Al baño con clave: la polémica decisión de bares y mercados que incumple una ley porteña

 
EXTRACTO GRATUITO

"Ay papi, no aguanto, no aguanto". Ramiro Spano corrió al baño con Pipo, su hijo de tres años. Acababan de tomar un café y un batido de chocolate. Y tenían el tiempo justo para evitar el derrame. Corrieron, pero en la puerta del baño del Starbucks de Callao y Santa Fe, en el segundo piso, se encontraron con que había que poner una clave. El código estaba en el ticket de compra, pero el padre había tirado todo cuando le puso azúcar al café. No alcanzó el tiempo para ir a pedir la contraseña a la caja y Pipo se hizo encima. Ramiro tuvo que cambiarlo y salió indignado del local. Y descargó su ira en Twitter. "Es una falta de respeto. El baño tiene que estar disponible, siempre", publicó este abogado, de 33 años.Lo cierto es que esta escena se repite cada vez con más frecuencia, lo mismo que la indignación de clientes y no clientes. El déficit de baños públicos que tiene la ciudad de Buenos Aires hace que algunos locales hayan instalado sistemas para exigir que solo quienes consuman o compren en el negocio puedan usar los sanitarios. La cadena Starbucks fue la pionera, pero ya otros locales se han sumado a la medida, como las estaciones de servicio de Shell o el supermercado Carrefour, que ya colocaron el sistema en algunas de sus locales. LA NACION se comunicó con los voceros de esas cadenas para consultarlos sobre la decisión de limitar el acceso al baño, pero en todos los casos, no hubo una respuesta oficial.El bar Avant Garten, en el arco 10, en Palermo, les coloca a sus clientes un sello en el dorso de la mano. Ese es el pasaporte de ingreso al baño. Y muchos otros simplemente cierran con llave la puerta y cuelgan un cartel que reza: "El baño es exclusivo para los clientes".Salvo en estaciones de subte, donde hay 73 baños, que no siempre están abiertos y en condiciones, casi no hay en la ciudad baños públicos a los que los porteños puedan acceder libremente, por ejemplo cuando van al trabajo. Desde el gobierno porteño informan que hay solo 13 baños públicos disponibles para los porteños y todos están en los parques y las plazas. Significa que hay un baño público en la ciudad cada 230.769 habitantes.El argumento que más se escucha entre quienes defienden los baños con clave de acceso es que esta es una práctica habitual en algunos países de Europa y en Estados Unidos. Sin embargo, según explicaron distintos especialistas a LA NACION, en Buenos Aires no es legal, porque existe una resolución que prohíbe a los bares y restaurantes restringir...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA