Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vi, 28 de Febrero de 2018, expediente CNT 061244/2013/CA001

Fecha de Resolución28 de Febrero de 2018
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vi

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VI SENTENCIA DEFINITIVA Nº 70664 SALA VI Expediente Nro.: CNT 61244/2013 (Juzg. Nº 9)

AUTOS: “BATALLA ALDANA MAILEN C/ DEHEZA S.A. S/ DESPIDO”

Buenos Aires, 28 de febrero de 2018 En la Ciudad de Buenos Aires reunidos los integrantes de la Sala VI a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia en estas actuaciones, practicando el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

EL DR. L.A.R. DIJO:

  1. Contra la sentencia de primera instancia que rechazó

    la demanda recurre la actora a tenor del memorial de agravios, obrante a fs. 424/432, cuya réplica por parte de la accionada, D.S.A., luce agregada a fs. 434/438.

    Asimismo, la representación letrada de la accionante –por su propio derecho– se agravia por los honorarios que le fueron regulados por estimarlos reducidos (ver fs. 432, pto. III).

    La Señora Jueza “a quo”, en el marco de una acción por diferencias salariales e indemnizatorias, desestimó la pretensión de la actora. Para así decidir, y luego de declarar prescriptos los rubros anteriores al 15/05/2011, consideró que aquélla no había demostrado los presupuestos fácticos que Fecha de firma: 28/02/2018 Alta en sistema: 08/03/2018 Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.S.R., SECRETARIA DE CAMARA #19865968#171213003#20180302114547776 avalaran su pretensión relativo a las diferencias por adicional hora nocturna; horas extras o, bien, por cumplir tareas de playera, entre otros reclamo que formuló. Asimismo, desestimó las multas solicitadas con fundamento en lo normado en los arts. 2º de la ley 25.323; 132 bis de la L.C.T. y 45 de la ley 25.345 (ver fs. 421/423).

  2. Razones de orden lógico imponen analizar, en primer término, la apelación que, en los términos del art. 117 de la L.O., la actora mantiene contra lo resuelto en el auto de apertura a prueba (ver fs. 161/163 y fs. 424, pto. I, 2do.

    párrafo) y que fuera concedida a fs. 366 con sustento en lo normado por el art. 110 de la L.O.

    Al respecto, considero que el mantenimiento del recurso oportunamente interpuesto no cumple con las exigencias adjetivas que impone el art. 117 de la L.O., en tanto la apelante no funda, en el estadio actual del proceso, su planteo, por lo que corresponde su desestimación (arg. arts.

    116 y 118 de la L.O.).

    Idéntica apreciación cabe efectuar en relación al cuarto agravio que deduce la actora (ver fs. 430vta. “in fine”/431, pto. 4), desde que, también, en este punto, se limita tan sólo a remitirse a una presentación anterior, lo que no se adecúa a lo normado por el citado art. 117 de la L.O.

  3. Sentado lo expuesto, corresponde ahora tratar el fondo mismo del planteo recursivo sometido a decisión de esta Alzada. Así, la actora se agravia por cuanto la sentenciante de grado declaró prescriptos “...todos los rubros de reclamo anteriores al 15 de mayo de 2011...” (ver fs. 424vta./425, pto. 1).

    Fecha de firma: 28/02/2018 Alta en sistema: 08/03/2018 Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.S.R., SECRETARIA DE CAMARA #19865968#171213003#20180302114547776 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA VI En el “sub lite”, la trabajadora reclama diferencias salariales que, en su tesis, se devengaron desde el inicio de la relación laboral, esto es, mayo de 2009, hasta que fue despedida sin causa en mayo de 2011 (ver fs. 12/14).

    Al apelar, la recurrente aduce que el punto de inicio para el cómputo de la prescripción corresponde ubicarlo en la fecha del distracto sobre la base de que es a partir de allí

    en que pudo ser exigido “...el cumplimiento o pago de los derechos” (ver fs. 424vta.). Sin embargo, en mi criterio, este razonamiento no resulta admisible.

    En efecto, encontrándonos frente a un reclamo por diferencias salariales el curso de la prescripción de dos años (arg. art. 256 de la L.C.T.) se inicia –tratándose de obligaciones de trato sucesivo– desde el vencimiento de los plazos periódicos de pago, esto es, el término de cuatro (4)

    días hábiles que establece el art. 128 de la L.C.T.

    No obstante lo expuesto, considero que asiste razón a la recurrente al agraviarse de lo decidido por la “a quo” en este punto.

    Digo ello, por cuanto, del detenido examen del intercambio telegráfico que existió entre las partes (ver fs.

    178/198 y sobre nro. 3837, agregado por cuerda), surge que el 24/05/2011, la actora remitió a D. S.A. el telegrama, cuya copia obra a fs. 30, recepción que fue reconocida por la empresa a fs. 114vta., en la que la intimó al pago de diferencias salariales e indemnizatorias pretendidas; manifestación que, a mi modo de ver, resulta suficiente para constituir en mora al presunto deudor, en los términos del entonces vigente art. 3986, 2do. párrafo del Código Civil.

    Fecha de firma: 28/02/2018 Alta en sistema: 08/03/2018 Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.S.R., SECRETARIA DE CAMARA #19865968#171213003#20180302114547776 La circunstancia apuntada es esencial porque el requerimiento de marras que, reitero, tuvo lugar el 24/05/2011 mantuvo en suspenso la prescripción por el curso de un (1) año hasta el 24/05/2012, fecha en la cual se reanudó hasta la interposición de esta acción, el 15/11/2013 (ver cargo de fs.

    29), es decir, luego de transcurridos un (1) año, cinco (5)

    meses y veintidós (22) días.

    Desde esta perspectiva de análisis, de conformidad con lo normado por el art. 256 de la L.C.T., a todo evento, deberían considerarse prescriptos los créditos exigibles con anterioridad al 24/05/2009. En consecuencia, y teniendo en cuenta que la relación laboral comenzó el 22/05/2009, considero que no existirían períodos prescriptos.

    Propongo, en consecuencia, que, de ser compartido mi voto, se revoque este aspecto del decisorio de grado.

  4. En segundo lugar, la actora se agravia por cuanto la sentenciante de grado rechazó “...las diferencias indemnizatorias derivadas del despido directo y salariales reclamadas...” (ver fs. 425vta./430, pto. 2).

    La recurrente considera que “...la sentencia (...) es...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR