Basura: en cinco años colapsarán los rellenos sanitarios y no hay un plan

 
EXTRACTO GRATUITO

Cynthia Mayol vive en San Telmo. Frente a su casa hay un contenedor negro en donde deposita su basura. El recipiente verde más cercano, en donde se dispone el material reciclable, está a cinco cuadras. A seis kilómetros de distancia, en Belgrano, Walter Sauer, encargado de un edificio, separa la basura que generan allí y la guarda en la cochera hasta que pasa un cartonero y se la lleva. Y en La Matanza, Celia Frutos pelea hace años para que cierren definitivamente el relleno sanitario de González Catán. No quiere tener más vertederos que rodeen su morada.

Así, con realidades diferentes, 17 millones de personas esperan por una política integral para los residuos en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Es que entre los vecinos de la Capital y de 27 partidos del conurbano se generan 15.000 toneladas de residuos por día que deben tener un destino final en algún sitio. Y por el momento, sobrevive el modelo de la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse), que posee rellenos donde se depositan los desechos de todos estos distritos.

El organismo es una empresa estatal que se encarga del transporte y el enterramiento de la basura. Hoy cuenta con tres complejos ambientales activos: Norte III, Ensenada (que recibe los residuos de La Plata y gran La Plata) y González Catán (que sólo recibe desechos de La Matanza). Ninguno de estos vertederos tiene una vida útil que supere los cinco años. El problema: no se conoce todavía un plan del Estado a mediano ni largo plazo.

La gestión de residuos debe analizarse en dos aspectos: la higiene urbana, que incluye la recolección -a cargo de cada municipio-, y la disposición final, que es el lugar donde se envían: los rellenos de la Ceamse.

La Capital es el distrito que más basura genera (6000 tn diarias) y no tiene espacio para poder enterrar. A esta complejidad suma la incorporación de las cooperativas de cartoneros, actores activos que son los que se deben encargar de los reciclables, aproximadamente el 40% de los residuos.

Si bien una ley (conocida como basura cero) establece como obligación la discriminación de los desechos, la gestión gubernamental no ha tenido éxito en su puesta en marcha. Y resulta necesaria. En la Capital hay algunos lugares más ordenados que otros. "No me resulta cómodo cargar con la basura tanta distancia. Trato de juntar botellas y sacarlas aparte, pero no me queda otra que dejarlas colgadas junto al contenedor común, a la espera de que alguien se las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA