La banda que baleó a un empresario en Olivos robó al menos ocho camionetas

 
EXTRACTO GRATUITO

Cuatro días después de balear y robarle la camioneta 4x4 a un empresario vitivinícola cuando dejaba a su mujer y a dos de sus hijas en el tradicional Northlands School, en Olivos, la banda volvió a actuar. A solo 20 cuadras de distancia, y después de golpear a su víctima con la culata de un arma, los asaltantes se alzaron con la camioneta Ford Ranger Limited de un subcomisario retirado de la Policía Federal. Eso fue el 15 de diciembre último.

Los investigadores tienen prácticamente probado que esa organización criminal, que actuaba en la zona residencial de Vicente López, habría robado al menos otras ocho camionetas del mismo tipo. Los detectives policiales y judiciales intentar identificar a las víctimas a partir del secuestro de las llaves electrónicas de varias camionetas marca Toyota secuestradas en un allanamiento el 20 del mes pasado.

Para la Justicia el presunto autor del disparo que el 11 de diciembre casi mata al empresario vitivinícola Agustín Casabal ya está identificado: es Sebastián Olivieri, de 35 años, conocido como "Seba", apresado por la policía bonaerense el día de ese allanamiento en Tigre.

Los investigadores, según explicaron fuentes judiciales, no tienen dudas de que Olivieri también participó del robo al subcomisario federal Rubén González. Los informantes consultados por LA NACION explicaron que en un teléfono celular que le fue secuestrado al sospechoso había fotos de una camioneta de similares características a la que le robaron al jefe policial. El vehículo era ofrecido a la venta.

"En la modalidad delictiva de esta banda criminal, la función de Olivieri era la de 'cañero': era quien, armado, amenazaba a las víctimas. Todo indicada que fue el autor del disparo contra Casabal", afirmó a LA NACION una calificada fuente judicial.

El fiscal de Vicente López Alejandro Guevara pidió la prisión preventiva para Olivieri. Le imputó la autoría del disparo que hirió de gravedad al empresario vitivinícola, que estuvo tres semanas internado en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT) y ahora se recupera en su domicilio.

El 11 de diciembre, cuando acababa de dejar a su mujer y a su hijo en la fiesta de fin de curso en el prestigioso colegio Northlands, una banda asaltó a Casabal. Él no se resistió: les arrojó la llave de su Toyota Hilux y salió corriendo, pero le dispararon igual. El empresario, de 46 años, se salvó gracias a la rápida reacción de un hombre que en su juventud había sido enfermero y que le hizo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA