Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - Camara Comercial - Sala D, 3 de Diciembre de 2020, expediente COM 004387/2017/CA001

Fecha de Resolución 3 de Diciembre de 2020
EmisorCamara Comercial - Sala D

Poder Judicial de la Nación Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial S. D

En Buenos Aires, a los 3 días del mes de diciembre de dos mil veinte, se reúnen los Señores Jueces de la S. D de la Excelentísima Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial de la Capital Federal, con el autorizante, para dictar sentencia en la causa “AZALIA CATERING S.R.L. Y

OTRO c/ PEPSICO DE ARGENTINA S.R.L. s/ ORDINARIO”, registro n°

4387/2017, procedente del Juzgado n° 27 (Secretaría n° 54), en los cuales como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo previsto por el art. 268 del Código Procesal resultó que debían votar en el siguiente orden, D.:

G., H. y V..

Estudiados los autos la Cámara planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada de fs. 1308/1326?

A la cuestión propuesta, el señor Juez de Cámara, doctor Juan R.

G. dijo:

  1. La litis y la sentencia de primera instancia.

    i. El señor L.A.I., por sí y en representación de A.C.S., adujo que Pepsico de Argentina S.R.L. abusó de su posición dominante durante toda la relación mediante la suscripción de contratos de adhesión con cláusulas predispuestas en su único beneficio, y no respetó el período de preaviso contractualmente pactado.

    Por ello le demandó por resarcimiento de los daños y perjuicios derivados de la intempestiva ruptura de un contrato de prestación de servicios de cocina y despacho de comidas para el personal de Pepsico de Argentina S.R.L.,

    Fecha de firma: 03/12/2020

    Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.P., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA

    mientras que esta última sostuvo haber ejercido la facultad de rescindir el vínculo de conformidad con la previsión contractual que invocó.

    Tal es, en más que apretadísima síntesis, el contenido de este juicio.

    ii. La primer sentenciante, que juzgó que el señor I. careció

    de legitimación para demandar, hizo lugar parcialmente a la demanda y condenó

    a Pepsico de Argentina S.R.L. a pagar a A.C.S. $ 4.344.485,18

    con más intereses y las costas del juicio, y reguló los honorarios de los profesionales que actuaron en el expediente.

    (i) No he de relacionar ahora cuanto la señora juez consideró acerca de la legitimación para demandar que el señor I. erróneamente se atribuyó, porque no medió recurso acerca de ese extremo.

    Sólo corresponde mencionar que la sentenciante concluyó que existió una sola y única relación jurídica principiada en 1993 entre aquél y Pepsico Snacks y se prolongó con su sucesora Pepsico de Argentina, que el 1° de septiembre de 2009 se produjo un cambio de sujeto en cuya virtud A.C.S. pasó a ocupar el lugar que antes detentaba el primero, y que correspondió sólo a ésta la legitimación para demandar por la ruptura de ese vínculo jurídico.

    (ii) De seguido, la juez a quo examinó el contenido de la cláusula VIII 8.2 del contrato suscripto el año 2009 que facultó a la demandada a dejar sin efecto la convención en cualquier momento, notificando a la otra parte su voluntad en tal sentido con una anticipación no menor a treinta días corridos.

    Sobre esto, juzgó que cupo valorar la antigüedad del vínculo y no la del último período, y que es pertinente el criterio según el cual la modalidad de las renovaciones sucesivas pone en evidencia la existencia de una relación estable, acorde a la naturaleza del contrato, que autoriza a prescindir del plazo estricto y tratar el contrato como de tiempo indeterminado.

    Mas antes de adentrarse en el análisis de tal asunto la señora juez,

    sustentada (i) en lo expuesto en el escrito de inicio en cuanto a que si bien el preaviso fue formalmente notificado por carta documento fechada el 30.11.2015,

    Fecha de firma: 03/12/2020

    Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.P., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA

    la relación culminó en forma abrupta el 29 de noviembre y no a partir del día 31

    de diciembre de año según lo redactado en la aludida misiva; (ii) en dos actas de constatación notarial datadas los días 11 y 22 de diciembre del año 2015, que no fueron redargüidas de falsedad, que dieron cuenta de que al actor habíasele negado el acceso en sendas oportunidades; (iii) en los testimonios vertidos por ex trabajadores de A.C.S. que ese día 29 de noviembre se presentaron a laborar y tomaron conocimiento de la rescisión del contrato; y (iv)

    en la pericia contable que dio cuenta de que la última factura que la actora emitió

    por prestación de servicios lo fue en noviembre de 2015, decidió que la antijuricidad de la conducta que Pepsico de Argentina S.R.L. desplegó quedó

    evidenciada por el incumplimiento de las condiciones de la cláusula rescisoria que ella misma invocó.

    (iii) Esto sentado, la primer sentenciante abordó lo concerniente a la acusada conducta antijurídica de que se acusó a la demandada.

    Consideró que tal antijuricidad quedó evidenciada por el incumplimiento de la cláusula contractual que la misma Pepsico de Argentina S.R.L. que invocó y, además, basada en los precedentes y doctrina que mencionó, halló que si bien la facultad de rescindir un vínculo de plazo indeterminado no es objetable, sí lo es la falta de un lapso adecuado de preaviso.

    Con esa base, juzgó que tal y como fue redactada, la cláusula en cuestión expresó concretamente la superioridad negocial que tuvo la demandada para imponerla, y formuladas diversas consideraciones acerca de la prestación brindada y estructura montada por A.C.S., su facturación y la duración del vínculo, concluyó por la carencia de validez del plazo estipulado en el contrato, y estableció el lapso del preaviso en doce meses.

    (iv) Decidido lo anterior, la señora juez que examinó el peritaje contable y estuvo conteste en cuanto a la cuantificación de la ganancia neta mensual obtenida por la actora correspondiente al período corrido entre septiembre y noviembre del año 2015 (de $ 362.040,43), y con ese sustento fijó

    la indemnización sustitutiva del preaviso en $ 4.344.485,16.

    Fecha de firma: 03/12/2020

    Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.P., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA

    (v) En lo que hace los rubros indemnizatorios “pérdida del plantel de trabajadores”, “daño a la imagen comercial-daño moral” y “perjuicio fiscal”

    la juez a quo los rechazó.

    Mas por cuanto -después se verá- sobre tales asuntos no medió

    recurso de la actora, no es necesaria mayor relación acerca de tales asuntos.

    (vi) En cuanto al rubro “juicios laborales en trámite” seguidos contra A.C.S., la primer sentenciante se refirió a dos procesos laborales deducidos el año 2016 por P.D.G. y por L.M.M.P., iniciados con base en el art. 254 de la Ley de Contrato de Trabajo y falta de preaviso.

    Atendiendo a que la pretensión resarcitoria exhibe las características de un daño conjetural o hipotético por no encontrarse acreditada la existencia de condenas firmes y el consiguiente pago de las indemnizaciones por las sumas millonarias reclamadas, también este rubro fue rechazado.

    (vii) Como también lo fue la pretensión de aplicación de un índice de actualización, tema éste sobre el que no abundaré por no haber mediado queja de la proponente.

  2. Los recursos.

    i. La sentencia fue recurrida por Pepsico de Argentina S.R.L. (fs.

    1327), por L.A.I. por su propio derecho (fs. 1332) aunque después desistió de la apelación (fs. 1353), y por A.C.S. (fs.

    1334).

    A.C.S. fundó su recurso con la memoria de fs.

    1365/1372, que respondió Pepsico de Argentina S.R.L. con la pieza de fs.

    1401/1406 quien, por su lado, expresó los agravios de fs. 1385/1399, que contestó la primera en fs. 1407/1431.

    Agravios de A.C.S.

    Dos son las quejas que expresó la actora.

    (i) Se agravió por considerar exiguo el plazo de preaviso fijado en la sentencia.

    Fecha de firma: 03/12/2020

    Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.P., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA

    Aludió a lo extenso y características de la relación que le vinculó

    con la demandada y con abundancia de argumentos, que tengo presentes, pidió

    que el lapso correspondiente al preaviso sea computado por 18 meses.

    (ii) También se quejó que, respecto de los autos tramitados en la sede laboral caratulados “M.P., L.M. c/ A.C. y otros -L.A.I. y Pepsico de Argentina S.R.L.- s/ despido”, se hubiere juzgado que tal cosa constituyó un daño conjetural.

    Acerca de esto, la recurrente dio pormenores del proceso en el que,

    según dijo, se dictó sentencia en la que se le condenó a sufragar importante suma mientras que Pepsico de Argentina S.R.L. resultó absuelta, adujo que el recurso extraordinario que planteó fue rechazado, y aseveró por todo ello, que el daño dejó de ser hipotético y conjetural.

    Tengo también presente cuanto sobre este asunto invocó la apelante.

    Quejas de Pepsico de Argentina S.R.L.

    Ésta, por su lado, expresó cinco agravios.

    (i) Se quejó de que se considerara que el contrato con A.C.S. no constituyó una cesión de la posición contractual que detentaba el señor I. con Pepsico de Argentina S.R.L., y afirmó que ese vínculo concluyó de manera pacífica y por propia voluntad de aquél.

    Aludió al contenido de la cláusula VI del contrato suscripto el 1° de marzo de 2007, dijo que tal fue pactada con la conformidad del señor I. y, por esto negó haber aceptado una presunta cesión de la posición contractual.

    Negó haber intervenido en la contratación del personal por parte de I. y de A.C.S., dijo que no tenía relación alguna con los empleados y que estos eran contratados directamente por los actores. Por esto afirmó que tales contratos no le son oponibles.

    Abundó sobre todo esto.

    (ii) Sostuvo que la cláusula 8.2 del contrato no fue abusiva y se agravió por la forma en que fue decidida tal cuestión.

    Fecha de firma...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR