Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III, 6 de Febrero de 2020, expediente CNT 042524/2012/CA001

Fecha de Resolución 6 de Febrero de 2020
EmisorCÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA. EXPEDIENTE Nº: CNT 42524/2012,

BALDONADO MIGUEL ANGEL C/ MAPFRE ARGENTINA SEGUROS DE

VIDA S.A. S/ DESPIDO

JUZGADO Nº 65.

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 6/02/2020, reunidos en la S. de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso deducido contra la sentencia apelada, se procede a oir las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

La Dra. D.R.C. dijo:

Contra la sentencia de fs. 320/324, se alza la parte actora, con su memorial de fs. 328/344vta., replicado a fs. 346/347vta.. A su vez, la representación letrada del actor, de MAPFRE ARGENTINA SEGUROS DE

VIDA S.A., y el perito contador, apelan las regulaciones de honorarios, a fs.

344, 326 y 325, respectivamente.

Se queja el accionante en virtud del rechazo de la acción, dado que el juez de anterior grado consideró que no habría logrado probar el vínculo laboral con la demandada. Ello, al no permitirse visualizar la efectiva prestación de tareas por su parte, ni la sujeción a órdenes, ni la existencia de un poder disciplinario actual o potencial en cabeza de la demandada.

Así, de la lectura del escrito de inicio se desprende, que el accionante entabló su reclamo contra MAPFRE ARGENTINA SEGUROS DE VIDA S.A..

Afirmó que tanto MAPFRE ARGENTINA SEGUROS S.A. cuanto MAPFRE

ARGENTINA SEGUROS DE VIDA S.A. (solo esta última es la aquí

demandada), utilizaban su fuerza de ventas para comercializar los seguros de vida de ambas. Señala que, mientras la primera le abonaba un sueldo básico conforme convenio 264/95, no pagaba básico alguno, limitándose a abonar comisiones por venta e incentivos por ventas.

Al cabo de la precedente síntesis, ya estamos en condiciones de pronunciarnos sobre las probanzas al respecto.

En primer lugar, destaco que la demandada misma admitió formar parte de un grupo económico más extenso, integrado también por MAPFRE

ARGENTINA SEGUROS S.A.. A su vez, agregó que era improbable que una misma persona laborara para dos compañías en simultáneo, o que el actor hubiera trabajado de manera gratuita para ella.

Entonces, si bien, conforme consta en la pericial contable (fs. 196 y siguientes) el objeto de la demandada consistía en “realizar todas las operaciones de seguro de personas, comprendiendo: vida, accidentes personales, sepelio y salud. Quedando incluido el seguro colectivo de invalidez y fallecimiento definido en el artículo 99 de la ley 24.241, normas complementarias y las que en el futuro rijan para este tipo de operaciones.

Podrán, además, efectuar las operaciones propias de la inversión,

administración y disposición de su capital, contraer obligaciones y ejercer todos los actos que no sean prohibidos por las leyes o por este Estatuto, incluyendo Fecha de firma: 06/02/2020 la de administrar entidades de seguros de personas”, la empresa aplicaba a su Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.L.G., SECRETARIA

Firmado por: A.H.P., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.O.P., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación personal el CCT 283/97, sin que constara la existencia de empleados con categoría de vendedores. Ello permite preguntarse, de qué manera se comercializaban estos seguros de vida, si en principio, y en cuanto a su apoyatura documental, no figuraban empleados encargados de su transacción.

Por eso se hace necesario observar en detalle la prueba testimonial. Así,

a fs. 294/295 obra el testimonio de Demirdjian, a instancias de la parte actora,

manifestó que “conoció a B. en el trabajo, en MAPFRE ARGETINA

porque trabajaban en el mismo equipo. Lo conoció en el año 2006, cree que en setiembre de ese año, u octubre. Conoció a la demandada en la misma fecha en que conoció al actor. No trabaja para MAPFRE ARGENTINA.

L. como dependiente de la demandada hasta mediados de 2010. (…)

Describe las tareas de B. refiriendo que se trataba de: llamar clientes, tener reuniones con clientes, asesorarlos, y asegurarle los productos que ofrecían. Los clientes los conseguíamos nosotros (refiriéndose a los vendedores, incluyendo a B.). Los productos eran Seguros Generales, Seguros de Vida, ART; todos ellos de la empresa MAPFRE.

Explica que MAPFRE estaba dividida en MAPFRE ARGENTINA, MAPFRE

VIDA y MAPFRE ART. Preguntado para saber si recuerda alguna más, refiere que no. El Sr. B. vendía para MAPFRE SEGUROS, para MAPFRE

ARGENTINA, aclara que ´era la misma´. Agrega en este estado que había MAPFRE SEGUROS DE VIDA, MAPFRE ART y MAPFRE ARGENTINA. En cuanto a que refirió que ´era la misma´, explica el testigo que personalmente recibía recibos que decían ´MAPFRE´y vendía seguros de las tres empresas. Con B. ocurría lo mismo. Lo sabe porque estaban en el mismo grupo y todos en el grupo tenían las mismas condiciones” (la negrita me pertenece).

Entonces, y derivado de lo anterior, se observa que, si bien MAPFRE

ARGENTINA SEGUROS DE VIDA S.A. no contaba, formalmente, con vendedores, según pudo observar la prueba pericial contable, sí los tenía en la práctica, y éstos se dedicaban a vender indistintamente sus productos, o los de las otras empresas relacionadas. La nomenclatura empleada por las compañías no puede resultar ser confusional a los fines de identificar, como veremos en lo que sigue, las responsabilidades de pago por despido o falta de registración.

Por su parte, el testigo O., a instancias también de la parte actora,

refirió que “en cuanto a las tareas de B., que cubrían tareas iguales,

de ventas de los productos de MAPFRE, SEGUROS DE VIDA, Seguros Generales y Seguros de ART. (…) La jornada se podía extender, pero no tenían subdividido el horario ni las tareas por cada empresa, sino que hacían todo junto. Tenían que llegar a un combo y los obligaban a vender seguros de vida y Seguros de ART. (…) Explica que las cotizaciones ya estaban establecidas y los vendedores tenían que cargar en el sistema de ´Seguros de Vida´ ya que era MAPFRE SEGUROS DE VIDA quien establecía las cotizaciones. (…) Preguntado para que diga cómo figuraba en los recibos de sueldo las ventas de los seguros, refiere que ´estaban catalogados por cada una de las empresas, Comisión de Seguros de Vida,

comisiones de seguros generales y comisiones de ART” (la negrita me pertenece).

Fecha de firma: 06/02/2020

Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.L.G., SECRETARIA

Firmado por: A.H.P., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.O.P., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación Se desprende de lo que antecede, que el actor no establecía las condiciones de trabajo, ni las cotizaciones, ni el método de cálculo, sino que se veía obligado a vender los productos de la demandada, quien decidía todo lo anterior.

Por último, el testigo Q., también a instancias de la parte actora,

sostuvo que “conoce al actor de MAPFRE ARGENTINA SEGUROS DE VIDA

S.A., ahí trabajó el testigo desde febrero de 2004 a julio de 2011, ahí el testigo era vendedor de seguros generales, vida y ART(…), el actor ingresó

después que el testigo, después de dos años y medio del ingreso del testigo,

dice que ingresó el actor, esto lo sabe porque trabajaron juntos en el mismo edificio de la calle L.3.C.. El actor también hacía los mismos horarios que el testigo y también de lunes a viernes y también trabajábamos los sábados, había algunos sábados que también trabajábamos, íbamos a visitar clientes, clientes propios. (…) Un seguro de vida en cuanto a su venta era así: nos contactábamos con el cliente, ofrecíamos el seguro, lo visitábamos, se completaba una solicitud que era MAPFRE ARGETINA

VIDA S.A., luego se presentaba en administración y procedía a cargar la solicitud. C.I. que era supervisor le daba órdenes al actor, el pago de las comisiones dentro de los seguros de vida dice que venía desglosado en el recibo, en el recibo venía comisiones desglosado, no recuerda si estaba detallado de si era de vida, seguros generales y ART” (la negrita, una vez más, me pertenece).

Surge también de este testimonio el carácter dependiente del actor, de las órdenes y condiciones establecidas por la demandada, dado que, si deseaba cobrar lo que los testigos denominaron ¨combos”, debía obligatoriamente vender sus productos. Ahora bien, esta venta no se hacía de manera libre, y según las comisiones que él prefiriera, sino que se encontraba tabulada y sujeta a firmes condiciones de contratación, establecidas, éstas, por la demandada. Destaco que, ni sobre estos puntos, ni ningunos otros, la demandada brindó testimonios.

Superado este análisis, cabe hacer una salvedad preliminar en cuanto al tono y función de las presunciones, en tanto las mismas son en gran medida tendientes en el presente caso a nutrir las conclusiones que siguen: su apoyatura se verifica en el art. 23 LCT, en el art. 9 LCT, y en el art. 55 LCT. Lo que surge de las mismas, no es un resultado caprichoso, sino que deriva de ideaciones históricas basadas en la realidad, como se verá en lo que sigue.

Ello, en particular, en el marco del derecho del trabajo. Entonces, sobre las mismas cabe referir que no son vanas estipulaciones dogmáticas de función incierta, sino que las presunciones establecidas en este ámbito han sido el fruto de luchas históricas, y de conquistas sociales.

Su función se entronca fuertemente con el principio de la realidad, y viene a prever soluciones para conflictos en el marco de los cuales una de las partes es claramente hiposuficiente. A mayor abundamiento, no son las referidas en este caso presunciones que funcionen iuris et de iure, sino que han sido...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR