Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IV, 30 de Marzo de 2017, expediente CNT 027525/2013/CA001

Fecha de Resolución30 de Marzo de 2017
EmisorCÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IV

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA Nº 102.198 CAUSA Nº 27525/2013 SALA IV “AVILA CAROLINA SOLEDAD C/

PETROBRAS ARGENTINA S.A Y OTRO S/ DESPIDO”

JUZGADO Nº 13.

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 30 de marzo de 2017, reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso interpuesto contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

El doctor H.C.G. dijo:

  1. Contra la sentencia de primera instancia (fs. 211/213) que admitió la acción, se alzan las codemandadas Petrobras Argentina S.A y Compañía Administradora de Estaciones de Servicio S.A a tenor de los memoriales obrantes a fs. 215/222 y 224/227 respectivamente, que recibieron réplica de la contraria. A su vez, el perito contador apela los honorarios regulados a su favor por reputarlos exiguos.

  2. Por razones metodológico ingresaré en el análisis de los agravios deducidos por la codemandada Compañía Administradora de Estaciones de Servicios S.A. Así, en su primer agravio cuestiona que la Sra. Jueza de grado haya admitido la sanción prevista en el artículo 45 de la ley Nº 25.345.

    Adelanto que el agravio no debería tener favorable acogida.

    Hago esta afirmación por las siguientes consideraciones.

    En primer lugar, más allá del esfuerzo argumental de la recurrente, lo cierto es que la recurrente solo acompañó en la etapa procesal prevista en el artículo 71 L.O la certificación de servicios y remuneraciones (formulario ANSES PS 6.2), extremo que da cuenta del incumplimiento de aquélla. Digo ello porque, tal como sostuvo esta S. en reiteradas oportunidades, no debe confundirse el “certificado de trabajo” del dispositivo legal citado con la “certificación de servicios y remuneraciones” de la ley 24.241, ya que: “Esta última se expide en un formulario de la ANSES (P.S.6.2.) en el que se insertan datos similares, aunque no del todo coincidentes con los exigidos por el art. 80 LCT. Además, la finalidad de uno y otro certificado es Fecha de firma: 30/03/2017 Alta en sistema: 03/05/2017 Firmado por: H.C.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.E.P.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.G.B., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: B.I.F., JUEZ DE CAMARA #20225002#175105235#20170330090956226 Poder Judicial de la Nación distinta: el primero le sirve al trabajador para conseguirse otro empleo, mientras que el segundo se utiliza para gestionar un reconocimiento de servicios o la obtención de un beneficio previsional, y queda archivado en las oficinas de la ANSES” (v. entre tantas otras, S.D. Nº 90.947, 21/11/2005, “González, C.R. c/ Cargos SRL s/ Certificados de Trabajo”, S.D. Nº 95.314 del 18/4/2011, “V., M.L. c/ConfeccionesM.S.A. y otro”; í.

    S.D. 95.810 del 13/10/2011, “M.C.J. c/ Callobre S.A.”; S.D. Nº 97.447, 31/10/2013, “B.M.S. c/

    Leguisamon, H.E. s/ despido”), mientras que, tal como señalé, la empleadora solo acompañó a la causa la certificación de servicios y remuneraciones y no el certificado de trabajo.

  3. Idéntica suerte debería de correr el –somero- agravio que deduce la empleadora en cuanto cuestiona que el “a quo considera que no se ha acreditado debidamente el cierre el establecimiento, razón por la cual no resultaría procedente la extinción bajo la figura prevista por el art. 247 de la LCT” (v. fs. 226vta). Digo ello por cuanto arriba firme a esta alzada que la relación se extinguió el 31 de agosto de 2.012, en la que invocó que “ante la falta de trabajo, no imputable a la empresa consistente en el cierre del establecimiento (…) es que lo despedimos en virtud de dicha causal a partir del día de la fecha” (v.

    fs. 211vta, último párrafo y 212, primer párrafo).

    Desde esta perspectiva, y en idéntico sentido a lo expuesto por la Dra. G.B., la solución legal prevista en el artículo 247 L.C.T es de carácter excepcional en tanto sólo cabe acudir a ella en el caso de que exista ajenidad del empleador en la falta de trabajo, y que el despido sustentado en la configuración de esa causal resulta justificado en la medida en que se demuestre el intento previo de medidas atenuantes que luego resulten infructuosas por motivos inimputables a él, extremos estos que no fueron acreditados.

    En efecto, la demandada al contestar la acción se limitó a sostener –en similar sentido a lo expuesto en la misiva extintiva- que la extinción contractual fue consecuencia del cierre del establecimiento donde prestaba tareas Á..

    Fecha de firma: 30/03/2017 Alta en sistema: 03/05/2017 Firmado por: H.C.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.E.P.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.G.B., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: B.I.F., JUEZ DE CAMARA #20225002#175105235#20170330090956226 Poder Judicial de la Nación El somero argumento...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR