Belo Monte, el caballo de Troya de la Amazonía

Autor:Mirra Banchón
 
EXTRACTO GRATUITO

No es sólo Belo Monte, ni sólo Brasil. En total hay más de 150 hidroeléctricas en planificación en Brasil, Perú, Colombia, Ecuador... ¿Supone esto el fin del patrimonio amazónico? “Los indígenas y todos los pueblos ribereños del Xingu no van a sobrevivir si se construye Belo Monte, porque la represa les quitará, dependiendo de la época del año, entre el 80% y el 90% del agua de la que viven”, afirma Felicio Pontes, procurador del Estado brasileño de Pará.

Como la controvertida represa brasileña, otras 153 están en fase de planificación, en Brasil, Perú, Ecuador, Colombia y otros países. “El 100% de ellas afectan a poblaciones tradicionales; en Brasil, el 40% de las hidroeléctricas planeadas afectan a los pueblos indígenas”, explica a DW. Lo que decida la corte brasileña, en opinión de Pontes, será paradigmático.

“La primera cosa que se demanda aclarar es: existe o no la obligación de la consulta previa a los indígenas. Ésta viene de un principio mayor de derecho internacional que es reciente pero que debe ser asumido por todos: el principio de la libre determinación de los pueblos”, explica Pontes, quien afirma que los pueblos amazónicos no quieren este tipo de desarrollo.

Visiones discrepante

En una conferencia en el Parlamento Europeo, organizada por el grupo de Los Verdes, expertos de diferentes campos explicaron los impactos devastadores que tendría la construcción de la represa tanto en el medio ambiente como en los pueblos de la región. Y hablaron de la existencia de otras fuentes de energía, con menos impactos negativos.

Las cifras oficiales no coinciden con ellos. Sólo unos 225 indígenas se verían afectados por la construcción de la represa de Belomonte, explica el Ministerio de Energía, y millones de brasileños serían favorecidos con la producción de energía, de la cual el 70% iría para la ciudadanía, 10% al consorcio constructor y 20% a las empresas. La represa, una obra más grande que el Canal de Panamá, cuenta como una oportunidad de desarrollo y de energía renovable para la región.

Por el contrario, de trampa la califican los opositores, pues alterará el curso de río Xingu, se llenará sólo cuatro veces al año, y para que sea eficiente tendrán que construirse más represas. Además,afirman que el número de afectados sobrepasa los 40.000, entre ellos 40 etnias que habitan las riberas.

Un caballo de Troya

Un fracaso medioambiental y social prevén los ecologistas. También los defensores de los pueblos originarios. Y dado que hay...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA