'Estaba barbudo, tenía frío y no veía nada, pero estaba bien'

 
EXTRACTO GRATUITO

Eran las 3.30 de una madrugada muy fría en el conurbano bonaerense. Al empresario Daniel Rebagliati sus captores lo acababan de liberar en las calles de Adrogué, en Almirante Brown. El hombre, de 53 años, llevaba una barba descuidada, signo de sus ocho días en cautiverio. Estaba vestido sólo con un pantalón, una remera y medias, sin calzado alguno.

Un chofer de la agencia de remises Chubut, situada en Divisoria al 4600, lo vio perdido y lo rescató. Era el principio del fin de la pesadilla para la víctima.

"El señor [por el empresario] apareció a tres cuadras de la agencia [de remises] donde soy telefonista. Llegó a las tres y media de la mañana y enseguida se comunicó con la familia. Después llamó a la comisaría de Tres de Febrero, que llegó a la media hora. Tenía mucho frío y lo pusimos un rato al lado de una estufa. Estaba bastante entero. Me dijo que fue raptado en Tres de Febrero, que lo interceptaron con una camioneta y lo despojaron de las cosas que tenía", dijo Teresa a los canales de televisión, una de las primeras personas que tuvo contacto con Rebagliati después de su liberación.

Sobre cómo vio al empresario, la telefonista explicó: "Estaba barbudo, con frío, pero estaba bien. Le pregunté si lo habían golpeado y si había comido, le ofrecí un café".

Caminaba medio perdido, sin rumbo, hasta que fue visto por un chofer de la agencia de remises, que lo llevó hasta...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA