Axiología del gerenciamiento

Autor:Roberto Dromi
Páginas:405-417
RESUMEN

1. Sistema de valores del gerenciamiento. 2. La operatividad. 3. La calidad. 4. La solidaridad. 5. La subsidiariedad. 6. La eficiencia. 7. La responsabilidad. 8. La participación. 9. La confiabilidad. 10. La competitividad. 11. La flexibilidad.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 405

1. Sistema de valores del gerenciamiento

Si en la primera parte estuvimos viendo la organización local, en esta segunda parte de la obra nos abocaremos al gerenciamiento local, es decir a la gestión. por ello creemos conveniente iniciarla con lo que entendemos debe ser la "axiología del gerenciamiento", es decir, los valores en los que debe sustentarse el gerenciamiento municipal.

El término axiología procede de la conjunción de las palabras griegas "axios", que significa "merecedor", "valioso", "digno" con logos que a su vez expresa la idea de "teoría". Así, con la voz "axiología" se designa a la "teoría de los valores"1.

Page 406

Los valores trascienden por su verdad interna, pero actúan históricamente al hundir sus raíces en la opinión y los criterios de las personas, en las estructuras sociales, en las instituciones y en las tradiciones culturales. Si los valores no impregnan las instituciones y la cultura cívica de la sociedad, el criterio de decisión de las acciones humanas pasa a estar regido sólo por la conveniencia o el éxito2. podemos decir que las respuestas a los requerimientos y exigencias de la vida local deben estar fundamentados sobre valores, algunos de ellos antiguos otros más recientes3.

Es indudable que los valores ocupan un papel protagónico para el gerenciamiento de la Ciudad; así el de nuestra Ciudad deberá partir de valores como la operatividad, la calidad, la flexibilidad, la solidaridad, la eficacia, la responsabilidad, la participación, la subsidiariedad, la competitividad y la confiabilidad. para que el gerenciamiento local logre cumplir con las expectativas y necesidades debe respaldarse en ellos.

Como se verá los diez valores del gerenciamiento no están aislados, muy por el contrario constituyen un "sistema", puesto que la ausencia de uno de ellos conllevará de inmediato al fracaso del gerenciamiento. El gerenciamiento local es un proceso que debe orientarse hacia la satisfacción de las necesidades vecinales. Esta es la tarea; no tiene otra. por eso, los valores que aquí presentamos están sólida-Page 407mente entrelazados. Si se deja a uno de lado, los otros caen. Sin esta restauración de los valores4 en el ámbito local, creemos imposible el gerenciamiento positivo, con resultados buscados y demandados.

2. La operatividad

Con esto queremos significar que el gerenciamiento de la ciudad debe ser previsible, ejecutable, pragmático, realizable. Es decir que debe partirse de que lo que se ve y de lo que no se ve pero que también hay que hacerlo en la ciudad. y que justamente pueda, en efecto, realizarse. Que no sea promesa, sino acto.

La operatividad presupone regularidad y continuidad en el accionar gerencial, con métodos de previsión con el fin de desarrollar un enfoque prospectivo de las necesidades y demandas.

3. La calidad

La Ciudad debe ser lugar de resguardo, el lugar que le brinde al vecino protección y bienestar. por ello hablamos de calidad como valor esencial al sistema de la Ciudad.

Así las cosas la calidad del gerenciamiento de la Ciudad estará dada por la capacidad de satisfacer las necesidades y expectativas que los vecinos le demandan para poder vivir en tranquilidad.

La calidad es el punto hasta el cual el gerenciamiento de la Ciudad cumple con lo que se pretende que haga y de manera confiable5. Para hacer realidad la calidad en el gerenciamiento local deben satisfacerse aquellas necesidades fundamentales decisivas para el bienestar físico del vecino, que se centran en salud, vivienda, trabajo, educación, servicios, ambiente y determinadas cuestiones dePage 408 orden sociopolítico, como la participación social, la seguridad en su sentido más amplio, la cultura, el esparcimiento y el deporte.

Ahora bien, la calidad es exigida al gerenciamiento local y a vecinos, vale decir excelencia en el ejercicio de la autoridad y también en el ejercicio de los que habitan la Ciudad para hacer posible una vida urbana en felicidad, una Ciudad donde no nos invadan los sentimientos de incomodidad, estrés ni insalubridad, una Ciudad con bienestar, donde los hombres que la habitan gocen de vivir en ella.

4. La solidaridad

Es la solidaridad un valor de preeminencia en nuestro tiempo, ella ocupa un lugar protagónico y renovado, es el nuevo nombre de la igualdad, es el valor de "los sacrificios compartidos".

Por ello, el gerenciamiento municipal debe hacer participar de los esfuerzos comunes, de asistencia individual y colectiva; es un requerimiento axiológico que debe estar presente en todos los aspectos de la vida local.

Así, deben preverse reglas claras sobre economía social de mercado, en su dimensión "humanista"; la distribución del ingreso; el crédito accesible, todos datos solidarios para la administración de la economía local.

La solidaridad debe incorporarse a la vida local no sólo como un valor de significación ética, sino como un valor, por qué no, que hace programático y operativo la gestión de la Ciudad. pero la solidaridad no sólo entre ciudadanos, sino también en la gestión de sus gobernantes. Los sacrificios sociales deben ser compartidos. El Municipio que administra la riqueza común debe distribuirla con reglas de justicia social, basadas en la estabilidad y el crecimiento social para facilitar la pronta realización solidaria6.

Page 409

5. La subsidiariedad

La subsidiariedad debe ser otro de los valores que inspiran la gestión municipal. ¿Cómo se manifiesta esta subsidiariedad? Se demuestra a través de la capacidad de delegar. Es decir, que el gerenciamiento municipal debe conferir, encomendar, encargar, facultar a organismos privados la gestión de algunos servicios públicos. Los servicios continuarán siendo públicos, pero su gestión será privada. y esto se debe a que está en juego el bien común.

Los vecinos y las organizaciones sociales deben acompañar al gerente municipal en el quehacer de los cometidos locales y contribuir al desarrollo local.

6. La eficiencia

La eficiencia o eficacia7 del gerenciamiento local consiste en el deber de dar satisfacción concreta a las necesidades de los vecinos en la forma, cantidad y calidad y con los medios y recursos que resultan más idóneos. Menor costo, celeridad, simplicidad, ejecución competente. Así debe ser la tarea del gerenciamiento local.

Los ciudadanos aspiran, con legítima pretensión, a asegurar la eficiencia en el accionar del Municipio, sin burocratismo y sin estructuras excesivas y obsoletas. por ello exige una racionalizaciónPage 410 en pro de la incorporación tecnológica; una simplificación en pro de la sencillez, eficacia y economía de trámites; una modernización en pro de los nuevos cometidos municipales, para librar la batalla definitiva por la simplicidad, celeridad, y transparencia del hacer gubernativo local.

Ahora bien, la eficiencia del gerenciamiento municipal será consecuencia directa de que el mismo tenga una visión integral sobre la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA