Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 6 de Julio de 2018, expediente CNT 041355/2011/CA001

Fecha de Resolución: 6 de Julio de 2018
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA NRO. 92745 CAUSA NRO. 41355/2011 AUTOS: “BARCELO JOSE MIGUEL C/ WAL MART ARGENTINA SRL Y OTRO S/ ACCIDENTE ACCION CIVIL”

JUZGADO NRO. 42 SALA I En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 6 días del mes de julio de 2.018, reunida la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La Dra. M.C.H. dijo:

  1. Contra la sentencia de fs. 537/553 apelan Asociart SA ART y Wal Mart Argentina SRL a tenor de los memoriales presentados a fs. 560/567 y 569/572 con oportuna réplica de su contraria a fs. 608/611. Por su parte, el perito contador apela los honorarios que le fueron regulados por estimarlos reducidos (fs. 558).

  2. El Sr. B. inició la presente acción tendiente a percibir las indemnizaciones que considera adeudadas como consecuencia de la enfermedad laboral que padeció. Manifestó que desde su ingreso se desempeñó en el sector depósito, siendo sus principales tareas las relacionadas con la carga y descarga de mercadería. De conformidad con lo informado por la perito médica a fs. 334/337, el Sr. Juez determinó que el actor era portador de una incapacidad relacionada concausalmente con las labores desarrolladas y estimó aplicables al caso las responsabilidades emanadas de los arts. 1.113 y 1.074 CC. Por ello, y con el fin de indemnizar integralmente al reclamante, difirió a condena la suma de $192.000 más intereses desde el 01.04.2010 y hasta su efectivo pago.

  3. Ante dicha resolución se alzan las demandadas quienes atacan, como argumento central, la determinación de un daño indemnizable. Señalan que las declaraciones testificales obrantes en la causa no resultan válidas para respaldar la relación entre la afección y las tareas desarrolladas y que el perito médico informó de la existencia de una indudable concausalidad de la enfermedad con factores extralaborales.

    Conforme al relato de los hechos y la conclusión expuesta por el perito médico, no caben dudas de que el actor padece un cuadro de hernia intervenida quirúrgicamente con secuelas residuales, tanto clínicas como electromiográficas moderadas, que conllevan una marcada limitación funcional en la movilidad de la columna lumbosacra. El perito cuantificó dichas noxas en un 20% y 12% de la TO respectivamente aunque, también es cierto -tal como Fecha de firma: 06/07/2018 Firmado por: E.I.R., PROSECRETARIA LETRADA DE CAMARA Firmado por: G.G., JUEZA DE CAMARA Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA #20171117#210938154#20180706094422179 Poder Judicial de la Nación expresaron las codemandadas- que a lo largo del informe se desprende una fuerte presencia de factores etiológicos.

    Sentado ello, no puedo soslayar tampoco que los dichos de los testigos ofrecidos a instancias del actor, dieron cuenta de la necesidad de este último de desarrollar tareas adoptando malas posturas y usando su propia fuerza para realizar fielmente las tareas encomendadas por Wal Mart SRL que consistían, básicamente, en la carga y descarga de las mercaderías que día a día llegaban al establecimiento donde laboraba el Sr. B.. Las formulaciones que fundan la apelación de Wal Mart contra las declaraciones, no pueden afectar lo hasta aquí expuesto pues -a diferencia de lo expresado en el memorial recursivo bajo análisis-, si bien G. afirmó la utilización de máquinas para realizar las labores, lo cierto es que los testimonios dieron cuenta que, además de contar con dicha ayuda para nada desdeñable, las tareas se debían complementar con acciones manuales (ver los dichos de M., G., H. y M. a fs. 305/306, 308/310, 349/350 y 354/355). Han expuesto los testigos que el actor organizaba y acomodaba la mercadería, movía lo que recibían, que iba a buscar el carro y aprehender lo que necesitaba. Asimismo expusieron que el actor era recepcionista de mercadería y que para desarrollar tal actividad debía bajar una rampla de gran peso. Dicha función, en palabras de G., se hacía mediante “una palanca que estaba como metida en el piso, que era como un agujero en el piso, quien tenía un hierro con un aro en la parte de arriba y teníamos que meter los dedos en el aro y la accionábamos hacia arriba entre uno o dos, generalmente entre dos hasta que se accionaba y se levantaba la rampla” (ver fs. 308 in fine).

    Por lo demás, no se encuentra acreditado ni mediante la prueba de testigos ni por peritaje alguno, que el actor recibiera material de protección idóneo como, por ejemplo, fajas de seguridad para soportar las tareas encomendadas.

    De este modo, considero que si –como se extrae de las mencionadas declaraciones- el actor debía realizar constantemente esfuerzos físicos con sus miembros superiores para desarrollar correcta y eficazmente las labores encomendadas por la demandada, es indudable que sufrió fisicamente las consecuencias de su desempeño con lo que quedó expuesta la producción de la afección que lo aqueja, en circunstancias que pueden reputarse como accidentales (en sentido análogo, esta S., in re “E.O. c/ TIA SA s/

    acc”, SD 73531 del 30.12.98). Todo ello, obviamente, provoca tensiones en el individuo que se proyectan en las partes del cuerpo comprometidas en la labor, por lo que no puede sino avalarse, en el caso a estudio, que existe suficiente relación causal en torno de la dolencia que sufre el trabajador; más aún puesto que no se ha probado en autos que tal afección haya sido detectada en un examen preocupacional o periódico.

    Dicho esto, tampoco puedo dejar de lado que el propio perito, al evaluar los antecedentes del caso, al actor personalmente y los estudios encomendados, concluyó que el 50% de las patologías halladas Fecha de firma: 06/07/2018 Firmado por: E.I.R., PROSECRETARIA LETRADA DE CAMARA Firmado por: G.G., JUEZA DE CAMARA Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA #20171117#210938154#20180706094422179 Poder Judicial de la Nación corresponderían a factores preexistentes pues se combinaban fenómenos degenerativos y sobrecarga (ver fs. 334/347).

    Este dato, tampoco pasó desapercibido por el Sr. Juez de grado quien, a fs. 539, trasladó a su fallo las consideraciones médico legales donde se encuentra la metodología de cálculo de la incapacidad y en la que –a la incapacidad física- se la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba