Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IV, 13 de Julio de 2017, expediente CNT 026965/2013/CA001

Fecha de Resolución:13 de Julio de 2017
Emisor:CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IV
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA Nº 102.903 CAUSA Nº 26965/2013 SALA IV “BALCAZA, SERGIO ANIBAL C/ LOS CIPRESES S.A. Y OTRO S/ DESPIDO” - JUZGADO Nº 29.

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 13 de julio de 2017, reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso interpuesto contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

La doctora S.E.P.V. dijo:

I) Contra la sentencia de primera instancia (fs. 283/287) se alzan ambas partes a tenor de los memoriales obrantes a fs. 289/290 (actor) y a fs. 291/294 (demandadas), respectivamente replicados por sus contrarias.

II) Razones de orden metodológico me conducen a tratar, en primer lugar, los agravios vertidos por las demandadas contra lo principal decidido.

Es útil memorar que la Sra. Juez de grado admitió en lo principal la demanda interpuesta, pues sostuvo que no se habían acreditado en el pleito los motivos invocados por la empleadora para despedir a Balcaza.

Los Cipreses S.A. se agravia de lo así resuelto. Critica la valoración de las pruebas y aduce que se acreditaron los motivos esgrimidos para despedir con causa al trabajador.

Sin embargo, a mi juicio no le asiste razón al respecto.

Hago esta afirmación, en primer lugar, pues considero que la apelación deducida por la accionada, lejos de constituir la crítica concreta y razonada del fallo atacado, se agota en manifestaciones genéricas en donde la recurrente esboza su disconformidad con el enfoque con que se analizó la cuestión en grado, aunque en modo alguno cumplimenta el recaudo de admisibilidad formal previsto en el art. 116 de la LO.

Ante todo, es útil resaltar que, tal como surge de la CD 344534316 -obrante a fs. 64-, la firma demandada procedió a despedir al Sr. B. el día 18/03/2013 alegando diversas inconductas que Fecha de firma: 13/07/2017 Alta en sistema: 08/09/2017 Firmado por: S.E.P.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.G.B., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: B.I.F., JUEZ DE CAMARA #20236459#183918323#20170713123553427 Poder Judicial de la Nación habrían tenido lugar el día 15 de dicho mes y año, lo que sumado a sus antecedentes disciplinarios desfavorables, originó la pérdida de confianza en su persona y un perjuicio económico para la empresa; causales a las que cabe ceñirse conforme la regla del art. 243 LCT, la que no puede modificarse ni ampliarse con la demanda judicial, máxime el intercambio telegráfico ha sido expresamente reconocido (cfr. fs. 104).

Así las cosas, por imperio de lo normado por el art. 377 del CPCCN, quien alega un hecho debe probarlo, y por lo tanto correspondía a la empleadora acreditar la existencia y entidad de los motivos en los que fundó la decisión resolutoria.

Empero, tal como se sostuviera en la instancia anterior, considero que ello no ha sido logrado.

Comparto la valoración de la prueba testimonial efectuada en grado y opino, también, que de la sola declaración del testigo Hoffman (fs. 166/vta.) -rendida a propuesta de la accionada- no puedo extraer conclusiones que me lleven a tener por acreditados los incumplimientos endilgados al actor.

Cabe recordar al respecto que, si bien la tradicional regla del derecho romano antiguo “testis unnus, testis nullus” ha sido superada por el moderno derecho procesal, el testimonio único, para poder ser la fuente de convicción que dé sustento exclusivo a una decisión judicial condenatoria dentro del sistema evaluación según las reglas de la sana crítica, no debe presentar contradicciones ni inconsistencias, ni el contenido de sus dichos denotar la intención de favorecer o perjudicar injustificadamente a alguna de las partes.

Desde esta perspectiva, a mi juicio los dichos de H. carecen de entidad convictiva, pues como se puede observar, este testigo -que además ha manifestado ser empleado de la firma demandada- afirmó conocer los aspectos sobre los que se expidió por comentarios de terceros. Así, como lo ha sostenido la jurisprudencia -en términos que comparto- no resulta idónea la prueba testimonial si no proviene “propiis sensibus”, ya que los testigos son aquellos que han tenido conocimiento personal de los hechos a acreditar, sea por haberlos visto, por haberlos escuchado o por haberlos percibido de Fecha de firma: 13/07/2017 Alta en sistema: 08/09/2017 Firmado por: S.E.P.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.G.B., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: B.I.F., JUEZ DE CAMARA #20236459#183918323#20170713123553427 Poder Judicial de la Nación alguna manera; si el testigo no presenció el hecho que relata, su declaración carece de fuerza probatoria (CNAT, S.I., 30/06/1998, “F., R. c/ Coto C.I.C.S.A.”). Es necesario que el testigo tenga conocimiento directo de los hechos controvertidos pues resultan de escaso valor las conclusiones a las que llega por comentarios de terceras personas quienes, a su vez, podrían no estar diciendo la verdad y no se encuentran bajo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA