Sentencia Interlocutoria de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 8 de Febrero de 2012, expediente Rc 116147

Presidente:Negri-Genoud-Kogan-Hitters
Fecha de Resolución: 8 de Febrero de 2012
Emisor:SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA
  1. 116.147"B., H. y Otro Contra Caihuara, E.. Daños y Perjuicios".

//P., 8 de febrero de 2012.

AUTOS Y VISTO:

Los señores jueces doctores N., G., K. e Hitters dijeron:

  1. La Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de Mar del Plata, en lo que interesa destacar, revocó parcialmente el fallo de primera instancia y, en consecuencia, desestimó la pretensión deducida por los actores H.B. y H.S., en representación de su hija menor R.B., contra el titular registral del automotor que intervino en el accidente de autos, señor N.D. (fs. 806/813 vta.).

  2. Contra dicha decisión, la accionante B. -ahora mayor de edad- interpone recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley en el que denuncia la violación del art. 384 del Código Procesal Civil y Comercial y de doctrina legal elaborada en torno al art. 27 del decreto ley 6582/1958 (texto según ley 22.977). Alega, además, absurdo en la ponderación de la prueba (fs. 818/823).

  3. El medio revisor articulado no puede prosperar.

a] Este Tribunal, por mayoría, ha expresado que "El uso, el control, la guarda, la dirección, en definitiva, todo aquello que signifique disposición de la cosa riesgosa han pasado a la órbita de voluntad y acción del poseedor adquirente y es por ello que debe mantenerse la posibilidad del dueño registral de probar que ha transmitido la posesión del vehículo -real situación de hecho- con intenciones de enajenarlo y que por consiguiente no ejerce sobre la cosa riesgosa un poder efectivo y autónomo, debiendo sólo responder cuando no alcance a probar tales circunstancias" (cfr. causas C. 91.373; C. 92.566; C. 89.758; C. 86.572; C. 84.154; C. 85.361; C. 86.939; C. 87.845; C. 89.427; C. 91.092; C. 96.303, todas con sent. del 15-7-2009).

Asimismo, es necesario destacar que de acuerdo con la doctrina inveterada de esta Suprema Corte, quien afirma que la sentencia viola determinados preceptos del derecho vigente, anticipa una premisa cuya demostración debe luego llevar a cabo. La frustración de la referida exigencia provoca la insuficiencia de la revisión articulada (cfr. causas C. 100.445, sent. del 11-VI-2008; C. 95.063, sent. del 22-XII-2008; C. 96.918, sent. del 25-II-2009).

Así, en elsub lite, la recurrente no ha logrado rebatir eficazmente el fundamento empleado por la alzada -a la luz de doctrina legal de esta Corte- referido a la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba