Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 29 de Octubre de 2003, expediente AC 81796

PresidenteNegri-de Lazzari-Roncoroni-Pettigiani-Soria
Fecha de Resolución29 de Octubre de 2003
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

Dictámen de la Procuración General:

El Tribunal Colegiado de Instancia Unica del Fuero de Familia Nº 1 de General S.M., hizo lugar al pedido de fijación de cuota alimentaria formalizado por el actor, y estableció en dicho concepto la suma de pesos seis mil a favor de la esposa e hijos del incidentista -fs. 1417/1423 vta.-.

Contra ese pronunciamiento se alza el alimentante a través del recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley que luce a fs. 1436/1456 vta.

Aduce que el Tribunal de origen ha incurrido en graves errores materiales -citas equivocadas de probanzas-, y formales -que infringen las leyes de la lógica-; que conllevan a un desvío notorio y palmario de lo realmente probado en autos, culminando con un decisorio absurdo que debe ser revocado.

En ese sentido, agrega que los fundamentos del fallo son aparentes, que se aparta del cúmulo de pruebas aportadas por las partes, e incluso se contradice con las mismas doctrinas jurídicas que cita. Así el supuesto del considerando 11º, en el que sostiene que todo el grupo familiar debe replantear sus gastos ante una separación, para luego establecer la cuota alimentaria en $ 6000, soslayando los elementos de prueba demostrativos de las necesidades del grupo familiar.

En definitiva, enfatiza el recurrente, se trata de una sentencia arbitraria que se fundamenta exclusivamente en la voluntad del sentenciante, fijando una cuota alimentaria equivalente al 82% de sus únicos ingresos mensuales que, ha quedado acreditado, ascienden a $ 7352, por lo que entiende asimismo violentado el art. 384 del Código de Procedimientos Civil y Comercial.

Menciona los argumentos esgrimidos por el Tribunal para arribar a esa suma, y hace expresa referencia a la ausencia de prueba en sustento de la presunción de existencia de honorarios pendientes de cobro, considerando por ello transgredido el art. 163 inc. 5º del C.P.C.; como a la certeza de que ciertos gastos del grupo familiar eran solventados por el entorno de la accionada conforme refiere el considerando 6to.

Denuncia por último la vulneración del art. 198 del Código Civil que impone la equiparación de ambos cónyuges frente a la obligación alimentaria, ya que existirían sobrados elementos en autos que acreditan que su esposa contaba con ingresos propios mientras duró la convivencia.

Opino que asiste parcialmente razón al recurrente, y por ende su queja en tal medida debe prosperar.

Diré liminarmente que no escapa a este Ministerio Público, que las cuestiones traídas a debate, relacionadas con la valoración de la prueba en general, o con dar preferencia a determinados elementos de juicio respecto de otros, son de las llamadas de hecho, y como tales están exentas de censura en casación, a menos que se denuncie y se demuestre acabadamente que el razonamiento empleado por el juzgador al decidir sobre ellas, adolece de absurdo.

Sentado ello, advierto que el agravio medular del alimentante pivotea entre el “quantum” establecido por el Tribunal y la ausencia de toda prueba en su respaldo; y entiendo, luego de analizar las constancias de la causa, que los elementos objetivos que en ella obran, resultan demostrativos del quiebre lógico denunciado.

En efecto, a fs. 102 de autos, el alimentante promueve incidente tendiente a que se determine una cuota alimentaria a su cargo respecto de sus tres hijos menores, aduciendo que desde su separación de hecho de la Sra. H. once meses atrás, ésta se niega a percibir toda suma que intente acercarle en tal concepto.

Corrido el traslado de ley, la accionada reclama alimentos para sí, y cuestiona la suma ofrecida por el Sr. B. por resultarle insuficiente para hacer frente a los gastos del grupo familiar, ofreciendo consecuentemente una serie de medios tendientes a acreditar un caudal económico superior de la contraria.

Sin embargo, si bien es cierto que la copiosa prueba informativa y documental aportada por la alimentada en el curso del proceso resultó eficaz para tener por comprobado parcialmente el invocado nivel de vida mantenido por el matrimonio y los hijos habidos de él tiempo antes de su separación, no lo es menos que no se produjo elemento alguno capaz de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR