Barcelona. El curioso caso del hotel que se hizo hospital y ahora es panadería

Tan solo al caminarA pesar de que la incertidumbre económica continúa (también los rebrotes en Europa), hay locales en la ciudad que eligen seguir y hacerle frente.Esta vez toca ser dinámico y poder cambiar rápido, ante la nueva demanda y la evolución del contexto.De hotel a hospital, panadería y co-livingEl primer hotel-panadería del mundo se llama Praktik Bakery. "Al llegar, pasas por el horno, luego el mostrador de productos, y al final está el check-in, antes de hacerlo ya ves parte del show", relata Magaly Julien, la Hotel Manager. Precisamente, la palabra recepción está escrita en una tabla de madera de cocina, y el mostrador que recibe cada mañana cobra vida con facturas, masas, panes y pastelería. Entonces, el olorcito sube por las plantas y ese deseo de despertarse con pan de payés recién horneado después de dormir en un hotel de L’Eixample barcelonesa, es realidad. El horno es el corazón de esta fabulosa intersección entre una panadería y un hotel. "Quisimos integrar el hotel con la población local, llegar a una simbiosis desde algo que todo el mundo consume -tenemos clientes que son vecinos- con lo que es el hotel y su público extranjero. Crear un espacio de intercambio donde, en una época normal, se sienta un viajero y al lado un catalán que viene a tomarse su café, conseguir ese mix y romper los paradigmas de que los hoteles son solo para turistas", explica Julien Por eso dicen que este es el hotel más frecuentado por residentes en la ciudad. Y en esta situación inesperada, Praktik Bakery demostró que eso de vincularse con la comunidad es algo que de verdad le sale de adentro."¿Sabes que aquí monté un hospital en tres días?", me interpela Magaly. "Con el gremio, el consorcio sanitario de Barcelona y la propiedad, vimos la necesidad y lo hicimos. Previas inspecciones de bomberos, policías, médicos y directores de hospitales...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba