deudor al pago en los términos y bajo los apercibimientos de las normas fiscales a fs. 331, sin éxito alguno, reiterándose luego sin que se cumpliera la obligación). Consideró entonces que se encuentran reunidos los recaudos previstos por la ley y, por consiguiente, declaró la perención como se ha dicho.

    La apelante expresó agravios a fs. 392 y ss. Sostiene allí, en síntesis, que: (i) la jueza violó el principio de congruencia (al descartar el estado del proceso y los actos desplegados por ambas partes para arribar a la sentencia); (ii) incurrió en excesivo rigor formal (al aplicar con rigor el instituto de la caducidad cuando la causa se encuentra próxima a la sentencia); (iii) omitió considerar que la demandada consintió cualquier eventual perención (puesto que habría realizado actos que tendrían ese efecto a modo de purga o convalidación -aunque no utiliza esta terminología-); (iv) omitió considerar que no se ha cumplimentado con el procedimiento previo para decretar la caducidad (sosteniendo que no se ha notificado en debida forma la intimación de pago en tanto el texto de la notificación no contuvo expresamente los apercibimientos impuestos por la ley, sino que sólo hubo una intimación genérica); y (v) omitió además considerar la interpretación restrictiva que cabe realizar del instituto de la caducidad (que se robustecería en el caso por el estado avanzado del proceso y por mediar una declaración de caducidad de oficio).

    A fs. 397 y ss. son contestados los agravios, defendiéndose lo decidido por la jueza de grado. Se señala allí que cuatro de los cinco agravios versan sobre el instituto de la caducidad de la instancia prevista en el art. 232 CPCC, revelando una confusión de institutos, mientras que sólo el agravio cuarto es el único relacionado con el de la perención breve por incumplimiento de leyes fiscales, pero de todos modos no lograría conmover la sentencia en razón de que el quejoso estuvo correctamente intimado.

    A fs. 401 se expide el Sr. Fiscal de Cámara, entendiendo que sobre la base de considerar que la liquidación aprobada a fs. 327 fue notificada a fs. 331 intimándoselo al pago y que desde esta última fecha ha transcurrido en exceso el plazo legal establecido en la ley de rito para el cumplimiento, la caducidad prevista en el art. 242 ha operado y cabe confirmar la resolución apelada.

  2. Previo a ingresar al análisis específico de los agravios, creemos conveniente puntualizar ciertos aspectos que se requieren como bases necesarias para ello.

    2.1.- Ante todo parece conveniente aclarar (porque como señala la apelada, existiría cierta confusión en el escrito de expresión de agravios sobre el punto), que no nos encontramos ante un supuesto (común) de caducidad de la instancia por falta de impulso procesal, que en nuestro ordenamiento se rige por los artículos 232 y ss. CPCC, sino ante uno bien diferente (no sólo en materia de plazos sino también de fundamentos y requisitos de configuración) que es el instituto de caducidad breve por incumplimiento de leyes fiscales previsto en el artículo 242 del mismo cuerpo. Esta diferenciación ha sido claramente efectuada recientemente por esta Sala -integrada- (en autos: "FERRERO, O.L. Y OTROS C/ BONETTI, HUGO MODESTO S/ DAÑOS Y PERJUICIOS", CUIJ 21-04896710-5, sentencia del 16 de febrero de 2017, Res. N° 5, T. 16, F° 88) al sostenerse con remisiones doctrinarias que el fundamento axiológico de uno y otro tipo de caducidades es absolutamente distinto; mientras en la perención de instancia subyace el principio de seguridad jurídica, la misma se conecta con las reglas procesales de celeridad y concentración, y se sostiene en la presunción legal del desinterés de la parte que no insta la causa donde postula un derecho, en la caducidad breve por infracción fiscal anida un mero interés fiscal y es una sanción aplicada al incumplimiento de normas de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR