Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III, 25 de Septiembre de 2020, expediente CNT 036523/2014/CA001

Fecha de Resolución25 de Septiembre de 2020
EmisorCÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA. EXPEDIENTE Nº CNT 36523/2014/CA1 –

BARATTI EDUARDO DANIEL C/ CASINO BUENOS AIRES COMPAÑÍA DE

INVERSIONES EN ENTRETENIMIENTOS S.A UTE S/ DESPIDO” JUZGADO

Nº 68.

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 25/09/2020,

reunidos en la S. de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso deducido contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

La Dra. M.C.H. dijo:

Llegan los autos a conocimiento de esta alzada a propósito de los agravios vertidos por la demandada contra la sentencia dictada a fs. 294/309 a mérito del memorial obrante a fs. 313/317, mereciendo réplica de la actora a fs.321/326. Por su parte, el perito médico apela sus honorarios por considerarlos reducidos (fs. 311).

Se agravia en primer término la demandada por cuanto la magistrada de grado, consideró que al actor le asistía derecho para considerarse despedido.

Cabe destacar que arriba firme a esta instancia que la disolución del vínculo laboral se produjo mediante el despido indirecto en el que se colocó el trabajador en los términos de la pieza postal cursada con fecha 10 de julio de 2013, en la que invocó como injuria justificante de tal decisión, la negativa de la demandada –pese a contar con el alta médica- a otorgarle tareas que se adecuasen a su condición de salud.

Asimismo, no es un hecho controvertido en esta instancia que el actor se desempeñó desde el año 1999 para la demandada como agente de seguridad y que en noviembre de 2012 comenzó a gozar de una licencia médica como consecuencia de una enfermedad coronaria. Sin embargo, las partes discrepan en torno al alta, en tanto B. sostuvo que el 11 enero de 2011 su médico le indicó que se encontraba en condiciones de reintegrarse, aunque en otras tareas y en diferente horario, mientras que la demandada alude que tal como surge del control médico realizado conforme lo dispuesto por el art. 210 de la LCT, el mismo no se encontraba en condiciones de volver Fecha de firma: 25/09/2020

Firmado por: M.L.G., SECRETARIA

Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación a prestar labores, por lo que debía continuar en el período de reserva de puesto, hasta que su situación de salud mejorase.

Es relevante destacar que la demandada reconoció expresamente haber efectuado un control médico al actor a comienzos del 2013 y que en dicha oportunidad, éste último le indicó que ya contaba con el alta médica, aunque en tareas que no le significasen estrés (ver fs. 76 vta,). Asimismo, no es objeto de debate, que en dicha oportunidad la patronal recepcionó el certificado aludido, sin embargo, la misma sostiene como punto central de sus agravios que dicho instrumento, no establecía concretamente un “alta médica” (ver fs. 313 vta.), por lo que entiende que la decisión de aquél de considerarse despedido, devino apresurada y arbitraria, lo que a su criterio,

implica que no le correspondan las indemnizaciones derivadas del acto extintivo.

Del certificado en cuestión –cuya veracidad fue acreditada mediante informe al Sanatorio Anchorena- surge que el Dr. R.L., luego de describir la cardiopatía isquémica que el actor porta indicó que el mismo “…puede retomar actividades evitando realizar esfuerzos (levantar peso) y situaciones de estrés,

así como por su diabetes y controles con insulina se recomienda tomar horarios fijos y no rotativos…” (ver documental obrante en sobre obrante a fs. 130).

En tal orden de ideas, más allá de la interpretación que pudiere darle la empleadora a tal indicación y pese a que tal constancia no expresarse textualmente que B. poseía el “alta médica”, no puede soslayarse que el profesional indicó que el actor estaba en condiciones de retomar sus tareas bajo las condiciones descriptas, por lo que la demandada debió arbitrar los medios necesarios para reincorporar al mismo, o bien en todo caso, de acuerdo a los...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR