Sentencia de Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial (Sala III) - Santa Fe, 22 de Diciembre de 2020

Presidente14/21
Fecha de Resolución22 de Diciembre de 2020
EmisorCámara de Apelación en lo Civil y Comercial (Sala III) - Santa Fe

Registrado bajo el N° 183, F° 276, T° 23

En la ciudad de Santa Fe, a los 22 días del mes de Diciembre del año dos mil veinte se reúnen en acuerdo ordinario los señores jueces de la S. Tercera de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial, R.H.D., S.J.B. y C.E.D., para resolver los recursos de nulidad y apelación interpuestos por los demandados a fs. 117 de estos caratulados: "BANCO BICA SA C/ GALLUCCIO, LUCAS SEBASTIAN Y OTROS S/ JUICIO EJECUTIVO" (CUIJ: 21-02005672-7), contra la sentencia pronunciada en fecha 06 de agosto de 2020 (fs. 109/113) por el señor Juez de Primera Instancia de Distrito en lo Civil y Comercial de la Octava Nominación, habilitada la instancia de grado por la providencia del 11 de agosto de 2020 (fs. 120). Dispuesto el orden de votación en coincidencia con el de estudio de la causa, resulta primero Dellamónica, segundo D. y tercero B..

Acto seguido el Tribunal se plantea las siguientes cuestiones:

Primera

¿procede el recurso de nulidad?

Segunda

en caso contrario, ¿es justa la sentencia?

Tercera

¿qué pronunciamiento corresponde?

A la primera cuestión el juez Dellamónica dice:

Los recurrentes dedujeron, conjuntamente con el de apelación, recurso de nulidad. Sin embargo, al expresar agravios en esta instancia no han mantenido la invalidez en modo autónomo. En efecto, no lucen agravios de nulidad, señalamientos de violación a las formas previstas para este tipo de juicio ni indefensión. Tampoco se advierten vicios que, por su grave defecto o comprometer el orden público, merezcan ser declarados de oficio por esta Alzada. Circunstancias por las que corresponderá declarar la deserción del recurso de nulidad interpuesto (arts. 125, 361, 364, 378 CPCC). Así voto.

A la misma cuestión los jueces D. y B. expresan análogas razones a las vertidas por el juez preopinante y votan en el mismo sentido.

A la segunda cuestión el juez Dellamónica continúa diciendo:

  1. - Que la sentencia dictada en autos rechazó las excepciones e hizo lugar a la demanda en todos sus términos, mandando llevar adelante la ejecución contra L.S.G. por la suma total reclamada con más los intereses pactados e IVA, en caso de corresponder, y contra los codemandados fiadores M.Á.G. y D.A.Z., solidariamente ambos con el primero, pero con el límite por el que se han obligado en concepto de capital de $150.000, con más intereses pactados afianzados, gastos e IVA, de corresponder, con costas a la parte demandada vencida.

    Para así decidirlo, el a quo señaló que el certificado de saldo deudor de cuenta corriente que cumple con los recaudos del art. 1406 CCyC es título ejecutivo, y al no ser compuesto o complejo, no requiere ser corroborado por otra prueba por parte de quien lo ejecuta; que su eficacia ejecutiva no depende de otro instrumento, resulta autosuficiente si cumple con los recaudos legales; que al banco le basta con ese certificado para promover la ejecución; que el codemandado L.S.G., planteó falta de acción (en el marco de la excepción de inhabilidad de título) y falsedad material; que según el criterio del excepcionante, el banco actor debía acompañar el contrato de cuenta corriente bancaria y no hacerlo avalaría su planteo; señala el a quo que tal sería la dinámica procesal en el marco de un juicio ordinario no basado en un título ejecutivo; que en el marco de un proceso ejecutivo, basado en un título con habilidad ejecutiva, era el demandado quien debía acreditar no ser titular de la cuenta corriente bancaria; que no era carga de la actora acompañar el contrato ya que el certificado de saldo deudor no es título complejo que requiera de su integración con el contrato en cuestión; que la carga le correspondía al demandado quien, en su caso, debió requerir e intimar a la entidad actora para que, ofrecimiento probatorio mediante, acompañase el contrato que dice no haber firmado; que frente a un título ejecutivo legal, la carga para desvirtuar su habilidad ejecutiva y su autenticidad es por medio de la prueba que debe ofrecer, instar y producir el ejecutado; que no le basta con negar su condición de deudor para desentenderse del planteo; que el banco comunicó el cierre de la cuenta y el procedimiento a seguir para abonar el saldo resultante, sin haber constancias de que haya contestado, rechazado y/o negado la titularidad de la cuenta que se pretende ejecutar.

    Con relación a la excepción de falta de acción, señaló que resulta admisible en el juicio ejecutivo a través de la excepción de inhabilidad de título, en tanto por su medio se pone de manifiesto la falta de uno de los presupuestos liminares de la vía ejecutiva, sin cuya existencia no hay título ejecutivo o el mismo no es tal respecto de determinada persona; que no surge evidente del título en cuestión la falta de acción pretendida; que el certificado de saldo deudor acompañado cumple con los recaudos formales necesarios; que respecto a la excepción de falsedad, en el juicio ejecutivo, sólo puede fundarse en la adulteración material del documento por haberse alterado...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba